La raíces y las ramas: Las alegrías y los trabajos de la genealogía

Por Jeff Minick
27 de Noviembre de 2021
Actualizado: 27 de Noviembre de 2021

El cuadro de Norman Rockwell de 1959 “Árbol genealógico” ofrece a los espectadores una mirada entretenida e instructiva sobre la ascendencia y el linaje. Un pirata que se casa con una hermosa española, un soldado confederado y otro de la Unión, una mujer nativa americana, un montañés y un vaquero, un almidonado clérigo de Nueva Inglaterra, todos estos progenitores condujeron a una pareja actual y a su sonriente hijo.

Al principio de “Look Homeward, Angel”, Thomas Wolfe, al igual que Rockwell, nos recuerda nuestra exhaustiva herencia: “Cada uno de nosotros es todas las sumas que no ha contado: restarnos a la desnudez y a la noche de nuevo, y verá comenzar en Creta hace cuatro mil años el amor que terminó ayer en Texas”.

El marido de Candace Criscione y sus tres hijos con su bisabuela italiana. (Cortesía de Candace Criscione)
El esposo de Candace Criscione y sus tres hijos con su bisabuela italiana. (Cortesía de Candace Criscione)

Los seres humanos somos vínculos vivos entre el pasado y el futuro. La sangre de nuestros abuelos fallecidos corre por nuestras venas incluso cuando reparamos con ternura la cortada en la rodilla de una nieta que caía mientras corría por la acera. En los ojos grises y los hoyuelos de nuestro nieto, vemos los dones heredados de su bisabuela.

El hijo menor de Candace Criscione con su abuelo en una visita a Estados Unidos. (Cortesía de Candace Criscione)
El hijo menor de Candace Criscione con su abuelo en una visita a Estados Unidos. (Cortesía de Candace Criscione)

Y mientras muchos de nosotros, por indiferencia o negligencia, carecemos de interés por explorar nuestro propio árbol genealógico, contentándonos con unas pocas historias familiares recogidas de los parientes, otros disfrutan de la búsqueda de su herencia, explorando sus antepasados por diversión y para aprender más sobre sus raíces.

Candace Criscione descubrió que su familia en Estados Unidos procedía de Santa Cristina Gela, en Sicilia. Todavía hoy tienen familia allí. (Cortesía de Candace Criscione)
Candace Criscione descubrió que su familia en Estados Unidos procedía de Santa Cristina Gela, en Sicilia. Hoy en día, todavía tienen familia allí. (Cortesía de Candace Criscione)

Los estadounidenses y el linaje

A diferencia de gran parte del resto del mundo, donde las líneas de casta y ancestrales determinaban el estatus, los estadounidenses han mostrado comparativamente poca consideración por los títulos y la herencia. Este era un país en el que los hombres y las mujeres llegaban a hacer de sí mismos lo que podían a fuerza de trabajo e inteligencia. “Arraigar, acaparar o morir” era la máxima de los colonos que se dirigían hacia el Oeste, lo que significaba que aquellos pioneros tenían que luchar y pelear contra las circunstancias si querían sobrevivir. El linaje importaba menos que las agallas.

Candace Criscione dijo: "Tratamos de sumergir a los niños en todas las culturas. Aquí están disfrutando de un partido de béisbol de los Mariners. A mí me parece tan normal, pero para ellos fue una experiencia totalmente nueva. ¡Aquí en Italia todo es fútbol!" (Cortesía de Candace Criscione)
Candace Criscione dijo: “Tratamos de sumergir a los niños en todas las culturas. Aquí están disfrutando de un partido de béisbol de los Mariners. A mí me parece tan normal, pero para ellos fue una experiencia totalmente nueva. ¡Aquí en Italia todo es fútbol!”. (Cortesía de Candace Criscione)

Pero había excepciones. En Massachusetts, los que afirmaban descender de los peregrinos, y más tarde de los puritanos, se enorgullecían de su linaje. En menor medida, lo mismo ocurría en Nueva York. Familias como los Cabots de Boston y los Roosevelt de Nueva York sabían de dónde procedían y creían que eso les otorgaba un rango especial en la sociedad, así como mayores responsabilidades.

