Las cinco mentiras más grandes que enseñan oficialmente las escuelas en China a sus estudiantes

Por Jocelyn Neo
18 de Mayo de 2020
Actualizado: 18 de Mayo de 2020

Desde el brote del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), conocido comúnmente como el nuevo coronavirus, el mundo se ha mostrado escéptico con respecto a las cifras de casos y muertes confirmadas en China. De hecho, no es la primera vez que el régimen totalitario se enfrenta al escrutinio del mundo por difundir desinformación sobre asuntos relacionados con emergencias sanitarias: en 2003 fue el encubrimiento del SARS.

Pero ¿cuántos son conscientes del hecho de que incluso los libros de texto escolares en China contienen información distorsionada sobre la historia, tanto de la suya como la del mundo? Aquí están cinco de las mayores mentiras que se enseñan a los estudiantes chinos en la escuela.

Mentira #1: Guerra chino-japonesa

Durante décadas, el régimen comunista chino ha afirmado que llevó a China a la victoria y derrotó a Japón durante la Guerra chino-japonesa. Sin embargo, esto está muy lejos de la verdad, y el hecho de que el PCCh se atribuya el mérito definitivamente no le sienta bien a las tropas del Kuomintang —los soldados que lucharon en la guerra.

Las tropas comunistas ondean la bandera nacionalista de China en la ofensiva de los Cien Regimientos. (Dominio Público)

“El Partido Comunista Chino no derrotó a Japón”, dijo el comandante veterano Tao Shin-jun a Los Angeles Times en 2015. “Durante esos ocho años, fuimos nosotros, los nacionalistas, quienes luchamos —los comunistas no lucharon contra los japoneses. Ellos intentaron que los soldados nacionalistas se pusieran de su lado”.

Según la serie editorial de The Epoch Times Nueve Comentarios sobre el Partido Comunista, la evidencia histórica ha demostrado que el PCCh “evitó intencionalmente las batallas en la guerra chino-japonesa”. La serie también mencionó que en 1972, Mao Zedong le dijo al primer Ministro japonés, Kakuei Tanaka, que el “PCCh no habría ganado el poder en China” si la guerra no hubiera sucedido.

A pesar de las pruebas históricas y los archivos, el régimen autoritario dijo a los educadores chinos en 2017 que reescribieran los libros de texto sobre la guerra del país con Japón. The New York Times informó que en lugar de la “guerra de ocho años de resistencia contra la agresión japonesa”, que duró de 1937 a 1945, se pidió a los educadores que la cambiaran por la “guerra de catorce años de resistencia contra la agresión japonesa” para incluir los años 1931 a 1936 cuando el Ejército Imperial Japonés invadió Manchuria.

Un hombre mostrando sus costillas come arroz en cuclillas frente a los carteles de propaganda del régimen chino durante la guerra chino-japonesa. (Archivo Hulton / Getty Images)

El Ministerio de Educación Chino dijo que la razón para reescribir los libros de texto fue para enfatizar el “papel central” del partido comunista en la guerra y también para promover la “educación patriótica”, según The New York Times. Sin embargo, Kerry Brown, profesor de política china en el King’s College de Londres, piensa que la distorsión de la historia mostró la inseguridad del partido comunista.

“Demuestra esta continua inclinación del partido a buscar fuentes de legitimidad dondequiera que pueda y revela más inseguridad que verdadera fortaleza”, dijo a The New York Times.

Mentira #2: La Gran Hambruna

La Gran Hambruna de tres años, que duró de 1959 a 1961, ha sido calificada por el régimen chino como “tres años de desastre natural”, y el régimen le atribuye la culpa al clima.

Yang Jisheng, un periodista veterano chino y autor de Tombstone, un libro en el que se detalla la Gran Hambruna, buscó en diferentes fuentes y archivos de datos meteorológicos de 1958 a 1961 y no encontró ningún registro de desastres naturales como inundaciones o sequías.

De hecho, la Gran Hambruna fue en realidad un gran desastre económico causado por el Gran Salto Adelante, una campaña que requirió que todos los habitantes del país se involucraran en la fabricación de acero y obligó a los agricultores a abandonar sus cultivos. El resultado fue la muerte de 40 millones de personas, según el artículo Gran Hambruna del libro Registros históricos de la República Popular de China (pdf) publicado en febrero de 1994 por la editorial Red Flag, se señala en Nueve Comentarios sobre el Partido Comunista (pdf).

(JACQUET-FRANCILLON/AFP a través de Getty Images)

Sin embargo, Helen Raleigh, inmigrante de China y colaboradora principal de The Federalist, escribió en un artículo fechado en 2016 que su libro de historia de escuela secundaria no mencionaba el número de personas que murieron. En su lugar, la hambruna se resumió en “solo unas pocas frases”.

Raleigh añadió que no había libros oficiales que detallaran lo sucedido. Pero se enteró a través de sus padres que tuvieron un tío que murió siendo un bebé por inanición. Ella dijo que su abuela estaba “demasiado hambrienta como para producir leche, y no había ninguna fórmula para bebés disponible”.

En un artículo anterior de The Epoch Times, el Sr. Jiang, del condado de Xie, provincia de Shanxi, recordó una escena aún más horrible: el canibalismo. “La gente comía cualquier cosa”, dijo. “Hubo muertes en todas las familias. Había cadáveres por todas partes. Finalmente, la gente empezó a comer humanos, incluyendo a los que estaban vivos y a sus parientes”.

Mentira #3: La masacre de la Plaza de Tiananmen

El mundo no puede olvidar la imagen icónica del “Hombre del Tanque” parado frente a una línea de tanques en la Plaza de Tiananmen el 5 de junio de 1989, así como la Masacre de la Plaza de Tiananmen, que ocurrió un día antes, el 4 de junio de 1989. Fue el día en el que muchos ciudadanos inocentes, incluyendo estudiantes, fueron abatidos a tiros y aplastados por los tanques.

Un manifestante se enfrenta valientemente a una columna de tanques en la Plaza de Tiananmen. (wWikipedia)

El incidente comenzó en abril de 1989 cuando miles de estudiantes prodemocracia se manifestaron en las calles de Beijing pidiendo reformas políticas y económicas, así como el fin de la corrupción gubernamental. Sin embargo, los soldados y vehículos militares chinos irrumpieron en la Plaza Tiananmen durante la noche del 3 al 4 de junio y mataron a muchos.

Según la información desclasificada filtrada por una fuente anónima de alto nivel en el Consejo de Estado chino, unas 10,454 personas fueron asesinadas por soldados chinos durante la masacre. A pesar de que la noticia se difundió ampliamente en todo el mundo, no muchos estudiantes chinos saben de este fatídico día.

Eric Fish, autor de China’s Millennials: The Want Generation, escribió en TIME que conoció a una joven china que estudiaba periodismo en la Universidad de Columbia, quien no supo de la masacre hasta que un profesor reprodujo el video. La mujer incluso se molestó y pensó que era propaganda de Estados Unidos. Solo después de que la mujer hizo su propia investigación en Internet se dio cuenta de lo que había pasado, dijo Fish.

De hecho, la razón por la que algunos estudiantes se quedan a ciegas sobre este importante incidente histórico se debe a la propaganda y la censura del régimen chino. El régimen afirmó que ningún estudiante había muerto y que algunos estudiantes habían atacado a las tropas, matando a algunos; sin embargo, el PCCh revisó posteriormente su posición. Según la BBC, el PCCh dijo que los “disturbios contrarrevolucionarios” que ocurrieron el 4 de junio habían causado la muerte de 200 civiles y de algunos miembros del personal de seguridad.

Un estudiante despliega una pancarta con uno de los lemas cantados por la multitud de unos 200,000 espectadores que se dirigen a la Plaza de Tiananmen en Beijing el 22 de abril de 1989. (CATHERINE HENRIETTE/AFP/Getty Images)

En cuanto a los que sabían una o dos cosas sobre el incidente, algunos lo han descartado como un evento no relacionado. Cui, un auditor, dijo a Foreign Policy, que el aniversario del 4 de junio no tiene nada que ver con él. Además, “no conozco a ningún joven a mi alrededor que se preocupe por el aniversario del 4 de junio tampoco”, dijo.

Mentira #4. No creer en los dioses

El PCCh, conocido por promover el ateísmo, afirma que la religión es un “opio espiritual” que puede intoxicar a las personas. Desde que llegó al poder en China, el PCCh ordenó que se tomaran medidas enérgicas contra las religiones y los grupos religiosos. Hasta hoy, la persecución religiosa continúa en la China comunista, y a los miembros del partido, incluidos los funcionarios jubilados, se les ha dicho repetidamente que no deben creer en las religiones.

Según un informe de la BBC, el medio estatal chino Xinhua citó a un funcionario, diciendo: “Hay reglas claras de que los funcionarios retirados y los miembros del partido no pueden creer en la religión, no pueden participar en actividades religiosas y deben luchar firmemente contra los cultos”.

A los maestros de escuela en China se les suele exigir que pidan a sus jóvenes estudiantes que informen sobre los miembros de su familia que participan en actividades religiosas, según un informe de marzo de 2019 de Bitter Winter, una revista sobre la libertad religiosa y los derechos humanos en China. La revista escribió que algunos oficiales de policía fueron a una escuela primaria en Beijing para preguntar a los estudiantes de sexto grado si sus familiares son creyentes religiosos e incluso trataron de sobornarlos.

En la ciudad de Shangqiu, provincia de Henan, se dijo a algunos estudiantes de secundaria que firmaran con sus nombres en una pancarta, prometiendo mantenerse alejados de los dioses. También fueron amenazados con la expulsión si se descubría que eran religiosos.

Los estudiantes leyeron en su aula en la escuela primaria “Ejército Rojo” de Yang Dezhi en Wenshui, condado de Xishui, en la provincia de Guizhou (China), el 7 de noviembre de 2016. En 2008, Yang Dezhi fue designada “escuela primaria del Ejército Rojo”—financiada por la “nobleza roja” de los comandantes comunistas de la época de la revolución en China y sus familias, una de las muchas instituciones de este tipo que se han establecido en todo el país. (Fred Dufour/AFP a través de Getty Images)

Tales políticas han creado estrés en algunas familias. Una mujer china cristiana le dijo a Bitter Winter que su hijo había sido adoctrinado por su maestro con la creencia de que su madre lo abandonaría e incluso podría autoinmolarse. “Antes de que empezara la escuela, le conté a mi hijo sobre la creación de Dios, y él lo creía”, dijo la mujer. “Pero después de que le enseñaran en la escuela, mi hijo es como una persona diferente. En la China atea, a estos niños puros e inocentes se les ha enseñado a odiar a Dios”.

Otro estudiante de primaria en la provincia de Hebei trató de persuadir a su padre cristiano de no creer en Dios. “Eso te lleva a un callejón sin salida. Si asistes a reuniones, serás arrestado”, le dijo el niño a su padre, según informes de la revista.

Mentira #5. El engaño de autoinmolación de Tiananmen

El 23 de enero de 2001, un día antes del Año Nuevo Lunar chino, la prensa estatal china informó que algunos practicantes de Falun Dafa, también conocido como Falun Gong, entre ellos una niña de 12 años, se habían autoinmolado en la Plaza Tiananmen. Este incidente fue agregado más tarde a los libros de texto de escuela primaria china para incitar a los jóvenes estudiantes a odiar a Falun Gong.

Una imagen del libro de texto de escuela primaria “Pensamientos y Educación Moral (Décimo volumen)” impreso en noviembre de 2003. (Minghui)

Falun Dafa es una práctica de cuerpo y mente que consiste en series de cinco ejercicios y los principios universales de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Apenas cinco años después de su introducción en 1992, hasta 70 millones de personas practicaban Falun Dafa. Por temor a la creciente popularidad de la práctica espiritual y a las enseñanzas de elevación de la moral, el PCCh lanzó una brutal represión de la práctica en julio de 1999; la persecución ha llevado a muchos practicantes a ser arrestados, detenidos y torturados.

Cuando comenzó la persecución, muchos chinos simpatizaban con los practicantes de Falun Dafa. Sin embargo, de repente, las multitudes se enfurecieron con la práctica después de que la propaganda de la autoinmolación se difundiera ampliamente en China a través de la prensa estatal.

(The Epoch Times)

Una semana más tarde, después de que se informara de la noticia, empezaron a aparecer pruebas de que la autoinmolación se había llevado a cabo —el número de autoinmolados aumentó de las cinco personas originales a siete cuando se transmitió el vídeo del incidente por circuito cerrado de televisión. Además, The Washington Post informó el 4 de febrero de 2001, que los vecinos de dos de las supuestas personas autoinmoladas —Liu Chunling, 36, y su hija de 12 años, Liu Siying— nunca habían visto a la madre o a la hija practicando Falun Dafa.

La vecina le contó al periodista un incidente en el que Liu golpeó a su madre adoptiva de 78 años. “Había algo malo con [Liu Chunling]”, dijo la vecina. “Golpeó a su madre, su madre estaba llorando y gritando. También golpeó a su hija”. Su comportamiento contradice lo que enseña Falun Dafa a sus practicantes, es decir, los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. El informe de The Washington Post también mencionó que solo la prensa estatal china podía entrevistar a los sobrevivientes e interactuar con sus familiares.

Una imagen del libro de texto de la escuela primaria “Pensamientos y Educación Moral (Décimo volumen)” impreso en noviembre de 2003. (Minghui)

Había más pruebas que demostraban que el incidente fue escenificado. Los periodistas extranjeros que conocían la Plaza Tiananmen dijeron que la policía normalmente no llevaba extintores. Sin embargo, las imágenes del incidente mostraron que la policía pudo apagar el fuego rápidamente con equipo contra incendios. El incidente se analizó posteriormente y se plasmó en un documental titulado Fuego falso, que ganó un premio honorífico en el 51º Festival Internacional de Cine de Columbia por la exposición del trágico suceso, en noviembre del 2003.

Sin embargo, a pesar de todas las pruebas, muchas personas en China siguieron sin conocer los hechos debido al Gran Contrafuegos de China.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


****

Mira a continuación

Fue arrollado por un tanque… y sobrevivió

TE RECOMENDAMOS