La provincia china de Hunan envía vehículos blindados a patrullar, se desconocen los motivos

Por Sophia Lam
17 de Noviembre de 2022 10:48 AM Actualizado: 17 de Noviembre de 2022 10:48 AM

Una ciudad de la provincia de Hunan, en el centro-sur de China, supuestamente envió vehículos policiales blindados a patrullar con altavoces montados en el techo, alertando “¡No salgan de su residencia!”

En un videoclip publicado en las plataformas de las redes sociales chinas y en Twitter, los automóviles blindados de la policía llevaban la señal de la “Policía Especial de Zhuzhou” y los altavoces no paraban de emitir advertencias: “No salgan de su casa. No visiten las casas de otras personas. No se reúnan. Aquellos que no obedezcan la orden y violen las normas de prevención de epidemias serán tratados con severidad”.

La transmisión dice que la policía está “realizando patrullas armadas en las zonas clave del sub distrito de Yuetang”.

El vídeo ya no está disponible en las redes sociales chinas, pero un tuit con el vídeo de un usuario llamado Songpinganq alcanzó más de 8000 visitas hasta el 16 de noviembre.

El sub distrito de Yuetang es uno de los seis sub distritos bajo la jurisdicción del distrito de Hetang, en la ciudad de Zhuzhou.

Zhuzhou es una ciudad con nivel de prefectura situada en el este de la provincia de Hunan. Administra cinco distritos, una ciudad con nivel de condado y otros tres condados, con una población de 3.9 millones de habitantes.

The Epoch Times no pudo verificar la autenticidad del videoclip, pero unos habitantes del barrio dijeron que reconocían la voz del altavoz y conocían las calles que aparecen en el vídeo.

Los vehículos policiales son para “asustar a la gente”

Los vehículos policiales armados solo sirven para asustar a la gente, según unos habitantes de Zhuzhou.

“Los vehículos blindados de la policía que aparecen en el sub distrito de Yuetang dicen por sus altavoces que están realizando una ‘patrulla armada’. Ellos no van dirigidos por il virus COVID-19, sino a por nosotros. Ellos quieren asustarnos”, dijo un residente que vive en el sub distrito de Yuetang, en una entrevista con The Epoch Times el 14 de noviembre. El hombre utilizó el seudónimo de “Sr. Wang” y habló bajo condición de anonimato por temor a su seguridad.

Wang confirmó a The Epoch Times que la zona que aparece en el vídeo es el sub distrito de Yuetang.

“Estoy familiarizado con las calles y conozco la voz del altavoz”, dijo Wang.

Los residentes, desesperados, ya no temen a las autoridades y los vehículos policiales blindados solo podrían suscitar una mayor resistencia de la gente, dijo Wang.

Un trabajador taladra una lámina en un lugar de una valla de protección mientras la instala fuera de un apartamento que fue cerrado tras un reciente brote de COVID-19 en Beijing el 13 de junio de 2022. (Kevin Frayer/Getty Images)

“Yo sé que un hombre en el distrito de Hetang abrió una brecha en las barricadas hace varios días, tratando de salir del sub distrito de Yuetang que estaba confinado, porque quería volver al trabajo. Pero la policía del puesto de control lo detuvo”, dijo Wang.

También un habitante del pueblo de Pukou, en el condado de Liling, utilizó un cuchillo para atacar a un guardia que intentó impedirle salir del pueblo. El empleado resultó herido, pero no corre peligro de muerte, agregó el residente.

Al día siguiente de los dos incidentes, el gobierno municipal de Zhuzhou suavizó las medidas de aislamiento impuestas en la mayoría de las zonas, excepto en los distritos de Hetang y Lusong, dijo a continuación.

“Yo llevo muchos días encerrado. Si las medidas de aislamiento continúan durante varios días más, me quedaré sin comida. Entonces romperé definitivamente las barricadas porque me moriría de hambre”, indicó Wang.

Un poblador de Wulidun, del condado de Liling, confirmó a la edición en chino de The Epoch Times que otro residente de la ciudad de Pukou atacó a un guardia que le impedía salir del poblado. El residente entrevistado utilizó el seudónimo “Sr. Li”.

“Todo el pueblo estaba aislado y no se permitía salir a nadie”, dijo Li a The Epoch Times el 14 de noviembre. “Así que el poblador que quería salir acuchilló al guardia con una navaja. El guardia quedó herido y sigue vivo”.

El 14 de noviembre, The Epoch Times se puso en contacto con el propietario de un negocio de la ciudad de Pukou, pero él no quiso hacer comentarios sobre el incidente.

Una habitante del complejo residencial de Caifu, en el subdistrito de Yuetang, que habló con The Epoch Times bajo el seudónimo de “Sra. Lin”, dijo que su zona estaba aislada desde el 3 de noviembre.

“Toda la comida en casa fue consumida”, dijo Lin. “Estamos en una zona clave de aislamiento. No sabemos cuándo el gobierno levantará el aislamiento”.

Ella vio vehículos policiales armados patrullando en el sub distrito hace varios días.

“Es ridículo que [las autoridades] hayan enviado los vehículos policiales armados a la zona, porque todos estamos sellados dentro de nuestra casa”, dijo Lin. “Parece que tienen armas para matarnos. Solo quieren asustarnos”.

El comando municipal de prevención y control de pandemias de Zhuzhou anunció que había 41 zonas de alto riesgo en la ciudad a partir del 15 de noviembre. Entre las 41 zonas de alto riesgo, 13 se encuentran en el distrito de Lusong y 17 en el de Hetang. Todo el sub distrito de Yuetang está cerrado, según la notificación oficial del 14 de noviembre.

Los incidentes se produjeron después de que el máximo organismo sanitario del régimen comunista chino publicara el 11 de noviembre 20 nuevas directrices sobre COVID-19, suavizando en cierta medida sus políticas sobre la pandemia, en un esfuerzo por calmar el enfado de los ciudadanos chinos por la política de cero COVID del país.

Sin embargo, los gobiernos locales de China han seguido aplicando estrictas medidas de cierre, lo que ha suscitado más protestas de los residentes chinos. Las protestas estallaron en varias ciudades de China, entre ellas el municipio suroccidental de Chongqing y el centro comercial meridional de Guangzhou.

The Epoch Times se puso en contacto con el gobierno municipal de Zhuzhou para pedirle que comentara la situación, pero hasta el momento no ha recibido respuesta alguna. Todavía se desconocen los motivos de la patrulla policial armada, salvo lo manifestado por los residentes.

Las llamadas de The Epoch Times al gobierno de la ciudad de Pukou y al hospital de la ciudad no fueron contestadas.

The Epoch Times llamó al departamento de propaganda del condado de Liling el 16 de noviembre y el empleado que respondió negó el ataque ocurrido en la ciudad de Pukou. A continuación dijo al reportero de habla china que se había levantado el aislamiento del pueblo de Pukou.

“El aislamiento se ha levantado desde hace varios días. No existe el ataque de un habitante de la población a un guardia. Este es un rumor. Nosotros hemos tomado el control [de la población]”, dijo el empleado del departamento de propaganda del condado, quien no dio su nombre por teléfono.

The Epoch Times llamó el miércoles a una tienda cercana al complejo de oficinas del gobierno de la ciudad de Pukou y la propietaria dijo que toda la ciudad, incluidas las poblaciones bajo su jurisdicción, sigue bajo el cierre, que se espera que se levante en algunos días. La dueña de la tienda dijo que no tiene idea del número de días que faltan para que se levante el cierre.

Con la contribución de Zhao Fenghua y Hong Ning.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.