Las armas de energía dirigida son casi una realidad dentro del campo de batalla

Por Simon Veazey
16 de Septiembre de 2020
Actualizado: 16 de Septiembre de 2020

Las armas de energía dirigida están finalmente preparadas para jugar un papel serio en el campo de batalla.

La idea del rayo de la muerte fue propuesta desde 1935. Pero los inventores pronto abandonaron la idea después de calcular que necesitaba una gran cantidad de energía imposible de reunir en ese momento. En su lugar, su investigación dio lugar a un dispositivo electromagnético diferente: el radar.

Ochenta y cinco años más tarde, la tecnología de lo que ahora se conoce como armas de energía dirigida ha evolucionado lo suficiente como para empezar a desempeñar papeles que normalmente son ocupados por la artillería y los misiles.

El ejército ha estado desarrollando armas de energía dirigida de diferentes tipos desde la década de 1960, pero recién ahora es una realidad cercana la tecnología de disparo de misiles que se visualizó en la Guerra de las Galaxias de Reagan.

La visión original de 1935 del rayo de la muerte antipersonal se ha explorado de vez en cuando, pero ahora se ha dejado de lado por lo general para dar paso a máquinas que se dirigen a otras máquinas.

En mayo de este año, un láser operacional instalado en un barco de la Armada derribó un dron durante una prueba realizada en el Pacífico.

Un video muestra un dron que está siendo apuntado y desactivado por un Demostrador de Sistema de Armas Láser de Maduración de Estado Sólido (LWSD) a bordo del USS Portland el 1 de mayo de 2020. (Departamento de Defensa/Marina)

El avance no es solo una tecnología que puede concentrar mucha energía en un punto del espacio. El rayo también tiene que rastrear con precisión el mismo punto, a pocos centímetros, en un objetivo que se mueve a 800 kilómetros por hora a varios kilómetros de distancia, durante unos cinco segundos.

Otro tipo de armas de energía dirigida utilizan la radiación de microondas como una mini bomba de pulso para desactivar los componentes electrónicos de los objetivos, en lugar de provocar daños físicos como los láseres.

“Los láseres están siendo mejorados en este momento en el Departamento de Defensa. Hay varios programas para hacerlo”, dijo a The Epoch Times Bryan Clark, analista senior de tecnología de defensa en el Instituto Hudson. “La Armada tiene un láser en uno de sus barcos ahora mismo”.

Ese láser de 60 kilovatios está diseñado para eliminar drones, o quizás cohetes, según Clark. “No sería realmente útil contra misiles de crucero o misiles balísticos”.

Misiles asesinos en camino

“La idea es que esto es un paso hacia un láser más poderoso”, dice.

El USS Ponce lleva a cabo una demostración operacional del Sistema de Armas Láser patrocinado por la Oficina de Investigación Naval (ONR) mientras está desplegado en el Golfo Arábigo el 17 de noviembre de 2014. (Marina de los EE.UU./John F. Williams/Distribuido)

A partir del año que viene, la Armada planea montar láseres en su última clase de destructores con una potencia de 150-300 kilovatios.

“Una vez que lleguen al rango de 300 kilovatios, esos láseres tendrán capacidad contra misiles de crucero—dependiendo del misil de crucero que sea y de la velocidad a la que vaya”, dice Clark.

La defensa con misiles es una prioridad para los generales estadounidenses que tratan de contrarrestar la gran cantidad de misiles de Rusia y China, construidos en la última década.

China, en particular, ha acumulado el mayor arsenal de misiles de largo alcance en el mundo durante la última década, específicamente para neutralizar la supremacía de los portaaviones estadounidenses y sus aviones en el Pacífico.

En un momento, se pensó que una respuesta para contrarrestar los misiles podría estar basada en el desarrollo del cañón de rieles, que utiliza energía electromagnética en lugar de explosivos para lanzar proyectiles.

Un sistema láser de demostración HEL-MD montado en un camión táctico pesado de movilidad expandida (HEMTT) estándar del Ejército pasa por pruebas en las instalaciones de pruebas de White Sands en Nuevo México el 31 de octubre de 2014. (José Salazar/DoD)

Pero Clark dice que el arma no resultó ser un cambio tan grande como se esperaba. Los cañones de rieles se desgastan rápidamente, tienen una tasa de fuego similar a la de un cañón de artillería regular, y cuestan más.

“El único beneficio es que los proyectiles salen más rápido y potencialmente podrían golpear diferentes clases de objetivos”, dice.

(En cambio el Pentágono está adaptando los proyectiles hipersónicos desarrollados para el cañón de rieles para que funcionen como rondas de artillería regulares).

En cuanto a la defensa con misiles, Clark dice que las armas de energía dirigida han resultado tener más potencial que el cañón de rieles, pero aún tienen limitaciones.

Dice que proporcionan nuevas opciones, pero no serán un cambio tan grande para los futuros campos de batalla como los sistemas autónomos.

“Lo que hace la energía dirigida es simplemente reemplazar lo que se hace hoy en día con los misiles tierra-aire o reemplazar un arma tipo artillería”.

Por supuesto, las armas de energía dirigida tienen la ventaja de que no se quedan sin municiones.

A diferencia de los proyectiles o misiles que pueden maniobrar y formar arcos alrededor de la curvatura de la tierra, los láseres solamente pueden disparar en la línea de visión.

Clark señala que los láseres montados en aeronaves no tendrán tales problemas.

Otra forma de evitar el problema de la línea de visión para la defensa de misiles sería montar armas en los satélites, afirma. Pero eso plantea el problema de cómo cargar un arma que necesita mucha energía en el espacio.

“Los sistemas de generación de energía por satélite están diseñados para proporcionar bajos niveles de voltaje o bajos niveles de corriente durante un período de tiempo muy largo, no grandes cantidades de corriente durante un período de tiempo corto. Ese fue uno de los retos con los que se encontró la Guerra de las Galaxias”.

Un giro estilo la Guerra de las Galaxias

Brent Sadler, un analista de defensa de la Fundación Heritage, está de acuerdo en que la energía dirigida no es una panacea.

“Alguna capacidad tradicional o de cañón de rieles será necesaria si el mantenimiento atmosférico, de alcance o de sistemas requiere un armamento secundario que no sea de energía dirigida”.

Sin embargo, en general, Salder dice que la llegada de armas de energía dirigida “será grande y alterará el diseño de futuras naves de guerra”.

“Las armas de Energía Dirigida (DE) tienen diferentes requisitos de energía, por lo que las naves del futuro tendrán que considerar esto en su diseño, así como los requisitos de mantenimiento”.

“Dicho esto, no tener que llevar cientos de rondas de munición libera espacio y peso, piensa en naves más rápidas que son potencialmente más pequeñas con una tripulación reducida”.

Sadler dice que el desarrollo de armas de energía dirigida se remonta a la iniciativa de la Guerra de las Galaxias de Reagan que produjo la capacidad de intercepción de AEGIS BM y los interceptores.

Dice que la tecnología de energía dirigida se ha visto frenada por las dificultades para producir estos niveles de potencia y también para poder mitigar los impactos atmosféricos.

“Creo que lo que están viendo es la culminación de un mejor poder de procesamiento, nuevos avances materiales para el nivel de potencia, así como una mayor inversión en estos sistemas”.

El USS Ponce lleva a cabo una demostración operacional del Sistema de Armas Láser patrocinado por la Oficina de Investigación Naval (ONR) mientras está desplegado en el Golfo Arábigo el 17 de noviembre de 2014. (Marina de los Estados Unidos/John F. Williams/Distribuido)

“El suministro de energía no es realmente una cuestión de diseño, sino una cuestión de ingeniería sobre cómo distribuir la energía en una nave”.

Sadler dice que los láseres montados en buques, por ahora, son los que más se usan actualmente en el campo para defenderse de los drones y pequeños barcos “como los que usan los iraníes en el Estrecho de Ormuz”.

Pero dice que el ejército está “muy cerca” de poder derribar misiles, pero primero debe conseguir la potencia hasta los 300 kilovatios para hacer viable la defensa con misiles.

“Eso no significa que los sistemas con menos potencia se puedan emparejar con múltiples plataformas antes de tener un efecto aditivo en el derribo de misiles, por ejemplo, tres naves con láseres de 150 kw enfocando el fuego en un solo misil”.

Una extensión de la guerra electrónica

Además de los láseres, las armas de energía dirigida también incluyen emisores de microondas.

A diferencia de los láseres, estos están diseñados para aturdir a los objetivos o freír sus circuitos, en lugar de crear daños físicos.

“Es básicamente un mini EMP”, dice Clark. “Daña la electrónica dentro de una computadora o dentro de un sistema de guía. Así que podría ser tan ofensivo contra la infraestructura, dañando su electrónica o podrías usarlo contra un misil de crucero entrante para dañar la electrónica y con suerte hacer que se estrelle”.

Es posible reforzar el equipo contra estas armas con una jaula de faraday a bordo, dice Clark.

Rusia y China han estado invirtiendo dinero en armas de energía dirigida, dice Clark, y a algunos les preocupa que puedan estar por delante de Estados Unidos.

Pero aunque han avanzado un poco más con la tecnología subyacente, dice que carecen de capacidad operativa.

Rusia y China tienden a utilizar la última tecnología militar más como “una herramienta de mensajería”, dice, antes de que hayan puesto en marcha cualquier doctrina militar, entrenamiento, logística o mantenimiento.

“El ejército de EE.UU. tarda más tiempo, pero cuando eventualmente estas cuestiones aparecen, ellos tienen toda una infraestructura de apoyo que los respalda”.

“Cuando estos láseres empiecen a aparecer en los barcos de la Armada—cada nuevo destructor DDG-51 va a tener un láser—van a tener toda una logística e infraestructura de apoyo detrás de ellos, un nuevo programa de entrenamiento para que la gente aprenda a operarlos”.

Siga a Simon en Twitter: @SPVeazey


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Drones chinos podrían espiar tu celular al recopilar datos para el régimen

TE RECOMENDAMOS