Las afirmaciones erróneas del nutricionista pueden confundir sobre el riesgo de obesidad para la salud

Los expertos desafían la afirmación de que el estigma social y la dieta de yoyo son factores clave detrás de las enfermedades crónicas
Por JULIE APPLEBY, KAISER HEALTH NEWS
30 de Noviembre de 2019 Actualizado: 30 de Noviembre de 2019

En una reciente columna de opinión del New York Times, la dietista Christy Harrison, una “entrenadora en alimentación intuitiva” y autora, respondió a un compañero médico que había cuestionado algunos de sus pensamientos sobre el vínculo entre el sobrepeso y el desarrollo de otras afecciones médicas.

Harrison señaló que aunque a la mayoría de los profesionales de la salud se les ha enseñado que un índice de masa corporal (IMC) más alto causa malos resultados de salud, ella escribió, “desafortunadamente, eso no es cierto”.

Además agregó: “Tenemos una serie de problemas asociados con altas IMCs. Pero la correlación no prueba la causalidad, y existe una gran cantidad de investigaciones que demuestran que el estigma y el ciclo del peso pueden explicar la mayoría, si no todas, las asociaciones que vemos entre pesos más altos y padecimientos de salud”.

Decidimos investigar el punto que estaba haciendo, que está en el centro de un debate más amplio y a menudo acalorado sobre si es posible tener sobrepeso y estar saludable al mismo tiempo, una perspectiva defendida por el movimiento “Salud en todos los tamaños”, del cual Harrison hace parte. Con casi el 72 por ciento de los adultos estadounidenses considerados con sobrepeso u obesidad, este es un problema apremiante.

Cuando nos comunicamos con Harrison para averiguar la base de su declaración, ella respondió rápidamente, citando dos documentos como sus principales fuentes.

El primero, un artículo de 2011 publicado en el Nutrition Journal, argumenta que podría ser mejor alejarse de los esfuerzos de pérdida de peso para mejorar la salud por otras maneras que son neutrales con respecto al peso.

Su autora principal, Linda Bacon, profesora de la Universidad de California – Davis, escribió: “Salud en todos los tamaños: la sorprendente verdad sobre su peso”, un libro de 2010 acogido por defensores de la “aceptación de la gordura”.

“Mientras está bien establecido que la obesidad está asociada con un mayor riesgo de muchas enfermedades, la causalidad está menos establecida”. (Photo by Jana Birchum/Getty Images)

Este aborda el primer punto de Harrison de que, “Mientras está bien establecido que la obesidad está asociada con un mayor riesgo de muchas enfermedades, la causalidad está menos establecida”.

El otro documento, una pieza de 2014 en el Journal of Obesity, presenta argumentos similares.

Causalidad, correlación, asociación: expliquemos eso

La mayoría de los estadísticos utilizan un punto de vista antiguo: la correlación no es igual a la causalidad.

Pero ¿qué significa eso? Usemos un ejemplo falso: algunas personas tienen problemas para ver de noche. Resulta que todas esas personas comieron zanahorias. Ergo, podría haber una correlación entre comer zanahorias y problemas de visión nocturna.

Sin embargo, eso no prueba nada más, que la causalidad. La correlación es necesaria cuando se trata de determinar la causalidad, pero no lo prueba.

“Los estudios epidemiológicos nunca muestran causalidad, solo asociación”, dijo el Dr. Samuel Klein, director del Centro de Nutrición Humana de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis.

Para establecer la causa, los epidemiólogos necesitan más evidencia.

La mejor manera para hacer esto, y es considerada el “estándar de oro”, es asignar personas al azar a un grupo u otro, alimentar a un grupo con zanahorias y no darles zanahorias al otro. Luego, los investigadores monitorearían cualquier diferencia en cuestión de cuántas personas desarrollan problemas de visión nocturna.

Eso es ingenioso, pero no siempre es posible o ético. No se podría, por ejemplo, asignar al azar a algunas personas a un grupo y luego hacer que tengan sobrepeso.

En cambio, los investigadores utilizan diferentes tipos de estudios, como aquellos que comparan grupos de personas que ya tienen la característica, por ejemplo, que ya comían zanahorias o tenían sobrepeso, con aquellos que no, para ver si surgen patrones.

Utilizan métodos para controlar las cosas que pueden afectar los resultados, como la edad, el sexo, el nivel de ingresos, si una persona fuma y otros factores. Luego pueden estimar cuán fuerte ven una asociación o correlación.

Con el tabaquismo y el cáncer de pulmón, se observaron asociaciones muy fuertes, lo que llevó a la conclusión de que sí, fumar causa cáncer de pulmón. Pero, ¿el exceso de peso causa otras afecciones de salud, como diabetes, enfermedades cardíacas, cáncer, apnea del sueño o problemas en las articulaciones?

abdomen inflamado, reducción con vick vaporub
¿El exceso de peso causa otras afecciones de salud, como diabetes, enfermedades cardíacas, cáncer, apnea del sueño o problemas en las articulaciones? (Pixabay | jarmoluk).

“Con el caso del peso, las asociaciones son mucho más débiles”, dijo Kendrin Sonneville, profesor asistente de ciencias nutricionales en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan.

Entonces, en este punto, la declaración de Henderson se mantiene. La investigación científica actual respalda una correlación entre tener sobrepeso y tener mala salud, pero no establece definitivamente la causalidad.

Sin embargo otros, especialmente médicos, dicen que hay pocas dudas de que el sobrepeso aumenta el riesgo de desarrollar tales problemas de salud.

“Esto no está en debate”, dijo el Dr. Harold Bays, director científico de la Asociación de Medicina de Obesidad, que representa a los profesionales que tratan a pacientes con sobrepeso.

