Las buenas historias de China: Hailibu, el cazador de buen corazón

Por La Gran Época
30 de Agosto de 2020
Actualizado: 30 de Agosto de 2020

En las praderas de Mongolia solía haber un cazador de buen corazón llamado Hailibu. Después de cada cacería, dividía la carne entre otros aldeanos y se quedaba solo con una pequeña porción para él. Su cuidado hacia los demás lo hizo acreedor de un gran respeto en el pueblo.

Un día, mientras cazaba en el bosque, Hailibu escuchó gritos urgentes desde el cielo. Mirando hacia arriba, vio una pequeña criatura capturada por un buitre voraz. Rápidamente apuntó su flecha al depredador. Herido por la flecha, el buitre soltó a la presa.

Hailibu miró a esta extraña criatura que tenía un cuerpo de serpiente, y dijo, “Pobrecita, vete a casa rápido”. La criatura respondió: “Respetable cazador, me has salvado la vida, por lo que te estoy muy agradecida. Soy hija del rey dragón, y estoy segura que mi padre te lo agradecerá con una gran recompensa. Él tiene muchos tesoros que puedes llevarte. Si ninguno de estos tesoros te complace, puedes pedirle una piedra preciosa que tiene en su boca. Quien tenga esta piedra en la boca será capaz de entender el lenguaje de todos los animales”.

Al cazador Hailibu no le interesaba ningún tesoro, pero el poder entender el lenguaje de los animales le atraía mucho. Le preguntó a la hija del dragón: “¿Existe realmente una piedra tan preciosa?”. Ella respondió: “Sí. Pero lo que oigas de los animales, debes guardártelo para ti. Si se lo cuentas a otros, te convertirás en una roca”.

La joven dragona llevó a Hailibu al lado del océano. A medida que avanzaban en el océano, el agua se separaba rápidamente a los lados, de modo que Hailibu podía caminar como si fuera una amplia avenida. Pronto surgió un palacio brillante, donde residía el rey dragón.

El rey dragón se alegró de saber que Hailibu había salvado a su hija, y le ofreció tomar cualquier tesoro que quisiera de su palacio. Después de un momento de silencio, Hailibu respondió, “Si quiere darme algo como regalo, ¿puedo pedirle la piedra preciosa que tiene en la boca?”

El rey dragón bajó la cabeza, pensó por un momento. Luego sacó la piedra de su boca y se la entregó a Hailibu.

Al despedirse, la hija del dragón le repitió a Hailibu: “Respetable cazador, por favor recuerda no decirle a nadie lo que dicen los animales. De lo contrario, te convertirás en una roca inmediatamente”.

Teniendo la piedra preciosa en su boca, Hailibu disfrutaba aún más de su caza en el bosque. Él podía entender el lenguaje de todas las bestias y pájaros, y sabía qué animales cazar en qué parte de la montaña. Era capaz de cazar más carne y dar más a los aldeanos.

Varios años pasaron rápidamente.

Un día, en la montaña, escuchó a un grupo de pájaros discutiendo algo con urgencia. Escuchó atentamente. El pájaro líder dijo: “Tenemos que ir a otro lugar rápidamente. Esta noche, la montaña se derrumbará y la inundación sumergirá toda esta tierra. Mucha gente puede morir”.

Hailibu se sorprendió al escuchar esto. Corrió rápidamente a casa y dijo a los aldeanos: “Tenemos que irnos a otro sitio inmediatamente; ¡no podemos quedarnos más aquí!”. Todos se sorprendieron: “Estamos viviendo bien aquí; ¿por qué mudarnos?”. Hailibu siguió repitiendo esas palabras, pero nadie escuchó. Entre lágrimas, suplicó: “Por favor, escúchame, puedo jurar que lo que dije es verdad. Créanme, tenemos que movernos ahora; de lo contrario sería demasiado tarde”.

Un anciano trató de calmar a Hailibu: “Eres un buen hombre y nunca has mentido. Hemos vivido aquí durante generaciones pero ahora nos pides que nos mudemos. Tienes que decirnos por qué; mudarse no es algo fácil”.

Hailibu no vio otra forma de salvar a los aldeanos. De repente se volvió muy tranquilo. Se puso serio y dijo a los aldeanos: “Esta noche, la montaña se derrumbará y una gran inundación ahogará esta tierra. Como ven, los pájaros se han ido volando”. Luego relató cómo obtuvo la piedra preciosa, fue capaz de entender a todas las bestias y pájaros pero tuvo que mantener en secreto lo que escuchó para no convertirse en una roca, y finalmente las palabras de los pájaros acerca de volar lejos de esta tierra para escapar del desastre inminente.

Mientras contaba su historia, la parte inferior de su cuerpo, empezando por sus pies, empezó a convertirse en parte de una roca. Cuando terminó de contar toda la historia, se convirtió en una roca completamente.

Los aldeanos se quedaron conmocionados y en lágrimas. Lloraron de pena, deseando haber escuchado a Hailibu antes. Cargando sus cosas esenciales y pastoreando su ganado, los aldeanos, junto con sus ancianos y niños, caminaron hacia una tierra lejana. Continuaron caminando por la noche, cuando de repente una nube espesa cubrió el cielo y el viento empezó a rugir. Pronto llovió como nunca antes. En dirección a su aldea, escucharon un rugido estruendoso del derrumbe de la montaña…

Ya han pasado generaciones. Se dice que los descendientes de esa aldea aún recuerdan al bondadoso cazador Hailibu y hablan de buscar esa roca.

Fuente: Esta historia está basada en un cuento tradicional mongol.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

La falsa felicidad del comunismo

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

TE RECOMENDAMOS