La visión de George Washington ofrece esperanza en tiempos oscuros

Por DEAR JUNE
21 de Noviembre de 2020
Actualizado: 21 de Noviembre de 2020

Queridos lectores,

Algunos de ustedes nos han llamado, ansiosos y confundidos por el estado actual de la situación electoral. Así que esta semana me gustaría ofrecer una historia y algo de esperanza.

En el invierno de 1777 y 78, nuestro país estaba en medio de la Guerra de la Revolución, y George Washington y sus tropas estaban soportando grandes dificultades en Valley Forge. Los hombres estaban muriendo por falta de comida y ropa, y el ánimo estaba bajo. A pesar de las dificultades, George Washington permaneció con sus hombres todo el tiempo, mientras que otros oficiales se fueron de permiso a visitar a sus familiares. Su liderazgo constante llevó al ejército a superar el invierno.

Hay una historia, contada por un soldado y publicada en el periódico National Tribune a finales de ese año, que durante ese tiempo, Washington tuvo una visión del futuro de Estados Unidos. Parece que la historia del Tribune es el único registro conocido de esta visión, y nunca fue confirmada o negada por el propio Washington. Pero con la retrospectiva de más de dos siglos, parece que dos eventos profetizados se han cumplido.

Por consideraciones espaciales, resumiré la visión, pero recomiendo leer la historia completa, porque es mucho más poética. Puede buscar en línea “La visión de George Washington” o ver USHistory.org/valleyforge/washington/vision.html.

La visión llegó un día en que Washington estaba solo, y un ser brillante, bello y angelical, apareció en su carpa. Mientras la miraba, Washington sintió como si se estuviera muriendo o disolviendo.

Washington escuchó una voz que decía, “Hijo de la República, mira y aprende”, y vio extenderse ante él Europa, Asia, África y América.

Entonces un ángel en la sombra apareció sobre el océano entre América y Europa. El ángel sumergió agua y roció un poco sobre Europa y otro sobre Estados Unidos, con lo que se formaron nubes turbias sobre estos países. Las nubes se unieron sobre el Atlántico y luego se movieron para cubrir América. Hubo relámpagos, y Washington escuchó quejas y gritos de sus compatriotas.

Entonces el ángel se sumergió y roció más agua sobre Estados Unidos, y la nube volvió al océano, donde desapareció entre las olas. Entonces Washington vio surgir pueblos y ciudades por todo Estados Unidos.

De nuevo la misteriosa voz habló: “Hijo de la República, llega el fin de siglo, mira y aprende”. Y Washington vio al ángel oscuro mirar hacia el sur y un espectro de África se acercó, revoloteando sobre pueblos y ciudades. Entonces la gente comenzó a equiparse con armas y a luchar entre sí.

Mientras la lucha se intensificaba, un ángel brillante apareció, llevando la bandera estadounidense y una corona de luz que llevaba las palabras “Unión”. El ángel plantó la bandera y dijo: “Recordad que sois hermanos”, e instantáneamente la lucha se detuvo.

Luego, por tercera vez, la voz habló: “Hijo de la República, mira y aprende”. Y Washington vio al ángel en la sombra tocar tres veces una trompeta y rociar agua sobre Europa, Asia y África. Gruesas y negras nubes se formaron sobre estos países y “brillaba una luz roja oscura por la que vi hordas de hombres armados, que, moviéndose con la nube, marcharon por tierra y navegaron por mar hasta Estados Unidos”.

Los ejércitos devastaron la tierra. Entonces la voz volvió a decir, “Hijo de la República, mira y aprende”, y el ángel de las sombras volvió a tocar la trompeta. “Instantáneamente una luz como de mil soles brilló desde arriba, y atravesó y rompió en fragmentos la oscura nube que envolvía a América” y el brillante ángel con corona y bandera descendió con “legiones de espíritus blancos” que se unieron a los casi derrotados estadounidenses, dándoles nuevas fuerzas para luchar.

La voz habló de nuevo y entonces el ángel en la sombra roció más agua del océano sobre Estados Unidos, y las nubes oscuras se llevaron los ejércitos invasores.

La misteriosa voz se lo dijo a Washington:

“Hijo de la República, lo que has visto se interpreta así: Tres grandes peligros vendrán sobre la República. El más temible es el tercero, pero en este gran conflicto el mundo entero unido no prevalecerá contra ella. Que cada hijo de la República aprenda a vivir por su Dios, su tierra y la Unión”.

Mi interpretación es que los dos primeros conflictos fueron las guerras Revolucionaria y Civil.

Sé que para muchos, esta elección se siente como una batalla por el futuro de nuestro país, una batalla entre el bien y el mal.

Los colores de las nubes en la amenaza final eran tanto el rojo como el negro. Para algunos en este momento, el mal es el fascismo, simbolizado por el color negro, para otros es el comunismo, simbolizado por el rojo. Tanto el fascismo como el comunismo son regímenes totalitarios, lo opuesto a lo que todos deseamos.

Entonces, ¿lo que estamos viendo ahora es el tercer gran peligro?

Dejaré que lo decida.

Pero como los otros dos peligros parecen haber pasado y haber sido superados con sorprendente precisión, creo que Estados Unidos y sus principios de libertad y justicia saldrán finalmente victoriosos.

También creo que las palabras del ángel brillante: “Recordad que sois hermanos”, son la clave de esta victoria. Si no queremos odiar a nuestros compatriotas, podremos hablar con ellos y escucharlos de verdad. Esto requiere humildad. Si somos humildes, hay una excelente posibilidad de que otros estén dispuestos a escuchar y tratar de entender nuestro punto de vista. Los dictadores son habilitados por la gente, por nuestro miedo, ignorancia, orgullo y disposición a odiar. No importa si apoyamos a los dictadores o no, nuestra intolerancia puede ser explotada para su beneficio.

No dudo de la presencia de los ángeles entre nosotros, y creo que pueden hacer mejor su trabajo cuando estamos tranquilos, amables e inquebrantables con nuestra dedicación por la verdad.

Sinceramente,

June


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

El objetivo del comunismo

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

TE RECOMENDAMOS