La primera pareja casada del mundo con síndrome de Down sigue profundamente enamorada después de 27 años

Por Louise Bevan
12 de Noviembre de 2019 Actualizado: 12 de Noviembre de 2019

Veintisiete años después de casarse, la primera pareja casada del mundo con síndrome de Down sigue tan feliz como siempre.

La primera vez que Gareth y Deana Tobias se miraron fue a través de una habitación llena de gente en su centro comunitario local en Cumbria, Inglaterra. Era 1981. Según Metro, Gareth tenía solo 17 años; Deana era dos años mayor que él.

Cómo empezó todo

Gareth afirmó haber sido todo un donjuán cuando conoció a su futura esposa. “Antes de conocer a Deana, tenía tres novias”, admitió Gareth, y agregó: “Elegí la correcta, y esa es Deana”.

Para Deana, fue obvio. “Pensé, él es un jengibre”, compartió Deana. “¡Me gustan los jengibres! También tenía una barba en ese momento, una peliroja”.

Deana, también pelirroja, había encontrado un espíritu afín. Pero la relación romántica de la pareja floreció lentamente.

Gareth y Deana inicialmente pasaron tiempo juntos como amigos, y no fue hasta 1991 que sus respectivas familias se dieron cuenta de cuán serios se habían vuelto el uno con el otro.

“No sabíamos mucho sobre su relación hasta que comenzaron a hablar sobre casarse”, reveló la madre de Gareth, Anne, de 80 años.

Imagen Ilustrativa (Crédito: FreePhotos/Pixabay) pixabay.com

“Nos fuimos de vacaciones a Blackpool y nos comprometimos allí”, agregó Gareth. Era el cumpleaños de Deana. Ella dijo que sí.

Campanas de boda

El 4 de julio de 1992, 11 años después de conocerse por primera vez, los enamorados se casaron frente a 40 amigos y familiares. Hasta la fecha, Gareth y Deana es el matrimonio más largo conocido entre cualquier pareja con síndrome de Down.

“Fue tan encantador“, recordó Anne sobre el día de la boda de su hijo. Tanto Gareth como Deana se habían estado preparando para el gran día durante meses, tanto que ambos sabían sus votos de memoria.

Imagen Ilustrativa (Crédito: Pexels/Pixabay)”El vicario comenzó a decir los votos y no tuvieron que repetirlos”, dijo Anne. “Ambos simplemente los escupieron”.

La boda de la iglesia fue seguida por una recepción en un café en la ciudad natal de la pareja, y una fiesta por la noche a la que asistieron invitados adicionales. “Pensaron que era mágico”, dijo Anne.

Deseando no pasar desapercibidos en su día especial, Gareth y Deana prepararon un baile para la canción icónica de la exitosa película de los 80 “Dirty Dancing“, “Time of My Life”.

“Deana corrió hacia Gareth y él la levantó”, Anne se regodeó. “Entonces todos se levantaron y cantaron “You’ll Never Walk Alone”.

Mirando hacia el futuro

Desde que se casó con el amor de su vida, Gareth, de 55 años, ha mantenido un trabajo estable de tres días a la semana en el supermercado británico Morrisons. Reflexionando sobre el secreto de la longevidad de la pareja, Gareth se aventuró: “¡Yo aguanto a Deana, y ella me aguanta a mí!”

“Todavía lo amo”, respondió Deana, bromeando con cariño. “Míralo ahora, es como un anciano”.

Imagen Ilustrativa (Crédito: Coombesy/Pixabay) pixabay.com

Si bien la pareja de mediana edad tiene que tener cada vez más en cuenta la salud y la movilidad, se tomaron vacaciones juntos todos los años durante el mayor tiempo posible. “Recorrimos todo el lugar”, recordó Anne, “generalmente a Butlins o Pontins o en un lugar como estos”.

Al preferir los campamentos de vacaciones para sus escapadas de verano, la pareja se quedó en el parque de caravanas, salían a bailar por las noches y siempre insistían en cuidarse así mismos.

Hoy, es probable que los vecinos de la feliz pareja vean a Gareth y Deana disfrutando de su vida social un poco más cerca de casa, con una bebida tranquila y una conversación en su pub local.

Paul y Kris Scharoun-DeForge

Otra pareja casada por largo tiempo que tenía síndrome de Down son, Paul y Kris Scharoun-DeForge, de Liverpool en el estado de Nueva York, celebraron 25 años de felicidad matrimonial. Sin embargo, su historia se truncó cuando Paul falleció en abril de 2019.

Paul perdió su batalla contra la enfermedad de Alzheimer de inicio temprano. Tenía solo 56 años.

Lamentablemente, la esperanza de vida de las personas con síndrome de Down es significativamente menor que la población occidental promedio. Según la Fundación Global para el Síndrome de Down, esa esperanza de vida ronda los 60 años.

Los Scharoun-DeForges se conocieron por primera vez en una función social para personas con discapacidad durante la década de 1980. Fue otro caso de amor a primera vista.

A diferencia de los Tobias, la pareja había atravesado un obstáculo particularmente grande en su búsqueda de la felicidad; los doctores habían aconsejado a los padres de Paul y Kris que los colocaran en instituciones al nacer. Afortunadamente, sus familias se negaron; de lo contrario, es posible que nunca se hubieran conocido.

La pareja recibió mucho amor y apoyo, se casaron y vivieron felices juntos en un complejo de apartamentos con apoyo estatal para personas con discapacidades.

En 2018, sin embargo, Paul comenzó a exhibir signos de demencia. Esta enfermedad afecta a más de la mitad de todas las personas con síndrome de Down mayores de 50 años.

La hermana mayor de Kris, Susan Scharoun, le dijo a The Washington Post que a pesar de su enfermedad, su cuñado nunca olvidó a su esposa. “Cuando veía a Kris, simplemente la miraba”, recordó. “Sabías que había ese reconocimiento”.

Imagen Ilustrativa (Crédito: Pxhere/
DominioPublico)

Kris, de 59 años, dibujó una mariposa para su esposo poco antes de su muerte. “Yo me sentía muy, muy mal”, compartió. “Le di [la foto] a mi amor y a él le encantó. Pienso en Paul volando en el aire y siendo libre.

Quizás la respuesta a un matrimonio largo y feliz es tan simple como el amor incondicional. La pureza y la longevidad de ambos matrimonios –Gareth y Deana, Paul y Kris– continúan inspirando a las familias, amigos y comunidades de ambas parejas en todo el mundo.

Un conductor intenta evadir las normas de tránsito, pero alguien se da cuenta e intenta persuadirlo

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

 

 

TE RECOMENDAMOS