“La abrumadora cantidad de datos clínicos y científicos respalda la obesidad como enfermedad, tanto como contribuyente directo e indirecto a una gran cantidad de consecuencias metabólicas adversas y otras consecuencias para la salud”, dijo.

Una declaración científica en 2018 de la Sociedad Endocrina, por ejemplo, analizó muchos estudios sobre sobrepeso y obesidad, y concluyó que los dos contribuyen a la “diabetes mellitus tipo 2, enfermedad cardiovascular, algunos tipos de cáncer, enfermedad renal, apnea obstructiva del sueño, gota, osteoartritis y enfermedad hepatobiliar, entre otros.”

Entonces las cosas se ponen turbias.

Bays y los otros expertos coincidieron en que algunas personas con sobrepeso podrían no desarrollar estas otras condiciones.

“Es absolutamente cierto que no todos los casos de diabetes, hipertensión, cáncer e hígado graso se deben a la obesidad”, dijo Bays.

Reconocieron que las personas que caen en la categoría de obesidad o sobrepeso incluso pueden parecer saludables metabólicamente, al menos por un tiempo.

Pero también hay una advertencia.

“Si dices, ‘Espera un minuto, ¿está su nivel de azúcar en la sangre donde lo queremos… no son sus triglicéridos un poco altos, y qué pasa con su presión arterial?’ Y eso sin mencionar el dolor en las articulaciones o la apnea del sueño”, Dijo Bays.

“Cuando se profundiza, muy pocas personas realmente cumplirían con los criterios de ser metabólicamente saludables pero obesos, y si los sigues durante cinco o 10 años, entonces la mayoría tendrá algo”.

¿Qué pasa con el estigma?

Ha habido menos investigación sobre el segundo punto de Harrison: que la mayoría, si no todas, las enfermedades asociadas con la obesidad o el sobrepeso, son causadas por el estigma que enfrentan las personas pesadas o por el efecto yo-yo de hacer dieta, perder peso y luego aumentar de peso de nuevo, en ciclos regulares.

Ella apuntó hacia la investigación incluida en el documento de Bacon que informa que el ciclo del peso podría provocar hipertensión o presión arterial alta. La investigación, sin embargo, encontró asociaciones, aunque no causalidad específica.

De manera similar, en otro estudio, Harrison dijo que las personas que reportaron haber sufrido discriminación debido a su peso (6 por ciento de la muestra estudiada) tenían el doble de riesgo de estrés fisiológico durante casi 10 años. Tal estrés puede estar asociado con diabetes tipo 2, hipertensión y enfermedad cardiovascular, según el estudio.

Pero la mayoría de las personas con las que hablamos discutieron enérgicamente la afirmación general de que el estigma y el ciclo del peso pueden causar tantas afecciones crónicas.

Autoridades de salud del sur de California alertaron la semana pasada por el brote de una extraña y mortal enfermedad conocida como meningocócica. Foto: David Sacks/Getty Images
“Cuando se profundiza, muy pocas personas realmente cumplirían con los criterios de ser metabólicamente saludables pero obesos, y si los sigues durante cinco o 10 años, entonces la mayoría tendrá algo”. (David Sacks/Getty Images).

Si bien esas dos cosas pueden ser un factor en los problemas de salud, no son responsables de la mayoría de los afecciones de salud vistos por sus pacientes, dijo la doctora Fatima Cody Stanford, médica de obesidad y profesora asistente de medicina y pediatría en la Facultad de Medicina de Harvard.

Stanford también está en desacuerdo con los defensores que promueven la idea de que el sobrepeso no es un gran factor de riesgo para la salud.

“El movimiento Salud en Todos lo Tamaños va en contra de lo que sabemos sobre la obesidad como enfermedad”, dijo Stanford. “Su objetivo en ese movimiento es no aprender de la ciencia”.

Nuestra decisión

Harrison dijo que la idea de que un IMC más alto causa padecimientos de salud “simplemente no es cierto”, y agregó que “tenemos una serie de problemas asociados con un IMC alto. Pero la correlación no prueba la causalidad, y existe una gran cantidad de investigaciones que demuestran que el estigma y el ciclo del peso pueden explicar la mayoría, si no todas, las asociaciones que vemos entre pesos más altos y malos resultados de salud”.

En una lectura estricta de la ciencia, ella tiene un punto. Es muy difícil demostrar definitivamente qué causa la enfermedad, y mostrar “correlación” es algo diferente a la causalidad. Sin embargo, ella parece aplicar este estándar de manera selectiva, usándolo para socavar la relación entre un IMC alto y resultados de salud deficientes, y como evidencia del cómo el ciclo del peso y el estigma están relacionados con ciertas afecciones de salud crónicas.

Sin embargo, en el caso de la obesidad, los investigadores en múltiples estudios a nivel nacional y mundial han demostrado vínculos definitivos entre el sobrepeso y el desarrollo de enfermedades como la diabetes y afecciones como las articulaciones dolorosas. Hay mucha menos evidencia del papel que el estigma de peso y la dieta de yoyo podrían tener en el desarrollo de esos problemas médicos, aunque los expertos recomiendan continuar la investigación de esas preguntas.

Calificamos la declaración de Harrison como Principalmente Falsa.

Julie Appleby es una corresponsal senior que informa sobre la implementación de la ley de salud, los tratamientos y costos de atención médica, las tendencias en el seguro de salud y las políticas que afectan a los hospitales y otros proveedores médicos. Este artículo fue publicado originalmente en Kaiser Health News.

*****

Puede interesarle:

Esta chica solitaria y acosada recupera su autoestima al asistir a un evento que cambiaría su vida para siempre.

 

TE RECOMENDAMOS