La serie “El Juego del Calamar” resalta la sustracción de órganos del PCCh a personas vivas

Por Lisa Bian
02 de Noviembre de 2021
Actualizado: 02 de Noviembre de 2021

La escena comienza con un hombre ensangrentado que es sacado de una caja y colocado en una mesa de operaciones. Sin comprobar sus signos vitales, un cirujano abre rápidamente el cuerpo y expone sus órganos internos. “¡Agárralo!” ordena una voz. Luego, extraen un riñón, lo colocan en una bolsa llena de líquido y lo envían para su venta en el mercado negro.

Esta espantosa escena pertenece a la temporada uno, episodio cinco, de la exitosa serie mundial de Netflix, “Squid Game” o “El Juego del Calamar”, un concurso ficticio de seis etapas que tiene lugar en Corea.

En el concurso, los reclutadores buscan a 456 concursantes y los invitan a competir para que el ganador se lleve todo el premio de USD 38 millones. Buscan específicamente concursantes con problemas financieros, que están profundamente endeudados o que simplemente tienen mala suerte y sienten que no hay nada que perder.

Después de que comienza el primer juego, los concursantes desprevenidos se sorprenden al saber que los perdedores pagan con sus vidas. Durante el juego, monitores armados y enmascarados disparan para matar a cualquier competidor que cometa un error o no llegue al final del juego. En ese momento, los muertos y moribundos son transportados en cajas de madera y cremados. Las cajas de aquellos con órganos recuperables se marcan con un punto rojo y se envían rápidamente a la sala de operaciones.

El juego del calamar no es el primer ni el único proyecto de Corea que se centra en la sustracción forzada de órganos. Corea lanzó una película titulada “Traficantes” en 2012. La película se basó en la experiencia de la vida real de una mujer coreana a la que las organizaciones de la tríada coreana extrajeron uno de sus órganos con fines de lucro en colaboración con las aduanas, los hospitales y los departamentos de policía chinos. TV North Korea también filmó un documental titulado “Kill to Live” en 2017.

En una entrevista con The Epoch Times, Lee Seung Won, presidente de la Sociedad Coreana de Ética en Trasplantes, dijo que hasta ahora no hay estadísticas precisas para confirmar las cifras. Las autoridades chinas ocultan los hechos y los coreanos coordinan sus visitas a los hospitales a través de canales no oficiales. El gobierno coreano no ha podido confirmar la cantidad de coreanos que reciben trasplantes en China.

Un gran avance para corroborar los datos ocurrió cuando TV North Korea se estaba preparando con el propósito de filmar el documental “Kill to Live”. El equipo de investigación logró infiltrarse en el Hospital Central No. 1 de Tianjin. En ese momento, China afirmaba que el hospital no estaba proporcionando trasplantes de órganos a extranjeros. Sin embargo, Lee dijo que el equipo descubrió que “había pacientes coreanos que recibían trasplantes allí”. Justo el día antes de la llegada del equipo, ocho extranjeros habían recibido trasplantes.

Según una encuesta realizada por los productores de “Kill to Live”, los coreanos han estado yendo a China para trasplantes desde el 2000, y que más de 20,000 coreanos habían hecho el viaje en el transcurso de 10 años. Es probable que esta tendencia continúe. Según el mismo documental, 32,000 coreanos en 2017 estaban esperando trasplantes de órganos vitales y muchos estarían dispuestos a pagar enormes sumas de dinero.

Evento de la serie “El Juego del Calamar” en el Centro Cultural Coreano de Abu Dhabi, el 12 de octubre de 2021. (Giuseppe Cacace/AFP vía Getty Images)

“Con el fin de obtener un número exacto de coreanos que recibieron trasplantes en China, estamos avanzando para buscar la cooperación con el gobierno y planeamos divulgar los resultados a la comunidad internacional tan pronto como estén disponibles”, dijo Lee.

En junio, expertos de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos emitieron un comunicado diciendo que estaban “extremadamente alarmados” por los informes de presunta “sustracción forzada de órganos” por parte del PCCh dirigida a minorías, “incluidos practicantes de Falun Gong, uigures y tibetanos, musulmanes y cristianos”.

El comunicado dijo que información creíble indica que las víctimas están siendo sometidas a análisis de sangre y exámenes de órganos sin su consentimiento. Los resultados de las pruebas se están registrando en una base de datos de fuentes de órganos extraídos a personas aún vivas con el propósito de asignarlos en el futuro. En la sustracción sistemática de órganos participaron personal médico chino, incluidos cirujanos, anestesiólogos y profesionales del sector público.

En febrero de 2020, el Hospital Popular de Wuxi, en China, realizó su primer trasplante doble de pulmón en un paciente de 59 años cuyos pulmones fueron dañados por el virus del PCCh, que causa COVID-19.

Según un informe de 2016, publicado en el Journal of Biomedical Research, de entre 1 millón y 1.5 millones de ciudadanos chinos que necesitan un trasplante de órganos cada año, menos de 10,000 encuentran órganos compatibles.

En junio de 2019, el Tribunal de China, una entidad internacional independiente con sede en Londres, Inglaterra, concluyó que los órganos de los presos de conciencia han sido sustraídos por la fuerza a gran escala, a veces mientras aún están vivos. Los órganos se utilizan para atender el rápido crecimiento del comercio de trasplantes, que genera aproximadamente 1000 millones de dólares al año. Su informe afirma que “los practicantes de Falun Gong han sido una, y posiblemente la principal fuente de suministro de órganos”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS