Policía china soborna y lava cerebros a los escolares para que les informen sobre padres y vecinos

Por Jocelyn Neo
18 de Octubre de 2020
Actualizado: 18 de Octubre de 2020

¿Alguna vez escuchó que la policía sobornaba a los niños en edad escolar para lavarles el cerebro y sacarles información sobre sus padres y vecinos? Esta es una de las muchas formas sin escrúpulos que emplea el Partido Comunista Chino (PCCh) para reprimir a las personas de fe y atraer a otros a mostrar su lealtad al régimen.

Desde que llegó al poder, el PCCh ha lanzado campañas, una tras otra, para reprimir a los grupos religiosos y espirituales. El régimen no solo rechaza la fe en las divinidades diciendo que es algo “supersticioso”, sino que el partido también prohíbe a sus miembros, incluidos los jubilados, tener creencias espirituales.

Ahora, el régimen comunista está utilizando vídeos y sobornos de dinero para hacer que los niños informen sobre parientes o vecinos que defienden creencias religiosas, informó Bitter Winter, una revista sobre libertad religiosa y derechos humanos en China.

“Al hacerlo, el gobierno está engañando a nuestros niños. Son tan jóvenes e ignorantes. Mi hijo se asustó después de ver este vídeo, pero prometió no denunciarme a su maestro”.

– UN PADRE CRISTIANO ANÓNIMO

Lavado de cerebro a los niños con “lecciones en vídeo”

El vídeo que se reprodujo en una escuela primaria en Hohhot, Mongolia Interior, mostró a un maestro instruyendo a los estudiantes que debían vigilar a parientes o vecinos que son creyentes religiosos, según el informe.

Un niño en un vídeo de abril de 2019 revela cómo un grupo de creyentes religiosos se había reunido en la casa de su vecino. Las imágenes muestran al maestro movilizándose para informar sobre el incidente a la policía, lo que posteriormente resulta en la detención de los vecinos religiosos del niño.

Después de la exitosa “vídeo-lección de lavado de cerebro”, el subdirector de la escuela les dijo a los estudiantes que siguieran los pasos de ese niño y que no creyeran en Dios o se arriesgaran a ser expulsados de la escuela, según el informe. También se les pidió a los estudiantes que completaran un formulario que exigía detalles sobre el estado religioso de su familia, las cosas que hacían durante su tiempo libre y si extraños iban con frecuencia a sus casas.

Un padre se indignó al enterarse de lo sucedido, según el informe.

Los estudiantes leyeron en su salón de clases, en la escuela primaria Yang Dezhi, “Ejército Rojo” en Wenshui, condado de Xishui, en la provincia de Guizhou, China, el 7 de noviembre de 2016. Estas escuelas son un ejemplo extremo de la “educación patriótica” que el PCCh promueve para aumentar su legitimidad, pero los críticos lo consideran como poco más que un lavado de cerebro. (Fred Dufour/AFP a través de Getty Images)

El padre cristiano dijo: “Mi hijo me dijo que, en el vídeo, se les dijo a los estudiantes que aquellos que no van a los lugares de culto aprobados por el gobierno creen en un xie jiao, y deben ser reportados a la policía de inmediato. Al hacerlo, el gobierno está engañando a nuestros niños. Son tan jóvenes e ignorantes. Mi hijo se asustó después de ver este vídeo, pero prometió no denunciarme a su maestro”.

“Xie jiao” o “religiones heréticas” es un término utilizado por el régimen comunista para atacar todas las religiones en China que se encuentran fuera de las organizaciones religiosas controladas por el estado, las cuales son oficialmente aprobadas por el PCCh. El régimen ha optado por una traducción al inglés engañosa del término “culto” o “culto del mal” para dar legitimidad a su brutal represión de la fe.

Soborno a niños y vecinos

De hecho, desde la Revolución Cultural, el PCCh les ha dicho a sus asociados que se informen sobre los demás, incluyendo los miembros de sus familias.

El informe de Bitter Winter citó un incidente, de octubre de 2019, cuando los oficiales de policía de la provincia de Hunan fueron a una escuela primaria y usaron recompensas monetarias y cupones de viaje para atraer a los estudiantes a revelar el estado religioso de sus padres y familiares. A los estudiantes también se les advirtió que serían expulsados si creían en Dios.

“El gobierno ya ha etiquetado a Falun Gong, el catolicismo y el protestantismo como xie jiao; no debes creer en estas religiones, solo debes creer en el Partido Comunista”.

– EL DECANO DE UNA ESCUELA INTERMEDIA EN LA PROVINCIA DE ZHEJIANG

La policía de la provincia de Lanzhou también empleó una táctica similar. En septiembre de 2019, la policía atrajo a profesores y estudiantes de secundaria con una recompensa de 1000 a 40,000 yuanes (USD 150 a USD 6000), dependiendo de si la persona denunciada era un jefe de iglesia o un creyente común, dijo Bitter Winter en otro informe. También se les pidió a los estudiantes que informaran si sus padres tenían creencias religiosas.

