La ruta del dinero de BLM

Por Dinesh D'Souza
14 de Febrero de 2022 4:57 PM Actualizado: 14 de Febrero de 2022 4:57 PM

Comentario

En los últimos años, Black Lives Matter (BLM) ha llegado a simbolizar la lucha por la justicia racial y el exigir cuentas a la policía. Ha sido el principal motor del eslogan político “Desfinanciar a la policía”. Los medios de comunicación suelen presentar a BLM como algo motivado únicamente por la búsqueda de un trato justo y de la justicia social. Solo ahora la gente se plantea la incómoda pregunta: “¿A dónde ha ido a parar todo el dinero?”.

BLM fue fundado por Patrisse Cullors, Alicia Garza y Ayo Tometi en 2013 a raíz de la muerte de Trayvon Martin, estableciéndose en 2014 tras los disturbios de Ferguson. En un principio, el grupo se organizó en torno al hashtag #BlackLivesMatter. Sin embargo, sus ingresos se dispararon drásticamente tras el asesinato de George Floyd en 2020. En 2016, una organización con la que BLM se asoció para la recaudación de fondos recibió $6.6 millones; para 2020, ese número había aumentado a $86.9 millones.

¿Cómo se gastan 90 millones de dólares? Según un reportaje de investigación de New York Magazine, 8.4 millones de dólares se destinaron a gastos de funcionamiento, 21.7 millones a subvenciones a más de 30 grupos y 60 millones de dólares permanecen en las arcas de BLM (pdf). Cuando se les preguntó en la historia de BLM sobre el creciente dominio de la organización, Cullors, Garza y Tometi repitieron una línea: ¡Son los medios de comunicación! Ellos son los responsables.

Aun así, Cullors, por ejemplo, no parece haber sido reacia a utilizar su éxito para mejorar su estilo de vida. Los medios de comunicación han reportado en numerosas ocasiones de que Cullors ha comprado varias casas en barrios de lujo, desde Los Ángeles hasta Georgia. Si las fotos que acompañan a la noticia son un indicio, ella no apunta al barrio desfavorecido en el que creció, ni a los barrios que habitan las supuestas víctimas que defiende.

En un incidente relatado en New York Magazine, un activista negro local que se había alineado detrás de la pancarta de BLM organizó una contraprotesta a una manifestación local de “White Lives Matter”. Cullors emitió un comunicado para decir que sus esfuerzos no recibirían ningún apoyo y no fueron reconocidos por BLM nacional. En el momento de la protesta, Cullors estaba ocupado participando en un “deslizamiento eléctrico mundial” patrocinado por la empresa de botas UGG.

Evidentemente, a Cullors le pareció que era más rentable utilizar su tiempo para cortejar el patrocinio de UGG que para lidiar con un activista local descontento. Recientemente, Cullors renunció al cargo de directora ejecutiva de BLM para centrarse, según dijo, en sus contratos de libros y proyectos de producción con Warner Brothers.

En noviembre de 2020, 10 divisiones de BLM Global Network Foundation pidieron una mayor responsabilidad financiera a la organización, refiriéndose a “millones de dólares desconocidos” que habían sido absorbidos sin “ningún proceso aceptable de transparencia pública o interna”. Parece que las prácticas de BLM han cambiado poco desde entonces, y el resentimiento sigue latente en las filas de BLM.

Más recientemente, dos madres de presuntas víctimas de la violencia policial, Lisa Simpson y Samaria Rice, emitieron una declaración en la que pedían a BLM que dejara de capitalizar el calvario de sus familias:

“No queremos ni necesitamos que desfilen por las calles acumulando donaciones, plataformas, acuerdos cinematográficos, etc. a partir de la muerte de nuestros seres queridos, mientras las familias y las comunidades quedan desorientadas y destrozadas. No digan los nombres de nuestros seres queridos, y punto”.

Lo que hace que esto sea significativo, y conmovedor, es que las protestas no provienen de los críticos de derecha de BLM; más bien, provienen de los alrededores de la izquierda activista. Las mismas personas a las que BLM se supone que ayuda están ahora acusando a la organización de estafarlos. Michael Brown Sr., cuyo hijo fue asesinado en Ferguson, posteó un vídeo en el que exigía a BLM 20 millones de dólares para programas y organizadores locales. Hasta ahora, su petición no ha sido atendida.

Una líder de BLM, Christman Bowers —que también se hace llamar Shalomya Bowers— dirige una iniciativa llamada Reform LA Jails, que, según New York Magazine, obtuvo 1.4 millones de dólares en contribuciones en 2019. Bowers es muy cercana a Cullors. Del dinero recaudado por Reform LA Jails, 270,000 dólares fueron a la propia empresa de consultoría de Bower; 211,000 dólares fueron a Asha Bandele, una amiga de Cullors que también fue coautora de sus memorias; otros 205,000 dólares fueron a una empresa que Cullors opera con su cónyuge, Janaya & Patrisse Consulting; y 86,000 dólares fueron a Trap Heals, una empresa de entretenimiento creada por Damon Turner, el padre del hijo de Cullor. No está claro si alguna reforma carcelaria se logró realmente con alguno de estos fondos.

Un examen más detallado de BLM revela que recauda su dinero a través de grupos intermediarios, una práctica no infrecuente en las nuevas empresa emergente. Inicialmente, BLM utilizaba un grupo llamado Thousand Currents, que se llevaba el 15% de todos los fondos recaudados. Posiblemente, cuando los ingresos de BLM alcanzaron las decenas de millones, Cullors y su pandilla se sintieron insatisfechos de pagar tanto, por lo que cambiaron de patrocinador fiscal a una división de la izquierdista Tides Foundation, que se queda con solo el 9 por ciento de los ingresos, según New York Magazine.

BLM también oculta el alcance total de su financiación operando a través de una red de grupos de apariencia similar. Está la BLM Global Network Foundation, el BLM Action Fund, el BLM Grassroots, el BLM Political Action Committee y el BLM Support Fund. Cada uno de ellos recauda dinero engatusando a personas y empresas adineradas, muchas de las cuales están deseosas de asociarse, aunque sea simbólicamente, con la causa de la justicia racial.

Creo que la mejor manera de describir a Cullors y su pandilla es que son empresarios políticos. Al mismo tiempo que vilipendian el capitalismo como racista e injusto, han descubierto cómo jugar con el sistema capitalista para su propio beneficio. Ciertamente, no dudan en conspirar con los malvados capitalistas mientras haya un gran cheque para ellas al final del día. La justicia social, se podría decir, es simplemente el producto que el equipo de BLM vende a los mejores postores.

No estoy seguro de que el éxito financiero fuera la motivación original, pero parece justo decir de si las dirigentes de BLM vinieron a hacer el bien, se han quedado para hacerlo muy bien para ellas mismas.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.