La sabiduría de la naturaleza

El camino del mundo natural puede servirnos de guía para nuestra vida
Por Tatiana Denning
18 de Septiembre de 2021
Actualizado: 18 de Septiembre de 2021

“Y al bosque voy, para perder mi mente y encontrar mi alma”. -John Muir

Ah, la naturaleza. Es un bálsamo para el espíritu y una fuente para el alma.

Ha alimentado una gran cantidad de poesía y literatura, ha inspirado algunas de las obras de arte más preciadas y ha llevado a los músicos a crear composiciones que conmueven el alma.

Por ejemplo, Beethoven, de quien se dice que desarrolló su amor por la naturaleza en su juventud, disfrutando de paseos por el río Rin con su padre. A pesar de perder a su madre a una edad temprana, de tener un padre alcohólico y de empezar a perder la audición a los 28 años, Beethoven creó algunas de las melodías más bellas que el mundo ha conocido, con la naturaleza como inspiración. La naturaleza hablaba y Beethoven escuchaba, traduciendo en música todo lo que oía.

“Nadie puede amar el campo tanto como yo”, decía. “Porque seguramente los bosques, los árboles y las rocas producen el eco que el hombre desea escuchar”.

La naturaleza alimenta el alma, nos inspira a soñar y nos concede un deseo mágico nocturno sobre una estrella.

Como dijo Haruki Murakami: “Sin embargo, no solo hermosas, las estrellas son como los árboles en el bosque, vivas y respirando. Y me están mirando”.

Sin embargo, cuando se manifiesta su furia ineludible, la naturaleza puede humillarnos, inculcando una sensación de asombro y respeto. A pesar de los avances tecnológicos, la ciencia moderna solo puede comprender la naturaleza en pequeñas parcelas y puntos; su inmensa complejidad entrelazada está más allá de nuestra capacidad de cuantificar o controlar.

Seguir la corriente

La naturaleza tiene su propio ritmo, su propio flujo y reflujo. Todo se lleva a cabo de la manera que debe ser y en el momento justo. Existe en un estado de interconexión e interdependencia, y cada célula y molécula tiene un papel que desempeñar.

Como dijo Blaise Pascal: “El menor movimiento tiene importancia para toda la naturaleza. Todo el océano se ve afectado por una pequeña piedra”.

La naturaleza se mueve en cascada, y cada elemento influye en el siguiente. Y si una cosa no cumple su función, el conjunto se verá afectado.

La naturaleza no se resiste, ni busca la salida fácil. Es sencilla y sin esfuerzo, y existe en un estado de facilidad y armonía con el universo. Vemos ejemplos de esto dondequiera que miremos, desde la migración de los pájaros con el cambio de estaciones hasta el balbuceo del arroyo que serpentea por su camino destinado.

Nuestras vidas también tienen un camino que se despliega naturalmente ante nosotros. Cuando nos encontramos quejándonos, deseando que las cosas sean diferentes y luchando para que las cosas vayan de una manera determinada, puede que estemos perdiendo el mejor camino disponible para nosotros. Cuando no podemos aceptar nuestra vida tal y como es, nos desalineamos de la realidad. El primer paso para trazar un rumbo próspero es buscar la armonía con la forma en que están las cosas.

Por supuesto, hay momentos en los que algo está realmente mal. Y al igual que la madre osa desafiará cualquier amenaza para sus cachorros, hay momentos en los que debemos resistirnos a una infracción mortal. Y al igual que hay momentos en los que el clima se vuelve demasiado caluroso y las hojas se marchitan, hay momentos en los que sufriremos y deberemos soportar. Pero si nos encontramos en un estado de resentimiento constante, puede que estemos buscando el conflicto en lugar de la cooperación.

Las cosas que forzamos se volverán contra nosotros. Aunque parezca que estamos en conflicto con el mundo exterior, a menudo estamos realmente en conflicto con nosotros mismos.

Cuando comprendemos que las cosas con las que nos encontramos pueden ayudarnos a crecer, nuestro miedo, resistencia e impulso de control pueden transformarse en fe, confianza y entrega. Nuestro corazón puede volverse más ligero, y podemos encontrar la aceptación serena y la gratitud.

El cambio es parte de la vida

El cambio es inevitable e imposible de evitar. Es una constante en la naturaleza y es omnipresente: el día da paso a la noche, el verano al otoño y las nubes al sol.

Al igual que la oruga se convierte en mariposa y el agua puede convertirse en vapor o hielo, nosotros también estamos en constante cambio, desde la infancia hasta la edad adulta y la vejez.

Lao Tse dijo: “Si te das cuenta de que todas las cosas cambian, no hay nada a lo que intentes aferrarte. Si no tienes miedo a morir, no hay nada que no puedas conseguir”.

El miedo al cambio, como señaló Lao Tse, puede interferir en nuestro progreso. En lugar de temer y resentir el cambio, si podemos afrontarlo con interés y con algo que podemos esperar, puede comprometernos con la vida.

Como las cosas están en constante cambio, es un desperdicio de energía tratar de resistirse. Aferrarse a algo tal y como existe actualmente es una temeridad. Nada permanece inalterable y nada dura para siempre, ya sea una casa, las estrellas del cielo o quienes somos en este momento.

Solo dejando ir y aceptando el cambio somos libres para aprender y crecer. Estar atados a las cosas tal y como son solo nos mantendrá sumidos en la miseria y actuará como un peso que nos impedirá elevarnos. Aunque no seamos previsores, lo que tememos dejar ir puede ser sustituido por algo más maravilloso.

Como dijo una vez Chuang Tzu (otro famoso taoísta): “Justo cuando la oruga pensaba que el mundo se había acabado, se convirtió en mariposa”.

Las dificultades nos hacen más fuertes

Las dificultades tienen una gran variedad de formas y tamaños.

Las cosas en la naturaleza deben soportar su propia dificultad, ya que la primavera da paso al invierno, o una tormenta destruye todo a su paso. A pesar de estas dificultades, la naturaleza no se queja ni se rinde. Sigue adelante y, al poco tiempo, aparece la primera brizna de hierba, en un acto de perseverancia.

La naturaleza no trata de evitar las dificultades, ni fuerza las cosas a su manera. Incluso en una tormenta, el sauce no se resiste a los fuertes vientos; se dobla, pero no se rompe; es flexible y resistente. Vive el momento, acepta el reto y se levanta para afrontarlo.

Como el sauce, debemos perseverar. Y lo más importante, debemos buscar la lección y la oportunidad de crecer.

Como dijo el consejero Craig Lounsbrough: “Sin montañas, podríamos sentirnos aliviados de poder evitar el dolor del ascenso, pero nos perderemos para siempre la emoción de la cumbre. Y en un intercambio tan terriblemente escandaloso, es la ausencia de dolor la que se convierte en el ladrón de la vida”.

Al encontrarnos con las dificultades, nos templamos. Aprendemos a soportar, a ser pacientes y a tener tolerancia. Aprendemos a adaptarnos y a resistir, nos hacemos más fuertes y aprendemos a agradecer. Aprendemos que, sin la tormenta, no apreciaríamos la calma.

Aunque nos lleve tiempo verlo, siempre hay algo profundamente positivo en cualquier dificultad. Y como dice el refrán, no es la montaña lo que conquistamos, sino a nosotros mismos.

Tatiana Denning, D.O. es médica de medicina familiar preventiva y propietaria de Simpura Weight Loss and Wellness. Ella cree en empoderar a sus pacientes con el conocimiento y las habilidades necesarias para mantener y mejorar su propia salud a través de controlar su peso, los hábitos saludables y la prevención de enfermedades.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS