La prensa dominante no dice nada sobre la grave acusación de agresión sexual presentada contra Biden

Por Roger Simon
30 de Marzo de 2020
Actualizado: 30 de Marzo de 2020

Comentario

“¡Crea a la mujer!” fue el mantra de la izquierda liberal durante las audiencias de confirmación de la Corte Suprema de Brett Kavanaugh.

Como prácticamente todo el mundo en este país de más de 6 años sabe, Christine Blasey Ford acusó al juez federal de agredirla sexualmente en 1982, año arriba año abajo.

A pesar de la falta de pruebas que lo corroboren, cada demócrata del Comité Judicial del Senado tomó su palabra como un evangelio. Eligieron ignorar “inocente hasta que se demuestre lo contrario”, el punto de partida de nuestra jurisprudencia, y automáticamente creyeron a la mujer.

Entre los que juraron, en esta y muchas otras ocasiones, su lealtad a este reaccionario mantra “feminista” fue un tal Joe Biden.

Ahora, por citar otro mantra de otra figura muy conocida (aunque algo menos patriótica), “los pollos han venido a posarse”.

Biden ha sido acusado, si acaso, de una agresión sexual considerablemente más descarada que la de Kavanaugh y en un momento mucho más reciente, en 1993, cuando el frecuente candidato presidencial era un senador y no un estudiante de bachillerato como lo era el juez.

Fue entonces cuando la entonces empleada Tara Reade dijo que el senador la atacó en un lugar menos frecuentado, en el edificio de oficinas Russell o en el mismo Capitolio.

No voy a entrar en detalles escabrosos de lo que ella alega que pasó, puede leer sobre ellos en cualquier otro lugar, excepto que el famoso senador manoseador supuestamente fue un poco más lejos que eso, levantando una falda y yendo a donde no debía.

Reade fue y es mucho más específica, y por lo tanto más creíble, que Ford, aunque admito que es solo mi opinión y carece de pruebas que lo corroboren. Ha quedado claro desde hace tiempo que en estos días, y probablemente siempre, creemos lo que deseamos. Yo no soy una excepción (tengo una desconfianza inherente hacia aquellos que se proclaman públicamente como ardientes “feministas”. Entre ellos, uno encontrará que el feminismo es una forma de señal de virtud, o lo que solíamos llamar, simplemente, hipocresía).

La campaña de Biden ha negado las acusaciones de Reade.

Lo que me interesa aquí, sin embargo, es el silencio prácticamente total de los medios de comunicación sobre este escándalo que podría hundir una candidatura.

¿Quién puede dudar que si esto fuera sobre Trump, la acusación habría dado la vuelta al mundo y vuelto en 15 minutos, probablemente menos? Y no solo en rojo en la parte superior del sitio web Drudge Report, sino en la CBS, NBC, The New York Times y así sucesivamente.

Esto es cierto, aunque Reade inicialmente hizo su acusación actual en el programa de Katie Halper el 25 de marzo. En realidad, ella había intentado previamente contar parte de la historia hace casi un año a una organización sin ánimo de lucro afiliada al movimiento #metoo. Al principio, la organización sin ánimo de lucro se echó atrás por la acusación de que Reade era —espérese— una agente rusa. ¿De dónde salió eso, me pregunto?

También había relatado el evento contemporáneamente a familiares y amigos, quienes corroboran la historia hoy.

Para ser justos con quienes cuestionan a Reade, señalan que en el actual ciclo de elecciones presidenciales, ella había sido partidaria de Elizabeth Warren y que ahora apoya a Bernie Sanders. Pero, ¿es eso suficiente para darle tal mazazo a su antiguo jefe? ¿Y por qué, si está diciendo la verdad, habría considerado siquiera apoyarlo?

Cualquiera que sea el caso, su historia merece ser reportada.

Varios medios ya lo han hecho, incluyendo The Intercept y Reason, pero no nuestros amigos de los medios principales. A diferencia de las audiencias de Kavanaugh, ellos esperan pruebas sustanciales o, más probablemente, esperan a que todo se derrumbe para no tener que escribir o decir nada.

No lo dejemos pasar. Esta no es una acusación leve. Lo que Reade alega que hizo Biden no solo le descalifica para la presidencia. Hoy en día, a pesar de que supuestamente ocurriera en 1993, eso le pondría en la cárcel. Como el blog Law & Crime nos recuerda:

“A partir del 3 de mayo de 2019, el Distrito de Columbia eliminó la prescripción de todos los delitos sexuales. Antes de esa fecha, el estatuto de limitaciones era de 15 años para el abuso sexual (que es el término del Distrito de Columbia para la violación) en el primer y segundo grado, y de 10 años para el abuso sexual en el tercer grado”.

Roger L. Simon es el principal columnista político de The Epoch Times. También es un novelista premiado y un guionista nominado por la Academia. Su libro más reciente es “The GOAT“.

Descubra

Una paciente no puede encontrar un hospital que la acepte en Wuhan | Virus del PCCh

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS