La retirada de las tropas estadounidenses de Siria podría dejar a los kurdos en una situación vulnerable

Por PETR SVAB – La Gran Época
25 de Diciembre de 2018 Actualizado: 25 de Diciembre de 2018

La retirada de las tropas de Siria anunciada por el presidente Donald Trump puede dejar en una situación de vulnerabilidad a un grupo socialista kurdo al que Estados Unidos apoyó en la lucha contra el grupo terrorista ISIS.

Trump anunció la retirada de aproximadamente 2000 soldados el 19 de diciembre, declarando a ISIS derrotado en ese país del Oriente Medio. La medida pone en duda el futuro de las unidades de protección del pueblo kurdo (YPG), un grupo que estuvo significativamente involucrado en la lucha contra ISIS, pero que Turquía considera una rama del partido de los trabajadores de Kurdistán (PKK) que su vez Estados Unidos considera un grupo terrorista.

“El presidente de Turquía [Recep Tayyip Erdoğan] me informó muy enfáticamente que erradicará lo que quede de ISIS en Siria…, y es un hombre que puede hacerlo”, dijo Trump en un tweet del 23 de diciembre. “Además, Turquía está justo al lado. ¡Nuestras tropas vuelven a casa!”

YPG recibió ayuda de las fuerzas estadounidenses en su lucha contra ISIS desde el 2015. Los comandantes estadounidenses quedaron impresionados con la perspicacia militar de los kurdos y les prometieron apoyo en sus nuevas luchas contra ISIS si reclutan una gama más “representativa” de combatientes, especialmente árabes, según el general Raymond Thomas III, comandante del comando de operaciones especiales de Estados Unidos.

Sin embargo, Estados Unidos nunca estuvo de acuerdo en ayudar a YPG a lograr sus objetivos políticos de declarar la autonomía y establecer comunas cuasi-socialistas basadas en las enseñanzas del fundador del PKK Abdullah Öcalan, quien está encarcelado en Turquía desde 1999.

En 2016, cuando los kurdos votaron a favor de declarar la autonomía de tres provincias que controlaban en el norte de Siria, la medida fue reprendida tanto por Ankara como por Washington, así como por el régimen del presidente sirio Bashar al-Assad, apoyado por Rusia.

Cambio de imagen

Estados Unidos intentó presentar a YPG como independiente del PKK, que lidera una insurgencia contra el gobierno de Turquía desde 1984, con un número de muertos estimado en unas 40.000 personas.

“Literalmente les dijimos que tienen que cambiar su imagen, ya sabes, cómo quieres ser conocido además de ser YPG, y con un día de antelación declararon que serían las Fuerzas Democráticas Sirias”, dijo Thomas en el Foro de Seguridad de Aspen 2017 (pdf). “Pensé que era inteligente mencionar la democracia en alguna parte”.

Pero la conexión con el PKK sigue siendo obvia.

“A veces soy un PKK, … a veces soy un YPG. Realmente no importa. Todos son miembros del PKK”, dijo uno de los combatientes de YPG al medio The Wall Street Journal.

Con una fuerza de hasta 30.000 hombres, YPG ganó varias victorias contra ISIS con el apoyo de las tropas y los ataques aéreos de Estados Unidos. Han perdido más de 6000 combatientes. EE. UU. perdió cinco.

¿Un ataque turco es inminente?

Turquía amenazó con invadir Siria y eliminar tanto al PKK como a YPG, y los kurdos dejaron en claro que la retirada de Estados Unidos hace que ese escenario sea aún más inminente.

De hecho, algunos en la administración de EE. UU. presionaron para mantener a las tropas allí. Pero no fue tanto por ayudar con la lucha de YPG sino más bien para usar a YPG en la lucha por los intereses de Estados Unidos en la región, como, por ejemplo, oponerse a Irán.

Thomas describió a las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) como “nuestros apoderados, una fuerza sustituta de 50.000 personas que trabajan para nosotros y cumplen nuestras órdenes”.

Estados Unidos considera que Irán es un patrocinador del terrorismo y enumera una letanía de otros agravios, incluido su programa nuclear y de misiles balísticos. Irán no sólo tiene sus operativos en Siria, sino que también apoya al régimen de Assad, al que Estados Unidos culpa de masacrar a los sirios.

Continúa la guerra contra el terrorismo

El SDF también advirtió que la retirada de Estados Unidos provocará el resurgimiento de ISIS en la región. Pero la administración Trump dejó en claro que su campaña contra el terrorismo continúa. Incluso sin tener las botas sobre el suelo de Siria, Estados Unidos mantiene alrededor de 5200 soldados al otro lado de la frontera en Irak.

Además, gran parte de la campaña de Estados Unidos en Siria fue llevada a cabo por aviones de guerra que vuelan desde Qatar y desde otros lugares del Medio Oriente.

Estados Unidos está trabajando actualmente en la estabilización y realización de actividades de recuperación temprana en zonas liberadas del control del ISIS, incluida la remoción de restos explosivos de guerra y el restablecimiento de los servicios esenciales.

Además de liderar la coalición mundial para derrotar a ISIS en Siria, Estados Unidos es el principal donante de esfuerzos en respuesta al conflicto en Siria. Washington proporcionó casi 8.100 millones de dólares en asistencia a personas desplazadas desde que comenzó la crisis, incluidas 12.1 millones de personas que sufren en Siria y 5.6 millones de refugiados sirios en la región.

La crisis en Siria comenzó en 2011 junto con disturbios similares en Oriente Medio durante las protestas de la primavera árabe. La administración de Obama apoyó a la oposición contra Assad, tratando de desestabilizar su régimen, mientras que Assad reprimió violentamente las protestas contra su régimen. La guerra civil resultante permitió el surgimiento de ISIS.

A continuación:

¿Por qué el comunismo no es tan odiado como el fascismo?

TE RECOMENDAMOS