La UCLA crea una base de datos para “rastrear los ataques a la teoría crítica de la raza”

Por Carol Cassis
15 de Agosto de 2022 11:17 AM Actualizado: 15 de Agosto de 2022 11:17 AM

Los profesores de la Facultad de Derecho de la Universidad de California-Los Ángeles (UCLA) han creado una base de datos con el propósito de identificar y registrar los esfuerzos para bloquear la teoría crítica de la raza (TCR) que se enseña en las escuelas de todo el país.

La base de datos, llamada TCR Forward Tracking Project, le permite a los usuarios “rastrear los ataques a la teoría crítica de la raza” y filtrar la información como parte de una iniciativa para “apoyar la educación, la capacitación y la investigación antirracistas”, según la facultad.

El proyecto fue creado por el Programa de Estudios Críticos de la Raza de la UCLA, fundado en el año 2000 como el primer programa de la facultad de derecho del país dedicado a la teoría crítica de la raza.

La TCR, según la facultad, es “el estudio del racismo sistémico en el derecho, la política y la sociedad”, y sugiere que hay que hacer esfuerzos para arreglar estas supuestas injusticias.

Los padres preocupados por la teoría crítica de la raza se llevaron a casa estos botones de una capacitación de activistas de una junta escolar, el 19 de enero de 2022, en Sarasota, Florida. (Alexis Spiegelmann)

Mientras tanto, los críticos dicen que la TCR impulsa una controvertida visión del mundo, relacionada con el marxismo, que analiza todos los aspectos de la vida a través de una lente racial como lo hacía el comunismo anteriormente a través del concepto de la lucha de clases.

UCLA Law anunció a principios de este mes que rastrearía la actividad anti-TCR a través de la base de datos en todos los niveles del gobierno de la nación.

“El proyecto se creó para ayudar a las personas a comprender la amplitud de los ataques a la capacidad de hablar con sinceridad sobre la raza y el racismo a través de las campañas contra la TCR”, dijo Taifha Natalee Alexander, directora de proyecto de TCR Forward, en un comunicado.

La base de datos analiza estos esfuerzos para determinar dónde se produce la actividad y cómo actúan los opositores, por ejemplo, protestando contra el plan de estudios en las juntas escolares.

La base de datos también incluye el tipo de contenido TCR que se restringe, como un curso que se imparte en una escuela pública, así como la institución o el grupo objetivo y los mecanismos de aplicación que se utilizan para regular el contenido.

Por ejemplo, la Junta Escolar de Placentia-Yorba Linda votó para prohibir la enseñanza de la TCR en las aulas en abril pasado, poniendo fin a meses de debate en el distrito del Condado de Orange.

Antes de la estrecha votación de 3-2, los partidarios de la prohibición afirmaron que la TCR es una ideología divisiva que impulsa una narrativa política. Sin embargo, otros fideicomisarios en la reunión de la junta escolar del 5 de abril afirmaron que tales esfuerzos equivalían a censura, según los comentarios del público.

El programa de UCLA afirma que muchos de los que están en contra de que estos conceptos se enseñen en las escuelas K-12 están usando el término TCR “incorrectamente” y han “afectado a los planes para incluir los estudios étnicos de forma más amplia para los estudiantes antes de que lleguen a la universidad”.

Padres chino-estadounidenses en California se manifiestan contra el Proyecto de Ley 101 de la Asamblea, que luego se convirtió en ley para hacer de los estudios étnicos un requisito para graduarse de la escuela secundaria, en Los Ángeles el 26 de abril de 2020. (Linda Jiang/The Epoch Times)

En 2021, el gobernador de California, Gavin Newsom, promulgó una legislación que hace que los estudios étnicos sean un requisito estatal para la graduación de la escuela secundaria a partir del año escolar 2029–2030, en medio del debate entre padres y maestros sobre si el plan de estudios de estudios étnicos incluye elementos de la TCR.

Seguimiento de resultados

Hasta el 2 de agosto, la base de datos de la UCLA ha revisado casi 24,000 artículos de los medios e identificado 479 instancias de actividad anti-TCR desde agosto de 2021.

El equipo de la base de datos encontró que esta actividad es “mucho más generalizada y extensa de lo que generalmente se informa”, según la facultad, con tales políticas propuestas o promulgadas en 49 estados.

El proyecto también encontró que la mayoría de las propuestas anti-TCR se han producido en Florida, Virginia, Missouri y el Congreso de EE.UU., mientras que las medidas de las juntas escolares locales representan más del 20 por ciento de la actividad en la base de datos.

Avisos en contra de la teoría crítica de la raza frente al edificio de la Administración Escolar del Condado de Loudoun, en Virginia, el 9 de noviembre de 2021. (Terri Wu/The Epoch Times)

La mayoría de estas medidas a nivel de la junta escolar se han introducido en California, Carolina del Norte, Florida, Pensilvania y Virginia, y los californianos promulgaron cinco de las ocho medidas propuestas.

El estudio también encontró que las medidas de cumplimiento anti-TCR más comunes incluyen la retención de fondos o la emisión de multas contra maestros, administradores, escuelas y distritos individuales por participar en “conductas prohibidas”, dice la facultad.

Polémica por la TCR

Noah Zatz, director de la facultad del Programa de Estudios Raciales Críticos de la Ley de UCLA, está ayudando a encabezar el proyecto de seguimiento. El personal de TCR Forward incluye también bibliotecarios de derecho y asistentes de investigación de facultades de derecho y de pregrado.

“Necesitamos una teoría crítica de la raza para comprender este asalto a la justicia racial, donde incluso nombrar el racismo estructural se presenta como algo injusto para los blancos. Y necesitamos que la TCR desarrolle teorías legales de educación y libertad de expresión que no solo atenúen estos ataques, sino que coloquen el antirracismo en el centro de una sociedad democrática”, dijo Zatz en un comunicado.

Sin embargo, los opositores sostienen que la TCR no es necesaria y no enseña la historia medular, sino que es un enfoque para analizar esa historia con la intención de desmantelar los sistemas modernos.

“Aquellos que están molestos por las prohibiciones propuestas a la TCR en nuestras escuelas han sido engañados al pensar que los estados que han prohibido que se enseñe la TCR ya no enseñarán sobre las leyes de Jim Crow, el desplazamiento de los nativos americanos o incluso la esclavitud en Estados Unidos. Esto simplemente no es cierto”, según una guía anti-TCR escrita por la exprofesora de California, Kali Fontanilla. “Por el contrario, la prohibición a la TCR eliminará una peligrosa distorsión y reescritura a la historia de Estados Unidos”.

El proyecto de la UCLA está financiado por una subvención de USD 400,000 de la Fundación Lumina, una fundación privada con sede en Indianápolis con alrededor de USD 1400 millones en activos, según el sitio web de la organización sin fines de lucro.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.