A diferencia de Nueva Inglaterra, algunas partes del Sur fueron colonizadas por aristócratas, con frecuencia caballeros que buscaban escapar de la regla de la primogenitura, que otorgaba el patrimonio familiar intacto al hijo mayor. Nombres como Lee, Byrd, Berkeley y Page eran signos de esta aristocracia informal, que acabaron dando lugar a la organización de “las primeras familias de Virginia”. Los ciudadanos de Carolina del Sur, en particular de Charleston, también reclamaban un estatus basado en el rango y el nombre. Un divertido inciso: Debido a sus humildes comienzos, Carolina del Norte fue llamada en su día “un valle de humildad entre dos montañas de presunción”.

La boda de Candace Criscione en la Toscana en 2013 reunió a familiares de Estados Unidos y Sicilia. (Cortesía de Candace Criscione)
La boda de Candace Criscione en la Toscana en 2013 reunió a familiares de Estados Unidos y Sicilia. (Cortesía de Candace Criscione)

Un cambio de rumbo genealógico

Hoy es diferente. Cada vez más personas se dedican a investigar a sus antepasados. Las sociedades genealógicas abundan. Aquí en Virginia, por ejemplo, hay decenas de asociaciones históricas y genealógicas, cuya existencia habla de un profundo deseo por parte de muchos de explorar el pasado.

Y este deseo de investigar la historia familiar se extiende por todo el mundo.

El padre de Ali Anwaar (el más pequeño) y sus dos hermanos. "Todavía sigue con la misma alegría y el mismo entusiasmo en la cara que en esta vieja foto que representa su infancia", dijo Anwaar sobre su padre, que ahora tiene 47 años. (Cortesía de Ali Anwaar)
El padre de Ali Anwaar (el más pequeño) y sus dos hermanos. “Todavía sigue con la misma alegría y el mismo entusiasmo en la cara que en esta vieja foto que representa su infancia”, dijo Anwaar sobre su padre, que ahora tiene 47 años. (Cortesía de Ali Anwaar)

Por ejemplo, Ali Anwaar, que cursa el último año de Derecho en Rahimyar Khan, Pakistán, dijo que sus antepasados procedían de “una región en la que los registros escritos de nacimientos y defunciones son un fenómeno reciente”. A pesar de las dificultades que plantea esta escasez de información, el intrépido Anwaar siguió adelante. Aquí su relato de esa búsqueda:

“Empecé mi investigación elaborando una lista de todos los ancianos de toda mi familia, inmediata y extensa. A continuación, recurrí al programa informático GRAMPS para registrar las distintas generaciones de mi familia antes de pasar al resto. Fue un proceso extremadamente estimulante, ya que ningún nombre salía sin una historia, revelando detalles interesantes sobre muchos de mis antepasados de los que no tenía ni idea. En un periodo de dos meses, logré recopilar información adecuada sobre cinco generaciones de mi familia junto con un gran número de interesantes historias personales que añadieron mucho valor a la genealogía de mi familia”.

Ali Anwaar encontró una gran afinidad con su bisabuelo, Khan Muhammad, "uno de los hombres más notables que han influido en mi vida a pesar de que nunca lo conocí". Era conocido como un hombre de honor, y los dos también comparten rasgos faciales similares. (Cortesía de Ali Anwaar)
Ali Anwaar encontró una gran afinidad con su bisabuelo, Khan Muhammad, “uno de los hombres más notables que han influido en mi vida a pesar de que nunca lo conocí”. Era conocido como un hombre de honor, y los dos también comparten rasgos faciales similares. (Cortesía de Ali Anwaar)

En cuanto a su motivación para rastrear a sus antepasados, Anwaar dijo: “Esta inmersión en la historia de mi familia fue más bien una búsqueda de identidad, casi como un marinero frenético en busca de la costa de la que zarpó, pues ninguna otra playa se sentiría igual bajo sus pies que la que le vio nacer”.

