Las cinco razones por las que Estados Unidos debería reelegir a Trump

Por Thomas Del Beccaro
29 de Octubre de 2020
Actualizado: 29 de Octubre de 2020

Opinión

Las elecciones consisten en tomar decisiones. En lo que respecta a la presidencia, la decisión es entre dos personas y las políticas que probablemente logren. En 2020, yo decido votar por la reelección del presidente Trump y estas son las razones más importantes del por qué.

Antes de enumerar esas razones, observo que hace cuatro años, yo quería tres cosas de la presidencia de Trump. Primero, quería que promulgara una reforma fiscal y regulatoria para que la economía pudiera crecer por encima del promedio del 2 por ciento anual en crecimiento que fue el resultado de años de demasiado crecimiento en el gasto y las regulaciones gubernamentales. Tenga en cuenta que cuanto mayor es el gasto y la regulación como porcentaje de la economía, menor es el crecimiento económico.

En segundo lugar, quería que nos mantuviera seguros. Quería una defensa nacional fuerte que no apaciguara a Irán y Rusia.

Finalmente, quería que el presidente Trump nombrara jueces que NO fueran activistas judiciales. Quería que se conservara la Constitución.

Así que, aquí están las razones por las que votaré para reelegir al presidente Trump.

Trump cumplió sus promesas y siempre está avanzando. Trump prometió hacer las tres cosas anteriores y, oh sorpresa, cumplió sus promesas. De hecho, Trump ha cumplido más promesas que cualquier presidente en los tiempos modernos. Él literalmente va a trabajar y exige que se progrese independientemente de la época del año o del ciclo electoral. En consecuencia, se enfrentó a Corea del Norte en un año de elecciones (2018) y a la Paz de Medio Oriente en 2020.

El mundo es más seguro ahora. El avance logrado en la Paz en Medio Oriente es histórico y significativo. Las políticas fallidas de los últimos 25 años se centraron en apaciguar a Irán y a los palestinos. En la era nuclear/terrorista, eso dejó a Israel militarmente inseguro y cuestionando qué vecinos eran un riesgo y financiaban al terrorismo. Peor aún, la administración Obama/Biden le dio dinero a Irán y, por lo tanto, amenazó a Israel sin resultar en la paz.

Todo combinado, fue un conjunto de políticas que siempre estuvo destinado al fracaso y arriesgaba una guerra internacional.

El presidente Trump entró. Él dejó esas políticas, apoyó a Israel y desfinanció a Irán con sanciones. Con un Irán debilitado, su influencia disminuyó. Luego, Trump se acercó a los países sensatos del Medio Oriente y negoció acuerdos entre ellos e Israel. Como resultado, Israel ahora tiene menos vecinos hostiles, es más seguro e incluso puede considerar mejorar las relaciones con los palestinos sabiendo que están más seguros.

Como resultado de las políticas de Trump, el mundo tiene a un Medio Oriente más tranquilo que tiene perspectivas reales de paz prolongada. No hay forma de subestimar la importancia de eso.

Joe Biden, por otro lado, revertiría ese éxito abriendo a Irán nuevamente con otro acuerdo al estilo Obama/Biden. Biden también paralizaría la producción de energía de Estados Unidos. Combinadas, las políticas de Biden enriquecerían a Irán y le permitirían una vez más poner en peligro no solo a Medio Oriente, sino al mundo.

Tan solo por eso vale la pena votar por la reelección del presidente Trump.

Trump presidirá un auge mientras que las políticas económicas de Biden nos empujarán hacia una depresión. Joe Biden quiere instaurar el mayor aumento de impuestos en la historia de Estados Unidos. Quiere paralizar la industria energética, y estrangularía la economía con regulaciones. Todo eso, como escribí con el economista Stephen Moore, empujaría a Estados Unidos a una depresión.

El presidente Trump, por otro lado, instauró reformas económicas que permitieron que la economía floreciera. Si mantenemos ese rumbo, la economía se recuperará y la gente obtendrá empleo. Eso es lo que me importa. Que las personas consigan trabajo y se hagan cargo de sus propias vidas. Ese es el sueño americano.

Es por eso también que voy a votar por el presidente Trump.

Kamala Harris no puede ser presidenta. Como alguien que se postuló contra Kamala Harris en 2016 para el Senado de Estados Unidos, y la venció en una encuesta posterior al debate, ella no debería ser presidenta. Ella no es una persona seria—es imprudente y sin principios.

Sus políticas también marcarían el comienzo del socialismo–simple y llanamente. Ella quiere cobertura médica del gobierno, enormes aumentos de impuestos y el fin de la industria del fracking/petróleo. Sin duda, ella apoyaría la ampliación de la Corte Suprema y el fin del Colegio Electoral.

Sus puntos de vista importan porque la salud de Joe Biden es más que sospechosa y eso significaría una presidenta Harris. No gracias.

O apoya el avance hacia el socialismo o exija alejarse de este. Como último análisis, o entiende que el socialismo no funciona o usted no ha estudiado historia. Mi prueba de fuego es si un candidato comprende esa ley básica de la historia. Apoyar a un gobierno más grande de la magnitud de Biden y Harris no podría ser más equivocado.

En términos muy claros, el presidente Trump se interpone entre nosotros y el socialismo. Esa también es razón suficiente para reelegir al presidente Trump.

Ah, y una razón adicional. Me agrada un presidente patriota. No me agradan los políticos que nos destruyen a cada paso y nos dicen, falsamente, que nos maltratamos sistemáticamente. Sí, podemos y debemos mejorar en numerosos temas, incluyendo la raza. Por otro lado, no somos una mala nación.

Así que por favor, únanse a mí y voten por la prosperidad para todos. Voten por Trump.

Thomas Del Beccaro es un aclamado autor, orador, escritor de opinión de Fox News, Fox Business y The Epoch Times, y expresidente del Partido Republicano de California. Es el autor de las perspectivas históricas, “The Divided Era” y “The New Conservative Paradigm”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

El comunismo socavó la moralidad de la ley de Estados Unidos

Lea la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS