La Unión Europea exige a China el mismo acuerdo comercial que EE. UU.

Por Chriss Street
16 de Octubre de 2019 Actualizado: 16 de Octubre de 2019

La Cámara de Comercio de la Unión Europea en China publicó un nuevo “informe de situación” requiriendo las mismas concesiones comerciales que Estados Unidos busca obtener en la guerra comercial.

El Presidente de la Cámara de Comercio de la UE, Jörg Wuttke, lanzó un “Informe de situación 2019/2020” que exige a China adoptar “neutralidad competitiva” para terminar con la protección injusta y el favoritismo financiero de sus empresas estatales –eje central de la guerra comercial entre China y EE. UU.

China buscó controlar la expansión de su guerra comercial con Estados Unidos a otras economías occidentales avanzadas desde que comenzó el conflicto. Mientras intentó tomar represalias contra Estados Unidos aumentando la tasa arancelaria sobre sus productos del 8 al 21,8 por ciento el 1 de septiembre, China lentamente recortó la tasa arancelaria promedio para el resto del mundo de 8 por ciento a 6,7 por ciento, según el Instituto Peterson para Economía Internacional.

A medida que se intensificaba la guerra comercial entre China y EE. UU., los intereses comerciales europeos en China inicialmente evitaron tomar partido. Pero dado el implacable aumento de aranceles de la administración de Trump a un 30 por ciento obligó a China a negociar una tregua, la Cámara de la UE ahora está exigiendo a China que asuma una “neutralidad competitiva”, el principio de que el gobierno debe brindar igual trato a todas las empresas, sin importar su propiedad, para terminar con su política que “primero y principal favorece a las empresas estatales por encima de las privadas, y luego a las empresas locales por encima de las extranjeras”.

China y las 28 naciones de la UE fueron calificadas como los dos grandes exportadores del mundo en 2018. Pero la UE exportó alrededor de USD 230.000 millones a China e importó alrededor de USD 435.000 millones de China, lo que resultó en un déficit comercial de USD 205.000 millones. Dado que las importaciones a la UE desde China crecieron el doble de rápido que las exportaciones a China en la última década, China tiene un quinto de las importaciones de la UE.

Según el “informe de situación” de la Cámara de la UE, en el Tercer Plenario de la 18° reunión del Comité Central de China en 2013, el liderazgo del Partido Comunista prometió que “el mercado debería jugar un rol ‘decisivo’ en la distribución de recursos. El PCCh declaró que ‘no abordar la reforma de las empresas estatales y la liberalización económica avanzada dejaría al mercado cargado por un sector estatal hinchado e ineficiente que hunde al país mientras intenta emerger de la trampa del ingreso medio”.

La UE afirma que a pesar de las declaraciones de apoyo del mandatario chino Xi Jinping y otros altos líderes a lo largo de los últimos seis años, el acceso al mercado chino se contrajo y aumentaron las ventajas competitivas que el PCCh garantiza a sus empresas estatales.

En vez de hacer reformas competitivas, el objetivo del régimen chino para las empresas estatales fue hacerlas “más fuertes, mejores y más grandes”. El porcentaje de préstamos corporativos de bancos estatales a empresas nacionales privadas en China cayó de un 57 por ciento en 2013 a un 11 por ciento en 2016; mientras que el porcentaje de préstamos a empresas estatales se disparó “de 35 por ciento a 80 por ciento en el mismo período”.

En el mercado de telecomunicaciones y procesamiento automático de datos, las empresas estatales chinas dominan el 95 por ciento del comercio entre China y la Unión Europea. El único mercado que la UE domina es el automovilístico, pero más del 60 por ciento de las exportaciones de vehículos de la UE provienen de Alemania. Como resultado, el déficit comercial y la pérdida de empleos son mayores en las naciones pequeñas de la UE.

Según la UE, “los tornillos también se ajustaron en el sector privado, puesto que las empresas estatales imponen en sus acuerdos plazos de pago anormalmente largos, lo que actúa como préstamos de facto de los proveedores”. Las empresas de la UE recibieron un impacto injusto porque los vendedores del sector privado chino se volvieron menos confiables, causando pérdidas de clientes debido a entregas tardías.

Las empresas estatales también se ven involucradas en conflictos de intereses porque sus “ejecutivos y reguladores suelen cambiar de posición, lo que agrega otro nivel de injusticia que las compañías privadas deben atravesar”. Esto explica por qué las empresas de la UE en China son sujetas a largas demoras para obtener licencias.

El ”informe de situación” de la UE establece que la mejor solución para crear igualdad de condiciones para el comercio con China sería el respeto mutuo y la cooperación. Pero si la reforma de China no se materializa, el “informe de situación” amenaza con estructurar “una política industrial de la UE adecuada para su economía de mercado”, adoptando la misma protección injusta y el favoritismo financiero que la “política industrial de China”.

Chriss Street es un experto en macroeconomía, tecnología y seguridad nacional. Se desempeñó como CEO de varias empresas y es un escritor activo con más de 1500 publicaciones. También ofrece regularmente conferencias de estrategia a estudiantes de postgrado en las mejores universidades del sur de California.

TE RECOMENDAMOS