La respuesta del establishment a la amenaza que representa Trump para la corrupción política (Parte II)

Por Jeff Carlson
28 de Septiembre de 2022 2:21 PM Actualizado: 28 de Septiembre de 2022 2:21 PM

Comentario

La realidad es que la comunidad de inteligencia, la Administración Obama y la clase política nunca esperaron que Trump ganara en 2016. Y cuando ganó, la comunidad de inteligencia se enfrentó de repente a un problema muy real. ¿Cómo encubrir sus acciones? Su respuesta fue proponerse destruir la presidencia de Trump. O, al menos, coartar fatalmente, incluso paralizar, la nueva Administración Trump.

Como escribí en la primera parte de este artículo, la línea de tiempo de las acciones del establishment en los primeros meses de 2017 cuenta la historia de una respuesta del establishment a la amenaza muy real que la joven Administración Trump presentó a la estructura política de larga data, y corrupta, de nuestra nación.

A modo de recapitulación rápida, los acontecimientos se pusieron en marcha durante una reunión del 5 de enero de 2017 en el despacho del presidente Barack Obama en la que participaron el director del FBI James Comey, la vicefiscal general Sally Yates, el vicepresidente Joe Biden y Susan Rice. La primera acción de Comey fue decir al Congreso, el 10 de enero, que no podía confirmar ni negar una investigación sobre Trump, a pesar de haberle dicho en privado que no estaba siendo investigado. Pero fue el 12 de enero el día que marcó algunos de los acontecimientos más cruciales que darían forma a las cosas por venir.

Ese día, el inspector general del Departamento de Justicia (DOJ, por sus siglas en inglés), Michael Horowitz, anunció el inicio de una revisión de las acciones llevadas a cabo por el FBI en el período previo a las elecciones presidenciales de 2016. Este anuncio no fue publicitado y no se hizo público hasta casi un año después. Ahora parece que su investigación tenía la intención de atar o evitar cualquier investigación real de las acciones tomadas por el DOJ y la comunidad de inteligencia durante años. El 12 de enero también marcó la fecha de la primera renovación de la orden de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA) sobre el asesor de la campaña de Trump, Carter Page. Y ese mismo día, el periodista del Washington Post David Ignatius reportó sobre las llamadas del teniente general Michael Flynn, asesor de seguridad nacional de la campaña de Trump, con el embajador ruso Sergey Kislyak. Aunque más tarde se descubriría que Flynn no había participado en nada impropio, Flynn renunció al día siguiente.

DOJ building
El edificio del Departamento de Justicia (DOJ) en Washington el 1 de febrero de 2022. (Stefani Reynolds/AFP vía Getty Images)

A finales de enero, tras la entrevista de dos días del FBI a la principal fuente de Steele, Igor Danchenko, el FBI sabía que las principales acusaciones del dossier eran falsas. Pero en lugar de cerrar su investigación y retirar su orden FISA sobre Page —una orden que se había obtenido sobre la base del dossier— el FBI intensificó su investigación. En pocas palabras, para el 25 de enero de 2017, el FBI sabía que las principales acusaciones del expediente eran invenciones. Para empeorar aún más las cosas, en algún momento de marzo de 2017 el FBI proporcionó a Danchenko el estatus de Fuente Humana Confidencial, que mantendría con éxito a Danchenko bajo una protección total, manteniéndolo alejado de la vista del Congreso y del público. No sabemos la fecha con certeza, pero sospecho que Danchenko recibió el estatus de Fuente Humana Confidencial a principios de marzo.

El 27 de febrero de 2017, a pesar de la increíble y creciente presión de la Comunidad de Inteligencia, el Congreso y los medios de comunicación, el presidente de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Devin Nunes, declaró públicamente que no había visto absolutamente ninguna evidencia de colusión entre Rusia y Trump. Nunes también desestimó las preocupaciones de que Flynn había violado la oscura y centenaria Ley Logan como “ridícula” y dijo que el Comité de Inteligencia de la Cámara no citaría las declaraciones de impuestos de Trump. Esta postura, junto con algunas revelaciones futuras y cruciales que haría, colocó a Nunes en un curso de colisión con el peso del establishment. Tanto es así, que se vería obligado a apartarse temporalmente de la investigación sobre Rusia, aunque continuó con sus esfuerzos entre bastidores.

