La verdad sobre la danza clásica china

La verdad sobre la danza clásica china

Las bailarinas de Shen Yun realizan una danza clásica china. (Cortesía de Shen Yun Performing Arts)

26 de Diciembre de 2019

El ballet clásico tiene un lugar familiar en nuestras mentes. Sabemos quién lo inventó, quiénes son las grandes estrellas y las épocas en las que fueron pioneras, y cuáles son los clásicos del repertorio—llega la Navidad, y también lo hace “El Cascanueces”. Conocemos las cinco posiciones del ballet, que desde su inicio hasta el día de hoy no han cambiado. Pero la danza clásica china, el sistema igualmente complejo de Oriente, tiene una procedencia mucho más complicada. Tanto es así, que incluso una escuela en China, que dice haberla inventado, no tiene claro dónde se originaron los movimientos.

Esa escuela, la Academia de Danza de Beijing (BDA), oficialmente apoyada por el régimen chino, afirma haber inventado la “danza clásica china” simplemente porque eso es lo que se cree comúnmente. Debido al extenso currículum de danza de la Academia, las generaciones más jóvenes de bailarines y académicos han asumido erróneamente esa suposición.

Pero por supuesto que no es así. “Lo que la BDA tiene es un programa, una pedagogía y un sistema de movimiento que reorganizó la danza clásica china y la incorporó al sistema académico. Eso es todo”, dice Guo Hua Ping, una instructora de danza clásica china en Nueva York.

“¿Cómo puede un sistema de enseñanza moderno convertirse repentinamente en ‘clásico’ con una historia de 5000 años?”, dice Guo.

Para comprender mejor la formación de este arte, arraigado en una tradición que se remonta a 5000 años, hablamos con expertos que han dedicado sus vidas a preservar esta forma de arte.

Formación en ópera

Guo Hua Ping, ahora octogenaria, nació en China en 1935 y creció en Beijing. A lo largo de su carrera, vio a esta forma de este arte desarrollarse, crecer en popularidad y transformarse en algo completamente diferente.

Guo Hua Ping. (Derechos de autor Shen Yun Performing Arts)

“Debo haber comenzado [con danza] cuando tenía unos 13 años, y nunca he hecho nada más desde entonces. ¿De qué otra forma se lo puede llamar sino destino?”, dijo Guo.

Esta fue la China comunista temprana, antes de la Revolución Cultural. Guo recuerda, en algunas de sus primeras memorias, los eventos de Año Nuevo en los templos, con danzas y presentaciones de artes marciales.

“Había dos templos cerca de donde crecí”, dijo Guo. Estos eran lugares para reverenciar a los Cielos, grandes salones establecidos por los emperadores para rendir homenaje a lo divino. Durante las principales festividades, eran lugares de celebración, donde la gente acudía en masa para rezar y quemar incienso a los dioses y ver las presentaciones.

“Había grupos de actuación de la Ópera de Pekín, y organizaban espectáculos—el vestuario, la actuación, la danza, los accesorios, los diversos movimientos de la ópera de Pekín. Todo estaba allí”, dijo Guo. “Yo era muy joven y me encantaba. Me iba a casa y copiaba lo que había visto, solo para jugar”.

Más tarde comprendería que estos vislumbres de la Ópera de Pekín que había visto eran lo auténtico, un arte escénico tradicional muy antiguo que se había transmitido y desarrollado a través de los siglos.

“Esto era en realidad danza china”, dijo, y se convirtió en un importante punto de referencia para ella más tarde. La danza china provino de las danzas de más de 300 tipos de óperas tradicionales chinas, como la Ópera Kunqu y la Ópera de Pekín. Estas son las principales fuentes de la danza clásica china.

Guo terminó uniéndose a un instituto militar de artes escénicas, que en un momento dado se llamó la Compañía de Teatro Zhongnan, cuando el Estado comenzó a reclutar pequeños soldados y vieron que ella mostraba talento en las pequeñas comedias y obras de teatro en la escuela.

Allí, los estudiantes aprendieron de los expertos de la Ópera de Pekín, como aquellos que estudiaron con Mei Lanfang, el famoso artista que fue el primero en difundir la ópera china afuera de sus fronteras. Los estudiantes podrían especializarse luego en varias cosas o en varios roles, pero la ópera china fue la base fundamental de todo, y todo el mundo tomaba estas clases.

Como Guo explicó, no se empezaba con un curso separado de teoría o técnica sobre entrenamiento vocal o trabajo de pies; se trataba de historias enteras transmitidas a través de demostraciones de los maestros hacia sus estudiantes. Los maestros tomaban escenas de óperas conocidas y las enseñaban en su totalidad –los pasos, la puesta en escena, los gestos, las canciones, incluso cómo entrar en calor– para cada clase. Los expertos mismos provenían de grupos teatrales que generalmente tenían una especie de sistema de aprendizaje, con un bailarín principal al frente de varios estudiantes.

“Al igual que el grupo de arte en el que estaba en ese momento, muchos grupos profesionales de danza de todo el país estaban aprendiendo y organizando estilos y técnicas de danza de óperas tradicionales como la Ópera de Pekín y la Ópera Kunqu, a las que generalmente se les denominaba ‘danza clásica china’” dijo Guo.

Guo se tomó un momento para demostrarlo—un giro distintivo de la cabeza, la forma en que se colocan los dedos y se mueven las manos, la inflexión en el tono. “Todo el mundo sabía esto”, dijo, describiendo varios pasos fundamentales con sus nombres. Guo recordó que diferentes tipos de personajes nuevos subían al escenario después de ser presentados, y cómo se usaban diferentes accesorios, como las espadas gemelas. Describió una escena de ópera en particular, que se enseñaba en las primeras clases, en la que una joven consolaba a un emperador con una canción. Esta era una forma de arte sistemática con un vocabulario desarrollado de movimientos y un repertorio establecido.

Pocos años después de que Guo comenzara a estudiar en el instituto, la Escuela de Danza de Beijing, más tarde rebautizada como Academia de Danza de Beijing (BDA), se estableció en 1954. Esta escuela comenzó uno de los mayores cambios de la danza china en sí misma.

La formación de la escuela incluyó, primero, entrevistar a muchos expertos de la Ópera de Pekín para decidir cómo enseñar mejor la danza china de manera sistemática. Luego se invitó a profesores de danza de la Unión Soviética para que dirigieran las clases, lo que introdujo otra capa de cambios a lo que se conocía como danza china.

“Los bailarines de la Unión Soviética (…) crearon una especie de forma híbrida de ballet chino”, dijo Guo.

El ballet híbrido

Los Estados comunistas de China y la Unión Soviética tenían buenas relaciones en ese momento, por lo que a pesar de que China aún no había comenzado a “abrirse” al mundo, el Estado invitó a muchos expertos en danza de la Unión Soviética a servir como instructores.

Guo explicó cómo la BDA utilizó la pedagogía del ballet desde el principio. Con la ayuda de expertos en ballet soviéticos y sistemas de enseñanza de ballet, trataron de reorganizar la danza clásica china basándose en la danza de la ópera china, con un sistema de enseñanza correspondiente.

Fue imposible para los instructores captar, y mucho menos ser capaces de enseñar, algo que se había desarrollado durante miles de años. A medida que se introdujo el lenguaje del ballet, ciertos elementos desaparecieron automáticamente del vocabulario –en especial, técnicas de volteretas como saltos mortales en el aire o volteretas hacia atrás.

La bailarina de Shen Yun Kaidi Wu realiza un salto aéreo, en el Concurso Internacional de Danza Clásica China de New Tang Dynasty de 2016. Elementos de volteretas como este desaparecieron cuando el ballet se incorporó al entrenamiento de danza clásica china. (Larry Dai)

Se perdieron cosas muy fundamentales cuando se usó la pedagogía extranjera, porque el carácter de cada forma de danza es diferente.

“Hay muchas diferencias (…) La danza tradicional china tiene comienzos explosivos y una especie de forma circular de movimiento, movimientos redondeados”, dijo Vina Lee, una instructora de danza clásica china que creció entrenándose en este período de la forma híbrida de ballet chino. En ese momento, estaba tan mezclado que ella no podría saber qué partes eran del ballet y cuáles eran de la danza tradicional china.

Vina Lee. (Derechos de autor Shen Yun Performing Arts)

Lee, ahora presidente del Fei Tian College en el estado de Nueva York, dijo directamente que probablemente no fue hasta que llegó a Estados Unidos que comenzó a entender la danza clásica china, aunque fue instructora de ballet durante muchos años antes de eso.

A pesar de que este híbrido de ballet chino dominó la escena durante algunas décadas antes de que diera paso a otras formas, su introducción jugó un papel importante en la pérdida de la danza clásica china.

“Debido a que [la Academia de Danza de] Beijing estaba usando este híbrido de ballet chino, todo el país se alineó y también lo replicó. Pusieron bailarines en puntas de pie”, dijo.

“Pero usar el ballet para expresar cosas chinas, en realidad no funciona. Estás usando un idioma occidental para transmitir el contenido de otra cultura”, dijo Lee. Piense en lo difícil que es traducir correctamente un refrán y que mantenga su significado, por ejemplo, y multiplique eso muchas veces.

La traducción entre idiomas para las cosas cotidianas puede ser una tarea simple, pero esto es arte, y arte con profundas raíces culturales. Oriente no tiene concepto de la “La Piedad”, por ejemplo, y Occidente no está tan familiarizado con la idea de la cultivación espiritual.

Hay divisiones fundamentales entre Oriente y Occidente. Oriente no tiene el concepto de una “La Piedad”, por ejemplo, y Occidente no tiene un modelo claro para la cultivación espiritual. La “Pietà” de Miguel Ángel se encuentra en la basílica de San Pedro en el Vaticano. (CC-BY-SA 3.0)

“Cada gesto, cada giro de la cabeza, cada mirada, son distintivamente culturales”. Ella lo demuestra en pequeñas cosas como el ángulo de la cabeza, o cómo sostener los brazos o la colocación de los dedos. La diferencia es clara e inmediata. Pequeños cambios en cada paso del camino pueden sumar bastante. “O si la parte superior de tu cuerpo es danza china pero tus pies están en punta, ¿qué transmite eso?”

“No es que el ballet no sea hermoso o completo, pero es una forma completamente diferente”, dijo Lee. “El ballet se trata de hermosas líneas largas y saltos y aterrizajes limpios. ¿Cómo se mezcla eso? Y los Ballets Revolucionarios [aprobados por el Partido Comunista Chino] tenían un mensaje propagandístico muy fuerte, no muy compatible con el ballet clásico tampoco”.

Pero el mayor detrimento para el desarrollo de la danza china no fue que se mezclara con algunos movimientos de ballet. Fue que eliminó la tradición y abrió las puertas para una mayor hibridación. La danza tradicional china, que en gran parte provenía de la ópera china, con raíces en las cortes imperiales de las antiguas dinastías, nunca se había transmitido y enseñado en una escala nacional masiva. No como el híbrido ballet chino. En solo unos años, la gente se olvidó o fue obligada a olvidar el significado de los movimientos y de las historias transmitidas a través de la ópera china.

La Revolución

China y la Unión Soviética eventualmente se separaron; los expertos se fueron y la Revolución Cultural tuvo lugar poco después.

“O seguías al Partido [Comunista Chino] o te enviaban a trabajar en los campos [de trabajo forzado]”, dijo Lee, expresando de manera suave la violencia del período. “Así que hubo una pausa en el desarrollo artístico por un tiempo”.

Este póster, exhibido a fines de 1966 en Beijing, muestra a los Guardias Rojos cómo lidiar con un supuesto enemigo del pueblo durante la Revolución Cultural. Durante este tiempo sangriento, el arte se utilizó para reeducar a las personas. (Jean Vincent / AFP / Getty Images)

Durante este período, hubo exactamente lo que se denominó las “Ocho Obras Modelo”. Este conjunto de óperas y ballets fue diseñado por la esposa del líder comunista Mao Zedong, Jiang Qing, y estaban destinadas a glorificar la revolución comunista y marcaron el comienzo del culto a la personalidad de Mao.

Guo, que había estado danzando toda su vida, dijo que nadie se atrevía a realizar otras óperas durante ese tiempo. Mao quería reemplazar lo viejo con lo nuevo; incluso Confucio fue expulsado. ¿Quién se atrevería a tratar de desarrollar contenido en esa dirección?

“¿Qué podíamos hacer?” Ella mostró algunos movimientos bruscos, del tipo que se le ocurriría a un niño para burlarse de Hitler o Stalin en una marcha, y luego hizo una mueca. Si buscas “Destacamento Rojo de Mujeres”, el ballet más conocido del grupo hoy en día, en realidad se ve así. Los violentos temas marxistas comunicados a través del elegante ballet clásico impulsado por la etiqueta son más o menos una criatura de danza tipo Frankenstein.

Después de la Revolución Cultural, los institutos de todo el país fueron reemplazados por varios grupos de artes escénicas, muchos de las cuales cambiaron de nombre varias veces a medida que volvían a delinear los distritos. Todavía había escuelas de ballet, dijo Guo, pero no había nada llamado “danza tradicional china” o “danza clásica china”. Varios elementos de la danza tradicional china, como las técnicas de volteretas o las impresionantes patadas, eran utilizados como cada uno deseaba, especialmente en competencias de gimnasia artística y acrobacia. La danza era una mezcla con poca filosofía detrás, excepto quizás para deslumbrar, impresionar y atraer a cualquier público que pudiera. No había otra forma para que un artista se ganara la vida en una sociedad que había eliminado la cultura.

“Fue un período muy desordenado”, dijo Guo. “Lo peor de todo es que probablemente los chinos ya no podían reconocer en las artes qué aspectos eran chinos. No podíamos reconocer nuestra propia tradición”.

Redescubriendo la cultura china

Lee recuerda que nunca había estado particularmente orgullosa de ser china hasta que comenzó a aprender la danza clásica china y, por extensión, la cultura tradicional china.

“Anteriormente no había entendido, y francamente no estaba interesada en las artes chinas. No sabía cómo apreciarlas”, dijo Lee. “Tuve que darme cuenta de qué se trataba la cultura”.

Ella lo describió como un proceso de aprendizaje que se remontó a los fundamentos, tanto de la mente como del cuerpo.

Así como el ballet ha sido, a lo largo de los siglos, una expresión de varias culturas occidentales, la danza clásica china puede entenderse como la expresión de la cultura tradicional china a través del movimiento estético.

Debemos tener en cuenta la línea de tiempo: se trata de una civilización que se remonta a 5000 años atrás, con figuras culturales influyentes como Confucio y Laotzu que fueron casi contemporáneos con Sócrates, considerado el padre de la filosofía en Occidente, hace más de dos mil años. Y ha pasado menos de un siglo desde que la toma del poder por los comunistas de China rompió la larga y continua línea de tradición.

“Laotzu montando un buey”, dinastía Ming (1368-1644), por Zhang Lu. Museo del Palacio Nacional. (Dominio publico)

Entonces, ¿de qué se trata la cultura tradicional china? En su base está la idea de la armonía entre el Cielo y la Tierra, y la reverencia por lo divino. Se dice que está “inspirada por lo divino”, porque los antiguos chinos creían que la vida misma era dada por lo divino, junto con la mayoría de los aspectos de la cultura china.

Antes de que se estableciera la primera dinastía, estaban los Tres Soberanos o semidioses: Suiren, quien inventó el fuego; Fuxi, quien inventó la caza y la pesca; y Shennong, el inventor de la agricultura. Luego estuvieron los primeros emperadores, que se creía que tenían capacidades divinas o podían comunicarse con seres divinos. Todo, desde el lenguaje escrito hasta la vestimenta y la forma en que gobernaban los emperadores, tenía alguna conexión, una conexión explícita, con lo divino.

En escritos de eruditos e historiadores que abarcan milenios, hay menciones constantes de lo divino y de vivir de manera virtuosa, de acuerdo con el Cielo, para que las personas puedan recibir bendiciones de los dioses. Se entiende que las lecciones de la historia durante las numerosas dinastías se resumen en las cinco virtudes cardinales de la benevolencia, la rectitud, el decoro, la sabiduría y la lealtad. Profundamente vinculadas a la cultura también están las tres religiones del budismo, el taoísmo y el confucianismo.

Lee continúa explicando que este sistema de valores es un componente importante para comprender qué es la danza clásica china, en parte, porque sabiendo esto, uno comienza a ver la razón por la cual uno se mueve de una manera u otra para transmitir una idea o sentimiento. La danza clásica china es típicamente una forma de arte para contar historias, y a fin de retratar o comprender grandes figuras históricas como el emperador Kangxi, el general Yue Fei o el poeta Li Bai, uno debe entender el contexto cultural de sus historias. Si se quita la cultura de la danza china, realmente no es danza china.

Tony Xue interpreta al “joven Han Xin”, un homenaje al gran general histórico chino, en una actuación que le valió una parte del primer premio en la división Masculino Juvenil del Concurso Internacional de Danza Clásica China 2009 de New Tang Dynasty Television. (Edward Dai / The Epoch Times)

Encontrando los movimientos

Con las campañas comunistas que han dejado en ruinas la cultura tradicional de China, los artistas no podían basarse en nada, incluso si querían reconstruir algo auténtico.

Pero si uno entiende la cultura tradicional, según estos bailarines, ya se tiene una gran cantidad de piezas con las que construir algo original y a la vez tradicional.

Hay ideales claros de feminidad y masculinidad, por ejemplo, dijo Lee, y no es difícil saber si tu danza expresa eso. También comienzas a entender de qué se trata el arte tradicional chino y puedes ver cuándo hay una pieza que no encaja del todo; lo que era un lenguaje extraño empieza a ser más fácil de descifrar.

“Con la cultura tradicional china, en el arte, gran parte proviene de un estado mental claro y tranquilo. Una especie de paz que es precisamente un oasis en nuestra ocupada vida moderna”, dijo Lee.

Tener la comprensión fundamental de la cultura tradicional china se vuelve útil para reconocer también la técnica y el sistema de movimientos inherentes a la forma de danza.

Muchos de los movimientos parecen similares a las artes marciales, por ejemplo, que se desarrollaron en paralelo al arte estético de la danza durante los 5000 años de civilización. Lee señala que, en chino, las dos palabras comparten un homófono. Las artes marciales son “wu-shu” y la danza es “wu-dao”, aunque el carácter “wu” se escribe de manera diferente para cada uno.

Estas formas, de hecho, comparten muchos movimientos. Lee demuestra un puñetazo, y luego otra vez pero con un comienzo más rápido y un final más suave y un giro de su mano para terminar. “Embelleces los movimientos cuando los usas en la danza”, dijo.

Los movimientos de danza clásica china se habían transmitido a través de las cortes imperiales y producciones regionales de ópera durante miles de años antes de que fueran eliminados pieza por pieza después del final de la última dinastía. Pero los movimientos de artes marciales no se vieron afectados de la misma manera.

Incluso cuando las artes marciales cayeron en popularidad, o cuando perdieron su componente espiritual, los movimientos y conjuntos de movimientos no cambiaron, y aquellos viejos practicantes de artes marciales en las montañas todavía los transmitieron.

“No puedes cambiar los movimientos porque son funcionales”, dijo Lee. “Si lo cambias, ya no es efectivo”. Si alguien te ataca, aún debes esquivarlo. Obviamente, hay una forma mejor o peor de usar una lanza o una espada. Pero no hay que inventarlo cuando estás en el campo de batalla.

Por lo tanto, se han conservado muchos de los movimientos y también cómo se combinan, y muchos lo ven como una bendición.

Estos movimientos mantenidos en las artes marciales, junto con la forma de moverse que proviene de la ópera china, crean un lenguaje muy vívido.

Los movimientos en sí, junto con un enfoque sistemático sobre cómo estos movimientos deberían estar unidos entre sí –extraídos del largo legado de la danza y la ópera– crean un lenguaje muy vívido.

Como lo explican los expertos, la danza clásica china es tan expresiva porque es el significado detrás de un movimiento lo que impulsa al cuerpo a moverse.

Esto se conoce como “yun”, o el porte del bailarín, que puede estar encarnando a un emperador o al héroe de una leyenda, o un personaje menos específico, como un erudito de la dinastía Tang o una princesa en la corte de Manchuria.

El impacto de la cultura

Por eso la técnica no es suficiente. Puedes ser un bailarín con las patadas más altas y los saltos más impresionantes, pero si no tienes el vocabulario –el método de movimiento, la comprensión cultural– cuando subes al escenario, no puedes retratar de manera convincente a nadie.