Ali Anwaar encontró esta foto que su tío tomó a su abuelo y a la hermana de éste en los campos de las afueras de su pueblo ancestral. "Creo que esta foto refleja mucho sobre cómo la felicidad y la gracia no descansan entre las circunstancias financieras o sociales para muchas personas; algunas personas simplemente son felices y están contentas en cualquier lugar", dijo Anwaar. (Cortesía de Ali Anwaar)
Ali Anwaar encontró esta foto que su tío tomó a su abuelo y a la hermana de éste en los campos de las afueras de su pueblo ancestral. “Creo que esta foto refleja mucho sobre cómo la felicidad y la gracia no descansan entre las circunstancias financieras o sociales para muchas personas; algunas personas simplemente son felices y están contentas en cualquier lugar”, dijo Anwaar. (Cortesía de Ali Anwaar)

Delicias inesperadas

Después de graduarse en la Universidad Estatal de Arizona como licenciada en informática y de pasar un tiempo estudiando italiano en Florencia, Candace Criscione viajó a Sicilia en busca de parientes y de la historia de su familia. Aquí relata: “Conocí a mi familia, y nunca olvidaré los cálidos abrazos que me dieron o las fabulosas comidas o ver a uno de mis primos lejanos por primera vez mientras caminaba por la cima de una colina con su rebaño de ovejas”.

Esa incursión genealógica cambió la vida de Criscione. Encontró trabajo en Italia, conoció a su esposo y ahora los dos y sus tres hijos viven en la Toscana, donde se especializa en planificar vacaciones familiares en Italia.

Otras sorpresas

Otros lectores también informaron de finales imprevistos en sus investigaciones.

Marc McDermott es un genealogista que dirige el sitio web GenealogyExplained.com. Cuando comenzó su propia investigación, descubrió que uno de sus antepasados había luchado en la Revolución Americana. “Eso hizo que valiera la pena; fueron muchas las horas que pasé estudiando registros polvorientos que se convirtieron en algo realmente asombroso”, dijo.

Michelle O’Donnell es británica y actualmente reside en Toronto. Empezó a investigar la historia de su padre ausente y descubrió que era de ascendencia irlandesa, lo que le permitía obtener un pasaporte irlandés. Pero hubo otra sorpresa mayor: “También descubrí, inesperadamente, que tenía una hermana seis años mayor que yo llamada Krystal. No es un ancestro, pero la descubrí al indagar en mi historia ancestral. Me puse en contacto con ella y ahora somos muy buenas amigas, lo cual es genial”.

Y al examinar a sus parientes maternos de Ohio e Indiana, Larry Williams descubrió todo tipo de historia familiar relacionada con la Guerra Civil y sus consecuencias, en la que sus antepasados desempeñaron importantes papeles políticos y culturales, ocupando altos cargos y manteniendo correspondencia con diferentes funcionarios, incluido Theodore Roosevelt.

Michelle O'Donnell (R) y Krystal, la hermana que descubrió a través de Ancestry.co.uk, en la primera ocasión en que se encontraron. (Cortesía de Michelle O'Donnell)
Michelle O’Donnell (der.) y Krystal, la hermana que descubrió a través de Ancestry.co.uk, en la primera ocasión en que se encontraron. (Cortesía de Michelle O’Donnell)

Los lugares a los que irá

Si queremos saber más sobre nuestra historia familiar, esa tarea es hoy más fácil que nunca. Disponemos de sitios web que pueden ayudarnos a rastrear a quienes nos precedieron. Podemos seguir los pasos de Criscione, volar a países lejanos e investigar directamente sobre el terreno. Podemos tomar como ejemplo a Anwaar, que perseveró y encontró esa playa que buscaba.

Y como todos estos entrevistados saben, podemos quedar felizmente sorprendidos por lo que encontramos. Puede que haya villanos en nuestro árbol genealógico, como el pirata de Norman Rockwell, pero también podemos descubrir, como Larry Williams, que los que nos precedieron eran almas nobles a las que hay que admirar.

En “La historia de mi vida”, Helen Keller escribió: “No hay ningún rey que no haya tenido un esclavo entre sus antepasados, ni ningún esclavo que no haya tenido un rey entre los suyos”.

Hurgue en ese árbol genealógico y prepárese para sorprenderse.

Jeff Minick tiene cuatro hijos y un creciente pelotón de nietos. Durante 20 años, enseñó historia, literatura y latín a seminarios de estudiantes que se educaban en casa en Asheville, N.C. Es autor de dos novelas, “Amanda Bell” y “Dust on Their Wings”, y de dos obras de no ficción, “Learning as I Go” y “Movies Make the Man”. Actualmente, vive y escribe en Front Royal, Va. Visite JeffMinick.com para seguir su blog.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS