La reacción a la película ‘Unplanned’ muestra la guerra cultural contra la familia y la ‘libre elección’

Por Joshua Philipp - La Gran Época
08 de Abril de 2019 Actualizado: 08 de Abril de 2019

Comentario

“Unplanned”, una película que muestra el lado provida de la cuestión del aborto y apunta a la organización Planned Parenthood, está causando revuelo después de recaudar 6,1 millones de dólares a pocos días de su estreno. Ahora planea estar en más salas de cine en todo Estados Unidos.

La película está basada en las memorias de Abby Johnson, quien trabajaba en un centro de aborto, pero se volvió en contra de la industria del aborto y se convirtió en una activista provida después de ver a un bebé luchando por su vida en el vientre mientras era asesinado por los médicos. Fue producido por los creadores de la franquicia “Dios no está muerto”.

Sin embargo, lo que se comenta de la película es más sobre su tema y menos acerca de su éxito. Muchos medios de noticias importantes arremetieron contra la película porque atacaba la vaca sagrada de la organización Planned Parenthood. Las cadenas de televisión se negaron a vender anuncios para la película. Twitter inicialmente prohibió la cuenta de la película, pero finalmente la restableció.

Lo que esto realmente pone de manifiesto es la guerra cultural que ha estado en curso en los Estados Unidos desde al menos los años 60. El relato de la izquierda, alimentado principalmente por los conceptos comunistas de destruir la familia, la tradición y las creencias, introdujo un nuevo tipo de moralidad: la moral de la inmoralidad, y cualquiera que la cuestione es considerado inmoral.

Marx y Engels escribieron en “El Manifiesto Comunista” que bajo su sistema, “la familia burguesa se desvanecerá como una cuestión natural”; y declararon claramente su objetivo de que “el comunismo abolirá las verdades eternas, abolirá toda religión y toda moral”.

Y fue el académico marxista Herbert Marcuse quien introdujo la idea en su ensayo “Tolerancia represiva” de que este nuevo tipo de falsa “tolerancia” pregonada por los comunistas solo debería aplicarse a aquellos que están de acuerdo con sus objetivos. A todos los demás se les debe tratar con la  intolerancia más severa.

Así pues, tenemos la situación actual, en la que las mismas personas que predican la libre “elección” y la “tolerancia” son las que censuran y atacan a cualquiera que piense de forma diferente.

¿Cómo se puede esperar que las mujeres tomen una decisión tan seria –con semejantes consecuencias emocionales a largo plazo– sin poder escuchar a ambas partes del debate?

La idea de democracia, después de todo, se basa en la capacidad de cada persona para tomar decisiones con conocimiento. Probablemente debido a esto, los fundadores de Estados Unidos hicieron de las protecciones a la libertad de expresión su Primera Enmienda en la Constitución de los Estados Unidos.

Por supuesto, la censura solo se considera necesaria cuando quienes sienten la necesidad de censurar lo hacen porque no pueden refutar un argumento con un discurso tranquilo y racional.

La realidad es que el debate sobre el aborto ya no es solo sobre el aborto. Ahora es un debate sobre el valor de la vida humana.

En Nueva York, ahora es legal matar a un bebé hasta el momento de nacer. Estos son niños completamente desarrollados, completamente capaces de nacer, completamente capaces de sobrevivir y completamente capaces de sentir dolor.

Ahora algunos incluso presionan para que se mate a los bebés después del parto. El gobernador demócrata de Virginia, Ralph Norman, propuso recientemente en video que si una madre daba a luz, el bebé podía ser mantenido confortable, y “resucitado si eso es lo que la madre y la familia deseaban”.

Mientras tanto, el debate en torno a Planned Parenthood ahora gira en torno a si una organización basada en la eugenesia (y en la eugenesia basada en la raza) debería ser capaz de matar selectivamente a la población de un país al mismo tiempo que obtiene ganancias. Sin embargo, como lo demostró la película “Unplanned”, incluso cuestionar a esta organización puede hacer que te ataquen desde todas las direcciones y que te censuren.

Algo a tener en cuenta es la trayectoria de la cultura. Hace veinte años, los proveedores de servicios de aborto afirmaban que cualquier rumor sobre querer abortos de embarazos avanzados, o “abortos de nacimiento parcial”, eran teorías de conspiración extremas. Ahora, no solo sucedió, sino que los proveedores de aborto están predicando la matanza de bebés después del nacimiento.

Desde el punto de vista de las metas socialistas y comunistas, discutidas anteriormente, esta es meramente la dialéctica en acción: la “larga marcha a través de las instituciones”, concebida para transformar gradualmente un país libre en un Estado comunista.

La dirección hacia la que se dirige este tipo de cultura debería preocupar a la mayoría de la gente. Y no es algo disparatado. Bajo la política de un solo hijo del Partido Comunista Chino, el aborto era muy legal, pero las mujeres no tenían “libertad de elección”. Eran libres de abortar a sus bebés, pero si tenían un segundo hijo, generalmente les quitaban ese niño, después de nacer, y lo mataban.

Aunque China retrocedió hasta cierto punto su política de un solo hijo, debería servir como advertencia de lo que puede llegar a ser una sociedad cuando la vida humana ya no se considera sagrada, porque lo que se está debatiendo es en realidad el carácter sagrado de la vida.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

***

A continuación

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS