Ladrones intentan robar gasolina de un autobús pero chupan del depósito del baño

Por Julian Bertone
27 de Marzo de 2019 Actualizado: 29 de Agosto de 2019

En esta ocasión unos ladrones trataron de robar gasolina de un autobús aspirándola con una manguera y se llevaron una desagradable sorpresa: en vez de dar con el tanque de gasolina, succionaron del tanque de aguas residuales.

Los ladrones no identificados detectaron durante la noche un autobús aparcado en Laverton, Australia, informó el Daily Mail hace unos años. Pero esta semana la historia volvió a hacerse viral, Tal vez por tratarse de “karma instantáneo” y porque muchas personas han sido víctimas de este tipo de robo.

Los ladrones intentaron extraer la gasolina succionándola, pero se llenaron la boca de aguas residuales.

La policía descubrió la confusión cuando encontró un tapón al lado del autobús, sin embargo no faltaba gasolina, según los informes de ese entonces.

“Podemos suponer que se retiraron muy deprisa, con un sabor algo agrio en la boca”, dijo el portavoz de la policía Heath Soutar, citado por el Mail.

Añadió que la policía no tiene “absolutamente ningún interés” en recuperar lo que los ladrones robaron del autobús, pero dijo que todavía están buscando a los delincuentes.

Soutar contó a West Australian que esperan que el “boca a boca” ayude a resolver el caso.

La policía de Laverton también twitteó sobre el incidente.

“Hola a todos. Solo en LA. Estamos investigando este caso y siguiendo nuestras narices en busca de algunas pistas. Esperamos resolverlo”, escribieron.

No está claro si los ladrones fueron capturados.

La policía de Australia Occidental hizo una broma, preguntando si debían realizar “pruebas aleatorias de aliento” para ayudar a capturar a los sospechosos.

¿Método “destructivo”?

Un informe de Reno, Nevada, dice que algunos ladrones han comenzado a usar un “nuevo método destructivo” para robar gasolina.

“Echa un vistazo al chasis del coche y podrás ver los agujeros que los ladrones hacen en el tanque de gasolina para robarla. Se puede ver que la gasolina cayó al asfalto donde el auto estaba estacionado previamente”, reportó KOLO-TV en diciembre de 2017.

“Un vecino llegó a casa tarde por la noche y vio un contenedor debajo de su auto. Por supuesto, asumió que el coche estaba siendo reparado y entró. Nunca vi a nadie”, dijo Sharman Lorimer, víctima del robo de nafta, a la agencia de noticias.

Cuando llenaron el tanque, “la gasolina comenzó a salir del vehículo”, dijo Lorimer.

Ladrones roban 71 millones de dólares en petróleo

Un tribunal de Beijing sentenció en una oportunidad a tres hombres a cadena perpetua después de descubrir un audaz complot que resultó en el robo de petróleo refinado de un oleoducto por valor de unos 71 millones de dólares, según un informe anterior de La Gran Época de 2016.

Los hombres, eran todos veteranos de la industria y parientes cercanos.

La travesura comenzó en 2007, cuando Sun Lei descubrió que la tierra que había estado alquilando en el distrito de Fangshan en Beijing estaba cerca de oleoductos subterráneos. Para facilitar el robo añadió un depósito a su propiedad.

Empleados de la estación atienden a los clientes en una gasolinera de PetroChina en Beijing, 05 de noviembre de 2007. (Frederic J. Brown/AFP/Getty Images)

Sun Lei comenzó a trabajar con su hijo Sun Zhigang para robar el petróleo; ambos trabajaban en la principal compañía petrolera de china Sinopec.

Después de descubrir un empalme en la tubería a unos 50 metros al sur de su lote, en octubre de 2009 instalaron su propia tubería con codos y válvulas sin costuras para transportar el petróleo hacia su propiedad. El petróleo terminó en tanques subterráneos en pozos de 4 metros de profundidad debajo de dos garajes.

************************************

A continuación:

Se revela el secreto del negocio multimillonario de China

“Los militares están ganando dinero de esto, los hospitales están ganando dinero de esto, los intermediarios están ganando dinero de esto y hablando de dinero, se trata de una operación multimillonaria”.

TE RECOMENDAMOS