La policía ayuda a un soldado a darle a su mamá la sorpresa de su vida después de 4 años de ausencia

Por La Gran Época
14 de Enero de 2019 Actualizado: 14 de Enero de 2019

Los regresos militares pueden ser una experiencia emocional, en especial para Mayda Pérez, de Portland, Maine, que no había visto a su hijo, Ángel Santiago, durante mucho tiempo.

En servicio en el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos, Ángel ha estado lejos de su familia en Maine durante cuatro años.

Con una ausencia tan prolongada, se puede imaginar lo emocionada que estaría Mayda cuando al momento de reunirse con su hijo desplegado, y eso es exactamente lo que sucedió el 3 de septiembre de 2018.

Ese lunes, Mayda se quedó perpleja cuando un patrullero de la policía se detuvo frente a su casa. El oficial se le acercó y le dijo que quería hablar con ella.

Mayda estaba confundida hasta que una persona conocida salió del coche… ¡su hijo Ángel! Ella estaba muy sorprendida.

Ángel estuvo escondido todo el tiempo en el crucero y buscó ayuda de la policía de Portland para hacer posible esta reunión sorpresa.

Mayda gritó con incredulidad y alegría, poniéndose las manos en la cara. Ángel le dio a su madre un fuerte y largo abrazo.

Como era de esperar, la madre estaba encantada de ver a su hijo.

“Estaba confundida cuando todo esto sucedía, pero la alegría se apoderó de mí cuando vi a mi hijo”, dijo Mayda al News Center Maine.

Este emotivo regreso a casa fue captado en un video y publicado en Facebook por Ángel.

“¡Gracias a la policía local de Maine por hacer de mi [regreso] a casa una sorpresa increíble!”, escribió Ángel.

En otro caso, también muy emotivo, una mamá vio un sin fin de videos sorpresa de regreso a casa, y quería crear un momento especial para su pequeña hija, Aria, y su esposo, Brian, que se había unido al ejército. Ellos habían estado separados por un buen tiempo.

El caso es que cuando llegó el día del regreso de Brian, se dieron cuenta que no estaría en casa hasta dentro de cinco días y eso le rompió el corazón a la pequeña Aria. No salió de su habitación en todo el día.

[epoch_soial_embed]

[/epoch_social_embed]

Pero cuando por fin llegó el día, tanto Trinidad como Aria estaban entre las otras familias y seres queridos que corrieron a su encuentro para abrazar a sus soldados de regreso en casa. Aria tiró su letrero y corrió a sus brazos.

Las celebraciones de bienvenida como estas son realmente especiales.

Ver estas bienvenidas nos recuerda a todos que hay que estar agradecidos con los servicios del valiente personal militar, ya que hacen sacrificios todo el tiempo, pasando mucho días lejos de su familia para servir al bien común.

Bebé escucha a su mamá por primera vez, ¡mira lo que sucede!

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS