La subversión china se hace evidente en Nueva York

Por Joshua Philipp - La Gran Época
25 de Febrero de 2019 Actualizado: 25 de Febrero de 2019

NUEVA YORK – Los inmigrantes chinos en Estados Unidos no pueden estar tranquilos y llevar una vida pacífica.

Los agentes del Partido Comunista Chino (PCCh) vigilan los barrios étnicos de la comunidad china, y hostigan y presionan activamente a cualquiera que se atreva a salirse de la línea política del PCCh, incluso en territorio estadounidense.

Estas operaciones a gran escala son llevadas a cabo por agentes del PCCh que viven en el extranjero, bajo la órbita del Departamento del Frente Unido del régimen chino. La agencia trabaja a través de los consulados chinos, los cuales reclutan y operan a través de organizaciones locales y fraternales en el extranjero, conocidas como Tongs, que suelen tener miles o decenas de miles de miembros.

En la ciudad de Nueva York, las operaciones del Frente Unido del PCCh se exhiben al completo en Flushing, un barrio chino de Queens. Allí agentes chinos e individuos con vínculos visibles con el PCCh  participaron activamente en una campaña de violencia, intimidación y hostigamiento desde 2008, dirigida principalmente a personas que practican la disciplina espiritual y de meditación Falun Dafa, perseguida en China.

El 9 de febrero, durante el desfile anual de Año Nuevo chino en Flushing, se vieron más de 100 grandes banderas rojas del PCCh en la calle principal del recorrido del desfile. Los individuos que sostenían las banderas estaban espaciados uniformemente, parados aproximadamente cada dos metros de distancia.

La manifestación estuvo organizada, y varios de los participantes dijeron, en un video encubierto tomado por La Gran Época y NTD TV, que habían recibido dinero de agitadores del PCCh. También había imágenes que mostraban cómo la escena fue armada por grupos vinculados al PCCh, con individuos que actuaban aparentemente como coordinadores, repartiendo las banderas.

Entre los grupos que formaban parte de la distribución de las banderas se encontraba la infame Alianza Mundial China Antisecta (AMCA), un organismo relacionado con el PCCh y con graves abusos a los derechos humanos en China. La AMCA tiene prohibido participar en el desfile de Año Nuevo Lunar de Flushing por violar, en el pasado, las reglas del desfile sobre la exhibición de banderas del PCCh. La organización también había colocado pancartas con expresiones de odio contra Falun Dafa.

Una persecución mundial

Falun Dafa es una disciplina espiritual de meditación que se originó en China y que se basa en los principios universales de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Los practicantes suelen meditan en los parques y se esfuerzan para mejorar su carácter en sus vidas diarias. Sin embargo, esta práctica fue prohibida en China en 1999, después de que el PCCh descubriera que había unos 100 millones de practicantes.

Debido a eso, le siguió una brutal persecución, que incluye tortura, detenciones ilegales, reeducación a través del trabajo, el asesinato y sustracción forzada de órganos de personas aún vivas. Para encubrir y justificar la persecución en las mentes del pueblo chino y del mundo, el PCCh utilizó un programa a gran escala de censura, desinformación y amenazas de violencia en el extranjero.

Entre las muchas organizaciones que el PCCh utilizó en la persecución se encuentra la Asociación China Antisecta, que trabaja con la fuerza extrajudicial del PCCh para perseguir a Falun Dafa: la Oficina 610. La Oficina 610, similar a la Gestapo, fue creada para monitorear, arrestar, torturar y “transformar” a las personas que practicaban Falun Dafa, forzándolas a renunciar a sus creencias.

En China, la Asociación China Antisecta trabaja con la Oficina 610 brindando entrenamiento sobre los métodos para perseguir a los practicantes de Falun Dafa y poner al pueblo chino en su contra. La AMCA en Flushing comparte el nombre de la organización, utiliza los mismos materiales y lleva a cabo operaciones similares.

La organización en Flushing también tiene vínculos directos con una de los principales brazos de subversión del PCCh: el Departamento del Frente Unido.

Agentes extranjeros silencian a los inmigrantes

Entre los activos agitadores durante el reciente incidente en Flushing se encontraba Li Huahong, jefe de la AMCA, quien dio instrucciones a los que llevaban las banderas para que las desplegaran y les indicó a cada uno su lugar en las áreas asignadas.

Las entrevistas indican que muchos de los que participaron no eran oficialmente parte de AMCA, sino que lo hacían simplemente por dinero. Un video encubierto muestra a un manifestante chino diciendo que recibió 20 dólares. Otro, un hombre afroamericano, le dijo a un reportero que le pagaron 20 dólares por llevar una bandera. También se vio a un presunto coordinador diciéndoles a los participantes que mantuvieran su dinero a salvo, agregando que los pagos eran de 30 dólares cada uno.

Un hombre de mediana edad dijo a los participantes que mintieran sobre el dinero que habían recibido, diciendo: “Si la gente les pregunta si obtienen dinero [por sostener las banderas], díganles que no hay dinero”.

Los organizadores principales de AMCA fueron expuestos por La Gran Época en artículos anteriores por tener vínculos directos con las agencias de espionaje del PCCh para las operaciones del Frente Unido.

Los grupos del PCCh han sido especialmente audaces en sus actividades en Flushing, Nueva York, donde, en 2008, se reunieron en grandes grupos a plena luz del día y agredieron físicamente a los residentes locales que practicaban Falun Dafa.

El artículo de La Gran Época reveló la participación del entonces cónsul general chino Peng Keyu; de numerosos Tongs, incluida la Asociación Americana de Fujian, que tiene estrechos vínculos con el PCCh y con el crimen organizado a través de la pandilla Fuk Ching; y de individuos directamente afiliados al Departamento del Frente Unido.

Fuentes de alto nivel dentro de China le dijeron a La Gran Época en 2008 que la comunidad china en Nueva York fue utilizada por el PCCh como un campo de pruebas de tácticas para extender su persecución contra Falun Dafa en el extranjero. Los ataques en Nueva York fueron seguidos por ataques organizados similares contra practicantes de Falun Dafa en San Francisco, París, Hong Kong, Buenos Aires y otros lugares.

Con información de Cathy He, de La Gran Época, y NTD Television.

***

Descubre

¿Por qué China tiene un organismo estilo Gestapo?

TE RECOMENDAMOS