Mientras tanto, un director de una escuela primaria en la ciudad de Bozhou, provincia de Anhui, les dijo a los estudiantes que aquellos que creen en Dios “serán arrestados y sentenciados” sin importar si la persona es “un niño, un adulto o una persona mayor”.

En otro incidente escolar tan preocupante como el anterior, ocurrido en octubre de 2018, el decano de una escuela de enseñanza media de la provincia de Zhejiang dijo abiertamente: “El gobierno ya ha etiquetado a Falun Gong, al catolicismo y al protestantismo como xie jiao. No debes creer en estas religiones, sólo debes creer en el Partido Comunista”.

Según Minghui.org, un sitio web que ofrece informes de primera mano sobre la persecución a Falun Gong en China, informa que el régimen ha estado usando recompensas monetarias para sobornar y alentar a la gente a que reporte sobre cualquiera que practique Falun Gong.

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una antigua disciplina espiritual basada en los principios de la verdad, compasión y tolerancia, y consta de cinco series de suaves ejercicios de meditación. Después de su presentación al público en 1992, se estima que entre 70 y 100 millones de personas practicaron el sistema pacífico de superación personal solo en China. Sin embargo, el régimen lanzó en julio de 1999 una brutal represión contra la práctica que llevó a numerosos practicantes a ser encarcelados, torturados e incluso asesinados por sus órganos.

Practicantes de Falun Gong (o Falun Dafa) haciendo el ejercicio de la disciplina espiritual en Central Park, en Manhattan. (Dai Bing/The Epoch Times)

Según un informe de Minghui.org, dos policías intentaron sobornar al esposo de una practicante de Falun Gong, pidiéndole que informara sobre los practicantes que distribuyen folletos informativos que exponen la brutal persecución; le ofrecieron 500 yuanes (USD 75) por cada informe. El esposo rechazó la solicitud.

El practicante también dijo que la policía le pidió al dueño de una tienda de comestibles que monitoreara a los seguidores de Falun Gong y prometió darle al dueño 300 yuanes (USD 45) al mes, pero el dueño no estuvo de acuerdo en cooperar.

Según un informe de The Epoch Times, hecho en 2015, un aviso fue publicado en un periódico de Hebei proclamando recompensas monetarias para quienes informaran a las autoridades sobre los practicantes de Falun Gong. El aviso indicaba que las recompensas monetarias pueden oscilar entre 500 y 5000 yuanes (USD 75 a USD 750) para los informes regulares, pero pueden llegar hasta los 10,000 yuanes (USD 1500) para los informes que conducen a “romper casos importantes”.

“Ella no lo sabe, pero más personas además de mí, a veces policías, la vigilan algunos días. Incluso si le quita una calabaza a su vecino, el gobierno lo sabrá”.

– UN FUNCIONARIO ANÓNIMO EN CHINA

Sistema de monitoreo de vecindarios

En los últimos dos años, las autoridades chinas han dividido las comunidades de vecinos en cuadrículas, donde cada cuadrícula consta de 15 a 20 hogares con un administrador asignado para vigilar a los residentes, según un informe de Bitter Winter.

Un administrador anónimo de la red, en la provincia de Shandong, reveló en el informe que parte de su trabajo consiste en mantener al día “todos y cada uno de los movimientos que hacen los residentes, incluso cuando la gente se mete en peleas o las parejas se pelean”. El administrador también dijo que tenía que prestar especial atención a personas concretas, como los creyentes religiosos y los que habían sido liberados de la prisión. Añadió que tenía que vigilar e informar a los miembros de la Iglesia de Dios Todopoderoso (CAG).

Al describir lo detallado que es el sistema de vigilancia de la red, dio un ejemplo de cómo monitoreaba a un seguidor de Falun Gong que vive en su vecindario.

“Ella no lo sabe, pero más personas además de mí, a veces agentes de policía, la vigilan algunos días”, dijo. “Como cuando el gobierno lleva a cabo un evento importante, no se le permite salir del área. Incluso si le quita una calabaza a su vecino, el gobierno lo sabrá”.

(Guang Niu/Getty Images)

El monitoreo constante viene con recompensas monetarias.

En la provincia de Fujian, quienes denuncien a un practicante de Falun Gong o miembros del CAG y los detengan pueden ser recompensados con 1000 yuanes (USD 150).

Sin embargo, si no cumplieran con su trabajo, serían penalizados y se les deducirían los puntos; un punto equivale a 10 yuanes (USD 1,48) y cada administrador recibe 100 puntos al comienzo del mes.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

La naturaleza satánica de Karl Marx

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

TE RECOMENDAMOS