La primera imagen de un agujero negro fue posible gracias esta científica informática de 29 años

Por La Gran Época
13 de Abril de 2019 Actualizado: 13 de Abril de 2019

El agujero negro en particular reside en una galaxia distante a 500 millones de billones de kilómetros de distancia y a 55 millones de años luz de la Tierra. Capturar una imagen de este objeto cósmico distante y misterioso, apodado “un monstruo” por los científicos, parecía una tarea inalcanzable. Sin embargo, un equipo internacional de más de 200 investigadores, entre ellos una informática llamada Katie Bouman, hizo posible lo imposible.

El 10 de abril, durante una conferencia de prensa del Club Nacional de Prensa en Washington, D.C., el equipo reveló la primera imagen directa de un agujero negro supermasivo, así como sus anillos de luz y sombra naranja, en medio de una enorme galaxia llamada Messier 87 o M87, cerca del cúmulo de galaxias Virgo.

“Tomamos la primera foto de un agujero negro”, dijo Sheperd Doeleman, director de la Colaboración del Telescopio Event Horizon, en un comunicado de prensa. “Esta es una hazaña científica extraordinaria realizada por un equipo de más de 200 investigadores”.

Hablando con The Verge, Dimitrios Psaltis, un científico del proyecto Event Horizon Telescope de la Universidad de Arizona, comentó: “Esta es una imagen que habrías visto si tuvieras ojos tan grandes como la Tierra y estuvieras observando el radio”.

(De izquierda a derecha) Sheperd Doeleman, Directora del Telescopio Horizon Event Horizon, France Cordova, Directora de la Fundación Nacional de Ciencias, Dan Marrone, Profesor Asociado de Astronomía de la Universidad de Arizona, Avery Broderick, Profesor Asociado de la Universidad de Waterloo, y Sera Markoff, Profesora de la Universidad de Ámsterdam de Astrofísica Teórica de Altas Energías, revelan la primera fotografía de un Agujero Negro durante la conferencia de prensa organizada en el Club Nacional de la Prensa el 10 de abril de 2019, en Washington, DC. (Crédito: Chip Somodevilla/Getty Images)

Se predice que el enorme agujero negro capturado en la imagen tendría una masa 6,5 mil millones de veces mayor que nuestro sol. Los investigadores consideran esta imagen como el primer trozo de “prueba visible” que demuestra la existencia de agujeros negros.

“La enorme masa de agujeros negros del M87 la convierte en un monstruo, incluso para los estándares de los agujeros negros supermasivos”, explicó Sera Markoff, astrofísica de la Universidad de Ámsterdam. “Básicamente estás viendo un agujero negro supermasivo que es casi del tamaño de todo nuestro Sistema Solar”.

A pesar de su nombre, el agujero negro no es espacio vacío. Por el contrario, los agujeros negros, presentados en la teoría de la relatividad general de Einstein, están formados por “una gran cantidad de materia comprimida en un área muy pequeña”, formada en su mayoría por “los restos de una gran estrella que muere en una explosión de supernova”, según la NASA.

“El resultado es un campo gravitacional tan fuerte que nada, ni siquiera la luz puede escapar”, afirma la NASA en su sitio web.

La imagen histórica fue tomada por los científicos utilizando una red global de ocho telescopios conectados en todo el mundo en un proyecto conocido como la Colaboración del Telescopio Horizonte de Eventos (EHT).

Ocho telescopios, estacionados en cinco continentes, fueron utilizados en abril de 2017 para una semana de observación de agujeros negros, según Event Horizon Telescope.

“Los agujeros negros despertaron la imaginación durante décadas”, señaló France Córdova, directora de la Fundación Nacional de Ciencia. “Tienen propiedades exóticas y son misteriosas para nosotros. Sin embargo, con más observaciones como ésta, están revelando sus secretos. Esta es la razón por la que NSF existe. Permitimos a los científicos e ingenieros iluminar lo desconocido, revelar la sutil y compleja majestad de nuestro universo”.

Este logro revolucionario no podría haberse realizado sin un algoritmo, fundamental para el proyecto, desarrollado por la informática del MIT de 29 años de edad, Katherine Bouman.

Un agujero negro supermasivo con millones a miles de millones de veces la masa de nuestro sol se ve en la ilustración sin fecha de un artista de la NASA. (NASA/JPL-Caltech/Folleto/Foto de archivo a través de Reuters )

En 2016, Katherine, una estudiante graduada del MIT, lideró el desarrollo del algoritmo que ayudó a capturar la imagen que hizo historia, Katherine trabajó con un equipo del Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial del MIT, el Centro de Astrofísica de la Universidad de Harvard Smithsonian y el Observatorio de Haystack del MIT, de acuerdo The New York Post.

“Hace 3 años, la estudiante graduada del MIT, Katie Bouman, dirigió la creación de un nuevo algoritmo para producir la primera imagen de un agujero negro”, escribió en un tweet el Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial del MIT. “Hoy, esa imagen fue revelada”.

Usando el algoritmo bien diseñado, los investigadores unieron los datos recolectados por el proyecto del Telescopio Event Horizon para formar la primera imagen de un agujero negro.

El 10 de abril, Katherine, subió una foto a Facebook que la muestra radiante de emoción al ver la primera imagen del agujero negro. “Viendo con incredulidad la primera imagen que hice de un agujero negro en proceso de ser reconstruida”, escribió la joven.


La humilde pero hábil Katherine dijo en una publicación: “Ningún algoritmo o persona hizo esta imagen”. Ella es actualmente profesora asistente en el departamento de Informática y de Ciencias Matemáticas en el instituto de Tecnologia de California (Caltech).

“Se requirió el increíble talento de un equipo de científicos de todo el mundo y años de arduo trabajo para desarrollar el instrumento, el procesamiento de datos, los métodos de imagenología y las técnicas de análisis necesarias para llevar a cabo esta hazaña que parecía imposible”, escribió.


¡Felicitaciones a los investigadores por el notable avance en los (estudios sobre) agujeros negros!

Mira el video a continuación:

Miles de personas de todo el mundo se reunieron en Taipei para hacer una asombrosa forma humana por una causa increíble

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS