La prórroga de boletas en Pennsylvania es una “parodia constitucional”, dice exjuez Ken Starr

Por Simon Veazey
09 de Noviembre de 2020
Actualizado: 09 de Noviembre de 2020

El exabogado independiente Ken Starr describió la decisión de la Corte Suprema de Pensilvania de permitir las boletas de voto por correo que llegaron tarde como una “parodia constitucional”, y dijo que solo la legislatura estatal tiene la autoridad otorgada por la Constitución para establecer tales términos.

Starr, un exjuez de circuito y exprocurador general de Estados Unidos, dijo al programa “Life Liberty and Levin” de Fox News que él cree que la Corte Suprema federal “cumplirá con su deber” ahora.

El mes pasado, la Corte Suprema federal rechazó una petición para suspender la decisión de la Corte Suprema estatal antes de las elecciones y actualmente está considerando una petición para revisar los méritos del caso.

En total, en Pensilvania se recibieron más de 2.6 millones de votos por correo y en ausencia al momento de redactar este artículo—de los 6.5 millones de votos totales contados en el estado. La proporción de votos por correo y en ausencia para los demócratas con respecto a la de los republicanos es aproximadamente de tres a uno.

Starr dijo que las acciones de la corte de Pensilvania al permitir que las boletas de voto por correo llegaran después del día de las elecciones contradecían las demandas de la Constitución que otorga solo a las legislaturas estatales el derecho a establecer los términos para regalar sus votos al colegio electoral, no a las cortes.

El Partido Demócrata presentó una demanda contra el secretario de la Mancomunidad de Pensilvania y las 67 juntas del condado, luego de que la legislatura estatal rechazara las propuestas del gobernador Tom Wolf sobre el procesamiento de las boletas. La Corte Suprema de Pensilvania, que tiene una mayoría demócrata de 5-2, falló el 17 de septiembre a su favor, diciendo que los funcionarios electorales pueden aceptar todas las boletas de voto por correo, incluidas las boletas de voto en ausencia, hasta tres días después de las elecciones.

El gobernador de Pensilvania, Tom Wolf, durante el Simposio Nacional Geisinger en Danville, Pensilvania, el 9 de noviembre de 2017. (Lisa Lake/Getty Images para el Simposio Geisinger)

“Lo que sucedió en Pensilvania durante estas últimas semanas es una parodia constitucional”, dijo Starr. “El gobernador Wolf intenta conseguir sus reformas, su visión–ya que tenía derecho a hacerlo—a través de la legislatura de la Mancomunidad de Pensilvania. Él fracasó. Luego acude a la Corte Suprema del estado, el cual por un voto dividido aceptó la esencia de lo que estaba haciendo el gobernador Wolf, y luego agregó sobre eso rincones y recovecos también”.

Starr fue uno de los abogados que representó a Trump durante las audiencias del impeachment. También dirigió la investigación sobre Whitewater del entonces presidente Bill Clinton. Starr dice que las palabras de la Constitución, “Cada Estado designará, en la forma en que la Legislatura del mismo pueda ordenar, un Número de Electores”, dejan en claro que solo la legislatura estatal puede establecer tales términos de las elecciones.

El exabogado independiente, Ken Starr, el 8 de mayo de 2014. (Win McNamee/Getty Images)

“Lo que hizo la Corte Suprema del estado fue completamente inconstitucional, por lo que es un acto ilegal”, dijo. “En esta etapa, la Corte Suprema tiene el deber solemne—a la luz de la naturaleza del problema y lo que está en juego—de considerar el caso”.

Starr dijo que estaba de acuerdo en que la corte de Pensilvania pudo haber privado de sus derechos a los votantes. “De hecho, contar cada voto podría ser un crimen (…) bajo la ley federal”, dijo. “Definitivamente es un delito según la ley estatal, en caso—y aquí está la palabra clave—fuese ilegal”.

La Corte Suprema de Estados Unidos había rechazado previamente dos solicitudes de los republicanos en este caso, una para mantener la decisión de la Corte Suprema del estado, y la otra para agilizar la consideración de una petición para revisar los méritos del caso.

El juez de la Corte Suprema de EE. UU., Samuel Alito, ordenó el viernes por la noche a los funcionarios electorales de Pensilvania que separaran las boletas que llegaron después del día de las elecciones.

Alito concedió una solicitud del Partido Republicano del estado para separar las boletas de voto por correo recibidas entre las 8 p.m. del 3 de noviembre y las 5 p.m. del 6 de noviembre de las que llegaron antes de las 8 p.m. del 3 de noviembre, de acuerdo con las pautas estatales.

Sin embargo, el juez no ordenó a los condados que dejaran de contar, sino que ordenó que “todas esas boletas, si se cuentan, sean contadas por separado”.

El fallo de septiembre de la corte de Pensilvania dijo que las boletas recibidas antes de las 5 p.m. del 6 de noviembre que no tengan matasellos, un matasellos legible, u otra prueba de envío por correo aún pueden contarse y “se presumirá que se enviaron antes del día de las elecciones a menos que una preponderancia de la evidencia demuestre que se envió por correo después del día de las elecciones”.

El año pasado, Pensilvania aprobó una legislación que facilitó el voto por correo a todos los votantes primerizos. Sin embargo, no ofreció ninguna prórroga.

La Corte Suprema del estado dijo en el fallo que existía el riesgo de que los votantes fueran privados de sus derechos civiles debido a la saturación del servicio postal.

El juez Max Baer, ​​en representación de la mayoría en el fallo de 63 páginas, dijo que las elecciones primarias a inicios de este año estuvieron plagadas de amenazas de privación del derecho al voto de miles de votantes mientras varias juntas electorales del condado luchaban con la cantidad sin precedentes de solicitudes de boletas por correo.

Con información de Zachary Steiber.

Siga a Simon en Twitter: @SPVeazey


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Bajo investigación judicial, lo que calla la prensa sobre Hillary Clinton

TE RECOMENDAMOS