La relación entre diabetes, insuficiencia renal e hipertensión arterial

Un círculo vicioso entre las enfermedades permite ver que una conduce a otra sin que la persona se dé cuenta lo que está sucediendo
Por MAT LECOMPTE
01 de Enero de 2021
Actualizado: 01 de Enero de 2021

La diabetes, la insuficiencia renal y la hipertensión arterial son una triple amenaza para muchos estadounidenses que pueden no estar al tanto. Para aquellos diagnosticados con uno de estos problemas de salud, es crucial entender la asociación entre las tres para reducir el riesgo de desarrollar una segunda de estas condiciones.

Esta interacción de condiciones usualmente comienza con la diabetes, la cual puede afectar los pequeños vasos sanguíneos. Esto puede resultar en hipertensión, y eso puede resultar en insuficiencia renal. “Es esencialmente un círculo vicioso”, dice el Dr. Vivek Bhalla, ex presidente del Consejo de Enfermedades Renales y Cardiovasculares de la Asociación Americana del Corazón.

El ciclo comienza con la diabetes, causando que los riñones se vuelvan menos eficientes para filtrar la sangre y endurezcan los vasos sanguíneos. Esto lleva a la presión arterial alta. La presión arterial alta acelera la insuficiencia renal, que es similar a arrojar queroseno al fuego. La presión arterial alta empeora y conduce a muchos problemas relacionados con el corazón.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), se estima que el 37 por ciento de los adultos en Estados Unidos a los que se les ha diagnosticado diabetes también tienen insuficiencia renal crónica. La Fundación Nacional del Riñón también estima que hasta el 40 por ciento de las personas con diabetes tipo 2 eventualmente desarrollarán insuficiencia renal.

Desafortunadamente, para muchas personas, este ciclo puede continuar sin que se den cuenta. La mayoría de las personas con diabetes tipo 2 no reciben un diagnóstico hasta después de cinco años de padecer la enfermedad. La presión arterial alta es ampliamente conocida como el “asesino silencioso”, y la insuficiencia renal no presenta síntomas hasta que está casi en su etapa final.

Nueva generación de medicamentos

Las investigaciones han demostrado que una forma de detener este círculo vicioso es a través de una nueva generación de medicamentos para la diabetes. Un tipo conocido como inhibidores de SGLT2 funciona impidiendo que el azúcar en la sangre sea absorbido por los riñones. Otro tipo llamado Agonista del receptor GLP-1 imita una hormona que ayuda al páncreas a producir insulina. Ambos promueven y apoyan los niveles saludables de glucosa en la sangre.

Estos medicamentos son “terapias que cambian el juego”, dijo la Dra. Janani Rangaswami, redactora de la declaración científica de la AHA sobre los medicamentos. Los medicamentos no solo reducen drásticamente las muertes por insuficiencia renal, sino que los estudios también muestran que pueden reducir los índices de insuficiencia cardiaca, accidente cerebrovascular y muerte por causas cardiovasculares. Múltiples ensayos que observan a pacientes con diferentes perfiles de riesgo han mostrado estos beneficios de manera bastante consistente”.

Por supuesto, ningún medicamento carece de efectos secundarios potenciales.

Los profesionales de la salud están de acuerdo en que muchas personas pueden reducir el riesgo de enfermedades llevando un estilo de vida saludable. Una dieta saludable es la mejor manera de reducir el riesgo de diabetes. También es una buena manera de reducir la presión arterial alta y prevenir la insuficiencia renal. No es fácil de lograr, pero es posible, y puede ser la clave para prevenir las tres enfermedades: diabetes, hipertensión e insuficiencia renal.

Mat Lecompte es un periodista independiente de salud y bienestar. Este artículo fue publicado por primera vez en Bel Marra Health.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.

Descubra

Vivió 15 años con dolor y ahora viaja compartiendo el hallazgo que le cambió la vida

TE RECOMENDAMOS