La rápida administración de vitamina D podría mejorar los resultados de la COVID-19

Por Joseph Mercola
31 de Diciembre de 2021 4:23 PM Actualizado: 31 de Diciembre de 2021 4:23 PM

Desde el inicio de la pandemia, los suplementos naturales han sido la manzana de la discordia entre investigadores, empresas farmacéuticas, médicos y expertos en salud. Los datos publicados recientemente vuelven a corroborar las investigaciones anteriores de que la vitamina D tiene un impacto significativo en la COVID-19.

La vitamina D se descubrió a principios del siglo XX. Los trabajos de Sir Edward Mellanby, de Gran Bretaña, y de Elmer McCollum, de la Universidad de Wisconsin, demostraron que la vitamina D podía curar el raquitismo. A principios de la década de 1970, se identificó la 25-OH-D3 cuando los científicos se centraron en el sistema endocrino y en la función que la vitamina D tiene en el organismo.

Su cuerpo es capaz de producir vitamina D con la exposición a la luz solar. De hecho, con una exposición adecuada, su piel puede producir suficiente vitamina D para mantener su salud. Las primeras investigaciones demostraron que una cantidad insuficiente de vitamina D conducía a una mala homeostasis del calcio. A su vez, esto puede provocar osteoporosis, osteomalacia y raquitismo.

Múltiples estudios demostraron desde entonces que una deficiencia “se asocia con un mayor riesgo y una mayor gravedad de las infecciones, en particular de las vías respiratorias”. Aunque casi todos los estudios encuentran una relación entre la vitamina D y las infecciones de las vías respiratorias superiores, no todos encuentran que la vitamina D tenga el mismo impacto en las infecciones.

Un factor que puede influir en la variedad de resultados es la forma en que los investigadores miden la intervención y los datos. En otras palabras, ¿están midiendo la cantidad de suplementos que se administran o están observando los niveles de vitamina D en sangre que demuestran la deficiencia frente al impacto en la infección?7

Un estudio demuestra que la vitamina D acorta el COVID y disminuye la mortalidad

Un estudio publicado en noviembre de 2021 trató de identificar si la vitamina D puede desempeñar un papel en el tratamiento de la COVID-19. Los investigadores observaron que los pacientes ingresados en la unidad de cuidados intensivos tenían altos niveles plasmáticos de biomarcadores que indicaban inflamación. Escribieron:

“Dado el curso clínico natural de la enfermedad en tres etapas, se considera que la respuesta inmunitaria innata inadecuada en la primera etapa y el daño inmunitario debido a la respuesta inmunitaria desregulada en la segunda etapa son los principales determinantes de los malos resultados”.

En caso de que un suplemento o fármaco sea capaz de apoyar la respuesta inmunitaria en la primera o segunda etapa, podría ayudar a reducir la gravedad y la mortalidad de la enfermedad. Los investigadores reunieron primero datos retrospectivos de 867 pacientes del Hospital de la Facultad de la Universidad de Estambul-Cerrahpasa.

Los pacientes tenían un diagnóstico confirmado de COVID-19 pero fueron excluidos de la cohorte si tenían comorbilidades asociadas a la deficiencia de vitamina D, como cáncer, enfermedad renal, enfermedad cardiovascular o enfermedades autoinmunes. Cada uno de los pacientes recibió un antiviral y algunos recibieron un tratamiento anticitolítico. Los resultados clínicos se midieron en función del estado de la vitamina D en suero.

En la rama retrospectiva del estudio, los investigadores dividieron a los participantes en cuatro grupos determinados por su nivel sérico de 25OHD. Los datos de este brazo revelaron que el riesgo de hospitalización de más de ocho días era 1.9 veces mayor en los pacientes de tres de los grupos.

La segunda parte se diseñó como un estudio prospectivo en el que participaron 210 personas con COVID-19 confirmado. Los investigadores incluyeron a 23 individuos sanos. En este grupo había 163 participantes con niveles séricos de 25OHD inferiores a 30 ng/mL. Estos individuos recibieron tratamiento con vitamina D3 de acuerdo con el protocolo que se creó revisando la evidencia de la literatura anterior.

Los investigadores administraron la vitamina D3 en función de si los pacientes estaban ingresados o en la UCI y en qué grupo se encontraban. El tiempo total de administración de la vitamina D osciló entre 14 días para los pacientes internos y tres días para los pacientes de la UCI.

Los investigadores midieron muestras de sangre periférica en todos sus pacientes los días 1 a 3 antes del tratamiento y el día 7 y el día 14 en los que recibieron el tratamiento. Los participantes del grupo prospectivo también fueron tratados según las directrices nacionales vigentes, que en aquel momento no recomendaban la administración de suplementos de vitamina D.

El protocolo de tratamiento aumentó el nivel sérico de 25OHD significativamente por encima de 30 ng/mL en dos semanas en los que recibieron la intervención. Descubrieron que el tratamiento con vitamina D acortaba la duración de la hospitalización en aquellos con COVID-19, incluso cuando había comorbilidades presentes. Concluyeron:10

“El tratamiento con vitamina D redujo la tasa de mortalidad en 2.14 veces. Se determinó que la administración de suplementos de vitamina D es eficaz en varios parámetros específicos; por lo tanto, es un parámetro importante para el curso de la COVID-19, y los niveles de vitamina D en suero y los análisis de correlación entre estos parámetros confirman esta inferencia”.

Principales signos de que puede tener una deficiencia de vitamina D

La única forma de identificar definitivamente una deficiencia de vitamina D es mediante un análisis de sangre. Sin embargo, hay algunos signos y síntomas generales que pueden indicar que debería hacerse una prueba de vitamina D cuanto antes.

  • Dolor musculoesquelético continuo o dolor de huesos
  • Enfermedades o infecciones frecuentes
  • Síntomas neurológicos, incluida la depresión
  • Fatiga y somnolencia diurna
  • Sudoración de la cabeza

Una de las formas más fáciles y rentables de medir su nivel de vitamina D es participar en el programa D*Action de GrassrootsHealth, que es un programa de intervención en la población de vitamina D. La prueba se realiza en la comodidad de su hogar y los resultados se le envían directamente.

El Dr. Joseph Mercola es el fundador de Mercola.com. Médico osteópata, autor de best-sellers y ganador de múltiples premios en el campo de la salud natural, su visión principal es cambiar el paradigma de la salud moderna proporcionando a las personas un recurso valioso para ayudarles a tomar el control de su salud. Este artículo fue publicado originalmente en Mercola.com


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.