Ensayo general en Fei Tian College Middletown, la única universidad del país que ofrece títulos de BFA y MFA de danza clásica china junto con títulos de ballet clásico. (Fei Tian College Middletown)

“Cuando entiendes completamente la danza clásica china, es como, ‘¡Oh! Es un lenguaje en sí mismo, rico y complejo’”, dijo Lee.

Si hoy hablas con los bailarines de danza clásica china, incluida Lee, muchos explican el proceso creativo de aprender danza clásica china como el de aprender lo que significa ser humano. Esto se debe en parte a que, como artista escénico, uno suele ser un traductor de la profundidad y la brillantez de la experiencia humana. Del mismo modo que los músicos clásicos interpretan para los oyentes las partituras de compositores ya desaparecidos pero geniales, los bailarines de danza clásica china en realidad interpretan la cultura y la historia inspiradas en lo divino de la antigua China.

“Todas estas historias tienen un contexto cultural”, dijo Lee. “Si no entiendes la pureza y la calma, no puedes expresarlas”.

“Para aprender la danza clásica china, debes tener esa base moral y cultural, es por eso que la gente siente que es hermosa”, dijo Lee. Muchas veces ha escuchado al público decir que es tan hermoso, y luego tratan de entender cómo o por qué sienten esa calma casi etérea.

Es porque estos artistas buscan la belleza de naturaleza trascendente, como en la belleza, la verdad y la bondad. Solo se necesita un giro de la mirada o un ligero giro del cuerpo para convertir esa belleza en algo meramente sensorial, de algo sincero a algo irónico, o peor, vulgar.

“Deriva de la mentalidad”, reitera Lee. La intención impulsa el movimiento, y a través de un lenguaje tan rico y expresivo, el público seguramente comprenderá lo que se transmite. Aunque la forma en sí no es ilimitada, puede transmitir cosas ilimitadas, dijo Lee.

Este es el tipo de expresión donde se exhibe el alma.

Hacia la tradición

Guo, que es directora de la Academia de Artes Fei Tian, y Lee han sido directoras de compañías de Shen Yun Performing Arts, la compañía con sede en Nueva York que puso a la danza clásica china en el mapa.

Algunas escuelas en China, que carecen de la comprensión de la cultura tradicional, han intentado improvisar movimientos y estilos con mucho menos éxito. Quienes han trabajado con Shen Yun reconocen que se ha convertido en la mejor compañía de danza clásica china a nivel internacional, pero dicen que no es porque ese haya sido el objetivo.

“Estas tradiciones de 5000 años son muy preciosas y deben ser atesoradas”, dijo Guo. “La tradición no puede separarse de nuestra responsabilidad. Cada uno de nosotros [los artistas] tiene una responsabilidad”.

“Estamos volviendo a la tradición y los valores tradicionales, esto no es fácil. Incluso el sistema de valores aquí es diferente, por lo que todo lo que expresamos [en comparación con otras escuelas] se ve diferente. Ya sea Han Xin, Yue Fei o Wu Song, ¿cómo puedes expresar a estas figuras con sensibilidades modernas? Serían irreconocibles”, dijo. “¿Y qué intentas darle al público? Algo de significado, de valor (…) No estamos aquí para vender boletos, sino para darle al público las mejores cosas, lo mejor de la cultura humana, la sabiduría y las relaciones humanas”.

Aunque no existe un “repertorio clásico” en lo que se refiere a la danza clásica china, y quizás la pedagogía haya sido reinventada por varias escuelas en las últimas décadas, los gestos, el sistema de movimientos, la técnica, las historias y el alma expresiva de la forma de arte son cosas que nacen de 5000 años de civilización inspirada en la divinidad.

Aquellos que quieren ver la danza clásica china hoy en día no buscan “actuaciones con información histórica”, sino que buscan reconectarse profundamente con una cultura que fue despojada violentamente del pueblo chino hace menos de cien años. Los desarrollos en la danza china que Guo ha visto a lo largo de su vida son, en realidad, desarrollos dictados por el Estado o el resultado de la imposición de la ideología marxista por parte del Estado, y no son en absoluto cambios orgánicos impulsados por artistas. Esto fue así, hasta hoy.