La visita de la delegación de Estados Unidos a México envía una señal positiva para el TLCAN

Las relaciones con México se han iniciado en mejores condiciones con el nuevo presidente electo
Por Emel Akan / La Gran Época
13 de Julio de 2018 Actualizado: 14 de Julio de 2018

Una conversación telefónica de 30 minutos entre el presidente Donald Trump y el recién elegido presidente de México, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, parece haber abierto un nuevo capítulo en la relación entre ambos países. Una delegación de funcionarios de la administración Trump se reunirá con López Obrador el 13 de julio para continuar el diálogo, enviando señales positivas para las negociaciones en curso del TLCAN.

Jared Kushner, asesor principal de la Casa Blanca y yerno de Trump, se reunirá con López Obrador el 13 de julio. El secretario de Estado Michael Pompeo, el secretario de Hacienda Steven Mnuchin y la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, también se unirán a la reunión.

López Obrador elogió a Trump por no mencionar su propuesta de muro fronterizo durante su conversación telefónica el 2 de julio.

“Le agradezco mucho, lo digo sinceramente, por el trato respetuoso que hemos recibido del presidente Trump y del gobierno de Estados Unidos”, dijo López Obrador a The Associated Press el 10 de julio.

México quiere que las negociaciones del TLCAN concluyan para este otoño, lo cual es una señal positiva para las negociaciones. Sin embargo, la perspectiva de un acuerdo depende de la rapidez con la que las naciones del TLCAN puedan superar algunos puntos conflictivos.

“Para ser sincero, no creo que les queden muchos puntos conflictivos”, dijo Paula Stern, fundadora y presidente del Grupo Stern y expresidente de la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos.

“Realmente depende del presidente decidir si presionar por el éxito antes de las elecciones de noviembre”.

El nuevo presidente electo de México ha prometido que apoyará el enfoque del actual gobierno en las conversaciones del TLCAN hasta su toma de posesión el 1 de diciembre. Con el fin de coordinar los esfuerzos de negociación comercial durante su transición, designó a un negociador principal del TLCAN en el nuevo gobierno mexicano, que trabajará estrechamente con el equipo del gobierno saliente.

Según Antonio Ortiz-Mena, vicepresidente senior de la firma de estrategia empresarial Albright Stonebridge Group, existen varios puntos conflictivos para un nuevo acuerdo del TLCAN, y la cláusula de suspensión es la más problemática.

La administración de Trump solicita una cláusula que especifique que el acuerdo expira al cabo de cinco años, a menos que los tres países acuerden prorrogarlo, exigiendo así a los socios comerciales que lo reexaminen cada cinco años.

Para Ortiz-Mena, la cláusula de suspensión es un “rompecabezas” tanto para México como para Canadá.

“La idea detrás de estos acuerdos comerciales internacionales es crear estabilidad y previsibilidad”, dijo.

Las empresas pueden ocuparse de las tarifas, pero no les gusta la incertidumbre, dijo. La cláusula de suspensión genera una incertidumbre inaceptable.

En la cumbre del G-7 celebrada el 9 de junio, el presidente Donald Trump dijo a los periodistas: “Estamos muy cerca de la disposición de suspensión”, y añadió que es una de las cláusulas fuertemente negociadas.

Hay otros puntos conflictivos que han ralentizado las conversaciones, incluidos los desacuerdos sobre las “normas de origen” de productos como los automóviles, y el uso de un mecanismo internacional de solución de diferencias cuando surgen problemas.

Las normas de origen establecen los criterios necesarios para determinar qué cantidad de un automóvil puede construirse en Canadá o México para calificar para la venta en los Estados Unidos.

La administración Trump ha estado exigiendo aumentar el porcentaje de partes de un vehículo que deben provenir de un país del TLCAN para que sea enviado a través de las fronteras libre de impuestos. México, sin embargo ha estado retrocediendo, alegando que las normas son imposibles de implementar.

Estados Unidos también exige que se deroguen las disposiciones del pacto relativas a la solución de controversias. Según Ortiz-Mena, México y Canadá necesitan fuertes cláusulas de solución de controversias, ya que necesitan una forma de limitar la capacidad de Estados Unidos para usar su poder de mercado e implementar acciones proteccionistas unilaterales.

Además, la administración Trump quiere establecer estándares salariales más altos para que un automóvil esté libre de impuestos. Una de las promesas de campaña de López Obrador fue corregir los bajos y estancados salarios en México. Por lo tanto, su objetivo es aumentar los salarios en un 15 por ciento cada año. Sin embargo, satisfacer la demanda de Trump sobre los estándares salariales podría ser complicado, ya que más de la mitad de los trabajadores en México se dedican al trabajo informal, según un informe del Consejo Atlántico.

En opinión de Ortiz-Mena, México es un socio muy importante para la seguridad y la prosperidad del pueblo estadounidense.

“Nos necesitamos los unos a los otros y necesitamos trabajar de manera constructiva”, dijo.

Te puede interesar:

¿Qué es Falun Dafa? Conoce por qué cada vez más personas en todo el mundo deciden emprender una milenaria práctica de “autocultivación” china.

TE RECOMENDAMOS