Las conspiraciones extraterrestres y la purificación del universo (Parte III)

18 de Junio de 2016 Actualizado: 18 de Junio de 2016

En Explorando Enigmas, La Gran Época explora e investiga experiencias relacionadas con fenómenos y teorías que desafían a nuestros conocimientos actuales. Ahondamos ideas que estimulan la imaginación y abren a nuevas posibilidades.

La fuente de conocimiento del presente artículo proviene enteramente de las visiones y experiencias de cultivación espiritual del autor. Más allá de los factores o las afirmaciones específicas, el lector puede tomar esta revelación como algo para reflexionar sobre el principio, el propósito y el rumbo del repentino desarrollo humano de los tiempos modernos, y podrá comprender por qué la vida humana es tan preciosa y única en el universo.

Este artículo continua de: Conspiraciones extraterrestes Parte II: ellos no eran extraños para la cultura china

Primera etapa: cortar la conexión entre los seres humanos y los dioses

Los seres extraterrestres han hecho que los seres humanos, por sí mismos, abandonen la creencia en los dioses. Así, los dioses ya no tienen manera de proteger a los seres humanos. Durante varios miles de años, la conexión de los seres humanos con los dioses fue salvaguardada a través de los sistemas de creencias religiosas. Entonces, el primer paso era hacer que los seres humanos dejasen las creencias religiosas.

Las creencias religiosas de los seres humanos se mantuvieron por miles de años hasta el tiempo contemporáneo, cuando el corazón de la gente se ha vuelto cada vez más complicado. La moral se fue malogrando gradualmente, y cada vez es más la gente que dejó de creer en dios. Entonces los seres extraterrestres empezaron a actuar: se produjeron los trabajos representativos del ateísmo, como la ‘teoría heliocéntrica’, la ‘teoría de evolución’, etcétera.

En su origen, estos eran meras presunciones, pero encajaron con el ego de los humanos y su deseo de conquistar la naturaleza y ser los reyes del mundo; entonces, los seres humanos tomaron estas teorías como la verdad y las asumieron como creencias. Así, abandonaron fácilmente los miles de años de creencias religiosas, de creencia en Dios. Este resultado hizo felices a los extraterrestres, que ni imaginaban que este paso iba a ser tan fácil de completar.

La teoría religiosa señala que la Tierra es el centro del universo y que este gira alrededor de la Tierra. En ‘la teoría heliocéntrica’, en cambio, el Sol es el centro, y la Tierra gira alrededor del Sol. Ya que así es como lo ven los humanos mediante la observación astronómica con el nivel tecnológico actual, la gente ha aceptado esta última teoría y ha abandonado la teoría religiosa.

Pero, ¿de dónde viene esta teoría religiosa del geocentrismo? La contaron los dioses a los seres humanos. Está planteada con el panorama del área de todo el universo, mientras que la teoría heliocéntrica se plantea desde una perspectiva limitada al área del sistema solar. En realidad, ambas teorías son correctas; no hay conflicto. Sólo que los humanos, con la tecnología actual, no pueden ver que la Tierra es el centro del universo. Pero que el hombre no lo vea no significa que otros tampoco puedan hacerlo.

La teoría religiosa señala que la Tierra es el centro del universo y que este gira alrededor de la Tierra. En ‘la teoría heliocéntrica’, en cambio, el Sol es el centro, y la Tierra gira alrededor del Sol

Los cultivadores espirituales, cuando llegan a un nivel alto de elevación espiritual, pueden ver esta situación; aunque sólo pueden verlo ellos mismos, no pueden hacer que otros también lo vean. Por eso, las creencias religiosas y la creencia en la existencia de los dioses de estos cultivadores son absolutamente firmes. Mientras que la gente común, como sólo puede observar que la Tierra gira alrededor del sol, rechaza impulsivamente la teoría geocéntrica.

Durante la Edad Media, el cristianismo imperó en la sociedad occidental con una manera de regir que combinaba la política con la religión. El conflicto entre la teoría heliocéntrica y los principios religiosos atentaba contra las bases de la autoridad eclesiástica. Por eso, para salvaguardar su poder, la Iglesia tomó medidas drásticas como mandar a quemar al filósofo Giordano Bruno (1548-1600), que insistía en validar la teoría heliocéntrica; hechos como este mancharon la historia de las religiones, que de esta manera perdieron los corazones de la gente. Precisamente, la combinación de política y religión en ese tiempo causó numerosas tragedias y conflictos, que llevaron a la gente a perder la confianza en las religiones hasta abandonarlas y, con ellas, a las creencias en los dioses.

La mayoría de la gente no tiene en claro que las religiones fueron establecidas por humanos y no por los dioses. Lo que transmitieron los dioses a los seres humanos fueron los principios verdaderos del universo y cómo cultivarse y refinarse para ascender a mundos en niveles altos del Cielo. Los dioses básicamente no reconocen a las religiones, porque no pueden reconocer la combinación de política y religión.

Cuando las religiones se deterioran, no significa en absoluto que los dioses se hayan deteriorado. La corrupción de los clérigos no puede significar que los dioses sean corruptos. Pero, dado que la creencia de la gente involucraba siempre una relación con las formas religiosas, así, la desconfianza generada por las políticas institucionales y el comportamiento de los clérigos individuales resultó en la descreencia en las religiones representadas por aquellos.

Luego, la no creencia en las religiones derivó, asimismo, en la no creencia en los dioses venerados por las respectivas religiones. Al final, los seres humanos abandonaron las creencias en los dioses y la cultura tradicional que los dioses transmitieron; en su lugar, empezaron a creer en la ciencia empírica, basada en lo que se ve. De hecho, esta es la ciencia de los seres extraterrestres.

Continuará…

TE RECOMENDAMOS