La sentencia de la Corte Suprema no cambia el aborto en las Fuerzas Armadas

Por Antonio Graceffo
01 de Julio de 2022 4:28 PM Actualizado: 01 de Julio de 2022 4:28 PM

Comentario

La revocación de Roe v. Wade por parte de la Corte Suprema no afecta directamente a las políticas de aborto del ejército estadounidense. La prestación de servicios de aborto por parte del Departamento de Defensa siempre ha estado limitada por la ley federal.

La Enmienda Hyde prohíbe la financiación federal de los abortos, excepto cuando el embarazo pone en peligro la vida de la mujer o en ciertos casos de violación e incesto. Estas excepciones serían el único caso en el que se permitiría a un centro de tratamiento militar realizar un aborto.

La tasa de embarazos no deseados entre las mujeres militares es un 50% más alta que en la población general. Si las mujeres militares desean abortar por razones distintas a una amenaza grave para su salud, tendrían que salir de la base y pagar ellas mismas el aborto.

A pesar de las afirmaciones de los principales medios de comunicación y de la esfera de Twitter, los militares no prohibieron los abortos en el pasado, ni los están prohibiendo ahora.

“El Departamento está examinando de cerca esta decisión y evaluando nuestras políticas para garantizar que seguimos proporcionando un acceso sin fisuras a los servicios de salud reproductiva tal y como permite la ley federal“, dijo el secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, en una declaración del Departamento de Defensa (DOD, por sus siglas en inglés) el 24 de junio en relación con la decisión de la Corte Suprema de anular el caso Roe contra Wade.

En cuanto a las mujeres que prestan su servicio militar en estados donde el aborto puede ser ahora ilegal, las leyes en las bases militares no están determinadas por la legislación estatal, sino por el Código Uniforme de Justicia Militar y la legislación federal. El hecho de que la Corte Suprema anule el caso Roe contra Wade no altera la ley federal ni la política del Departamento de Defensa y no cambia las normas en una base militar.

The U.S. Supreme Court
La gente pasa por delante del edificio de la Corte Suprema durante una tormenta en Washington el 23 de junio de 2022. (Anna Moneymaker/Getty Images)

Los principales medios de comunicación y los políticos liberales, incluido el presidente, han afirmado falsamente que las mujeres miembros del servicio militar están perdiendo su acceso a la “salud reproductiva”. Esto no es cierto. La obstetricia y la ginecología (OBGYN) están cubiertas por la atención médica militar. Y los abortos seguirán estando disponibles en los casos en que la vida de la madre esté en peligro.

Algunos medios de comunicación han planteado la objeción de que las mujeres que sirven en el ejército estadounidense en el extranjero pueden tener dificultades para obtener un aborto fuera del puesto si el país anfitrión no permite el aborto. Y aunque esto puede ser cierto, no ha cambiado por la decisión de la Corte Suprema.

Una objeción que se ha planteado contra el fallo de la Corte Suprema es que a menudo se prohíbe a las mujeres de una unidad de formación viajar. Sin embargo, esto siempre ha sido así, y también lo es para los hombres. Parte del compromiso que uno adquiere al alistarse en el ejército es que éste decide cuándo y dónde se presta servicio.

Otra objeción es que las mujeres que prestan servicio y que no pueden obtener un aborto podrían tener que criar a un hijo con un salario militar bajo. Pero, de nuevo, esto es cierto para los hombres y mujeres que sirven en el ejército y optan por tener hijos.

Otras objeciones incluyen los frecuentes traslados impuestos a las mujeres en servicio que les impiden establecer relaciones de confianza con su proveedor de servicios de obstetricia. Es muy probable que esto sea cierto, pero todos los militares deben trasladarse cuando se les indica que lo hagan y se les proporciona atención médica en su nuevo puesto.

Otro argumento es que a las mujeres que sufren daños médicos por abortos ilegales se les puede negar el despliegue en el extranjero. Por supuesto, ser médicamente apto es un requisito para la mayoría de los despliegues. Por lo tanto, ser atropellado por un coche, adquirir una enfermedad grave o resultar dañado en un procedimiento médico ilegal podría impedir que hombres o mujeres se desplegaran en el extranjero.

El único cambio para las mujeres en el ejército es si están sirviendo en un estado que ahora ha prohibido el aborto. En este caso, no podrían conducir cómodamente fuera de la base, abortar y volver al trabajo rápidamente. En su lugar, tendrían que ir a un estado donde el aborto es legal, lo que no es diferente de cualquier otra mujer.

Una propuesta de requisito adjunta al proyecto de ley de gastos de defensa de 2023, publicada el 14 de junio por el Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes, garantizaría que las mujeres miembros del servicio tuvieran permiso para viajar fuera del estado para obtener un aborto. También se han propuesto proyectos de ley similares, como legislación independiente, en otros lugares del Congreso.

Aparte del previsible rechazo de los republicanos por motivos provida, se espera que esta propuesta de ley se encuentre con la oposición de las fuerzas armadas, donde el hecho de que se garantice a los miembros del servicio un permiso discrecional podría dificultar la eficacia del ejército.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.