El 1 de marzo de 2017 marca otra fecha muy importante, pero que la mayoría de la gente desconoce. Fue en esta fecha que The New York Times reportó inadvertidamente sobre por qué la Administración Obama emitió repentinamente un cambio de regla de última hora el 3 de enero de 2017, que permitió el intercambio intra-agencia de comunicaciones personales interceptadas globalmente. En un artículo titulado “La Administración Obama se apresuró a preservar la inteligencia del hackeo ruso“, se aclaró que la Administración Obama estaba compartiendo la información de manera amplia y con niveles bajos de clasificación de seguridad.

Según el NY Times, “en los últimos días de la Administración Obama, algunos funcionarios de la Casa Blanca se apresuraron a difundir información sobre los esfuerzos rusos para socavar las elecciones presidenciales, y sobre los posibles contactos entre asociados del presidente electo Donald J. Trump y los rusos”.

Esta nueva orden, originalmente prevista para principios de 2016, permitía a las demás agencias de inteligencia solicitar a la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) el acceso a una vigilancia específica simplemente alegando que las interceptaciones contenían información relevante que sería útil para una misión concreta. De manera crucial, la protección de la privacidad de los datos brutos subyacentes fue específicamente eludida por la orden. A primera vista, la norma se estableció presuntamente para reducir el riesgo de que la NSA “no reconozca que una pieza de información sería valiosa para otra agencia”, pero en realidad, amplió drásticamente el acceso de los funcionarios del gobierno a la información privada de los ciudadanos estadounidenses.

Sin embargo, con la aprobación del 3 de enero de 2017 de la Sección 2.3, y la expansión asociada de compartir las comunicaciones interceptadas globalmente, otras agencias de inteligencia podrían buscar “directamente a través de los repositorios en bruto de las comunicaciones interceptadas por la N.S.A. y luego aplicar dichas reglas para ‘minimizar’ las intrusiones en la privacidad”. Cuando se firmó la orden, muchos se preguntaron por el momento y cuestionaron por qué había una necesidad urgente de apresurar una orden que permitía una expansión significativa en el intercambio de inteligencia en bruto entre las agencias durante los últimos días de la Administración Obama.

Epoch Times Photo
Un escudo de la Oficina Federal de Investigación en el interior del edificio J. Edgar Hoover del FBI en Washington, DC, el 3 de agosto de 2007. (Mandel Ngan/AFP vía Getty Images)

Sin entrar en demasiados detalles, si el texto se hubiera implementado a principios de 2016 como estaba previsto originalmente, la difusión de cualquier inteligencia cruda sobre o relacionada con la campaña de Trump a los funcionarios dentro de la Casa Blanca de Obama probablemente se habría hecho más difícil o se habría prohibido. En otras palabras, antes de la firma de la Sección 2.3, parece que existía una mayor laxitud para que los funcionarios de la Administración Obama tuvieran acceso a la información. Pero una vez que la orden entró en vigor, la Sección 2.3 concedió una mayor libertad para compartir esa información entre agencias.

El 2 de marzo de 2017, durante una entrevista en la MSNBC con la subsecretaria de Defensa de Obama, Evelyn Farkas, ésta detalló inadvertidamente cómo la inteligencia sobre el equipo de campaña de Trump estaba siendo recopilada y difundida por la Administración Obama y las agencias de inteligencia. Como ella señaló: “La gente de Trump, si se enteran de cómo sabíamos lo que sabíamos sobre el personal de Trump tratando con los rusos, que tratarían de comprometer esas fuentes y métodos, significaría que ya no tendríamos acceso a esa inteligencia”.

Otro suceso que tuvo lugar el 1 de marzo fue la información de The Washington Post de que el fiscal general Jeff Sessions tuvo contacto dos veces con el embajador ruso durante la campaña: una vez en un evento de la Fundación Heritage y otra en una reunión en la oficina de Sessions en el Senado. El artículo omitió un contexto muy importante, pero el daño ya estaba hecho. El 2 de marzo, Sessions se recusó de la investigación sobre Rusia.

A partir de aquí, los acontecimientos se sucedieron con bastante rapidez. El 3 de marzo, el presentador de radio Mark Levin afirmó en su programa de radio que el gobierno de Obama había obtenido órdenes de la FISA sobre miembros de la campaña de Trump. Al día siguiente, el presidente Donald Trump envió su infame tuit en el que afirmaba que sus teléfonos habían sido intervenidos por Obama. Estos dos acontecimientos parecieron desencadenar un pánico muy real en el FBI. El agente Peter Strzok, la abogada del FBI Lisa Page y el jefe de la División de Contrainteligencia del FBI Bill Priestap entraron en la sede del FBI el 5 de marzo de 2017, un domingo. Ese mismo día, el director de Inteligencia Nacional, James Clapper, declaró que no tenía conocimiento de la aprobación de ninguna orden FISA para la campaña de Trump. Clapper repetiría esta afirmación en septiembre de ese año.

Al día siguiente, el 6 de marzo de 2017, los líderes del FBI y del Departamento de Justicia celebraron una reunión de emergencia que parecía centrarse principalmente en el tuit de Trump. Obviamente, estaban muy preocupados por lo que realmente sabía Trump. En la reunión se incluyeron varios funcionarios de la administración entrante de Trump, incluido el fiscal general en funciones Dana Boente, a quien los funcionarios de la era Obama contaron una serie de mentiras sobre la base de su investigación y la orden FISA sobre Page.

Epoch Times Photo
Carter Page, consultor de la industria petrolera y ex asesor de política exterior de Donald Trump durante su campaña electoral presidencial de 2016, en Washington el 28 de mayo de 2019. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

El FBI se refirió al dossier de Steele como “informe de la Corona” sugiriendo que el dossier representaba la inteligencia oficial del gobierno del Reino Unido. Strzok mintió a sus superiores del Departamento de Justicia sobre lo que provocó que Alexander Downer, el embajador australiano en Londres, se presentara ante el FBI. El FBI también mintió al Departamento de Justicia sobre la orden FISA de Page, que afirmó que era “fructífera”, cuando en realidad no había revelado nada importante, algo de lo que el FBI era perfectamente consciente en ese momento. Por último, el FBI trató de tergiversar e intensificar las acusaciones del Alfa Bank afirmando que Trump había enviado una solicitud al Alfa Bank. De nuevo, esto era completamente falso. El FBI sabía a los pocos días de que Michael Sussmann, un abogado que representaba al Comité Nacional Demócrata, les diera los datos de Alfa Bank en 2016 que eran inútiles y probablemente falsos.

Comey siguió maniobrando rápidamente para establecer firmemente la narrativa de la colusión con Rusia.

En algún momento, alrededor del 6 de marzo de 2017, Comey finalmente notificó a la Banda de los Ocho del Congreso sobre la investigación “Crossfire Hurricane” del FBI. Tenga en cuenta que esta investigación comenzó formalmente el 31 de julio de 2016, que es cuando la Banda de los Ocho debería haber sido notificada. Luego, el 15 de marzo de 2017, Comey informó a los senadores Chuck Grassley (R-Iowa) y Dianne Feinstein (D-Calif.) del Comité Judicial del Senado sobre la solicitud FISA de Carter Page. Dos días después, Comey les proporcionó una copia física de la FISA, sabiendo perfectamente que la información llegaría a los medios de comunicación.

Unos días después, el 20 de marzo, Comey testificó ante el Congreso. Fue durante este testimonio que Comey confirmó ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes que el FBI estaba investigando si la campaña de Trump se coordinó con Rusia durante las elecciones. Bajo un testimonio reticente, Comey admitió que había notificado a algunos miembros de la Casa Blanca de Obama y a Clapper en julio de 2016, pero no notificó al Congreso —incluyendo a la Banda de los Ocho— hasta algún momento de marzo de 2017. De forma reveladora, Comey señaló que el Departamento de Justicia “había estado al tanto todo el tiempo”. Pero Comey se negó a hacer una simple declaración pública señalando que el FBI no estaba investigando a Trump, a pesar de haberle dicho exactamente eso en tres ocasiones diferentes.

Epoch Times Photo
El director del FBI, James Comey, llega al Capitolio de Estados Unidos para una sesión informativa clasificada sobre Rusia para todos los miembros de la Cámara de Representantes en el Capitolio en Washington el 13 de enero de 2017. (Alex Wong/Getty Images)

Al día siguiente, el 21 de marzo de 2107, Devin Nunes se reunió con una fuente clasificada. El New York Times describió la reunión. El 22 de marzo, Nunes informó a Trump que creía que Trump y su personal habían sido vigilados ilegalmente y “desenmascarados”, un proceso para revelar los nombres de los estadounidenses que aparecen en la inteligencia extranjera recopilada. Nunes “anunció públicamente que había visto pruebas de que los asociados de Trump habían sido vigilados “incidentalmente” por funcionarios de inteligencia de Obama; y que sus nombres habían sido “desenmascarados” y filtrados ilegalmente.

Nunes también exigió que la CIA, el FBI y la NSA revelaran la naturaleza de la vigilancia ilegal que había descubierto. Por sus esfuerzos, se inició una investigación ética sobre Nunes. El 6 de abril, Nunes se vio obligado a recusarse de la investigación sobre la colusión con Rusia. Al día siguiente, el 7 de abril, tuvo lugar la segunda renovación sobre Carter Page.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.