Las dos sesiones de Beijing: Los disidentes y los peticionarios son “puestos bajo control”

Por DOROTHY LI
04 de Marzo de 2021
Actualizado: 04 de Marzo de 2021

Los peticionarios y disidentes en China han sido acorralados o reprimidos para mantenerlos fuera de la vista del público y así no interrumpir uno de los mayores eventos políticos del año, que se celebra hoy, conocido como las “dos sesiones”.

Las reuniones del órgano legislativo chino, la Asamblea Popular Nacional (APN), y de su máximo órgano consultivo político, la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CCPPCh), suelen ir precedidas de medidas severas.

El Partido Comunista Chino (PCCh) lanzó su propio proceso de apelaciones al partido dirigente en 1951, llamado “sistema de peticiones”. Sin embargo, a menudo ha fracasado a la hora de proteger a los chinos, ya que las oficinas de las regiones fuera del centro no tienen autoridad para resolver muchos de los asuntos presentados por los peticionarios. Y lo que es peor, muchas de las cuestiones planteadas por los peticionarios tienen que ver con la corrupción de los funcionarios del PCCh que tienen el poder.

Cada año, en estas fechas, cuando miles de delegados descienden a Beijing, los peticionarios de las provincias de toda China acuden a Beijing en busca de justicia para una amplia gama de quejas. Esperan tener la oportunidad de que su queja sea escuchada y solucionada por alguien con autoridad.

Sin embargo, se les considera una vergüenza para la muy orquestada actuación política de las “dos sesiones”, y se les califica como una amenaza para el partido.

Los aparatos de seguridad del PCCh son enviados antes de estos delicados periodos para asegurar la capital y poner bajo vigilancia a los peticionarios y disidentes.

Peticionarios enviados a sus ciudades de origen

Este año, con la pandemia en curso, las medidas de seguridad se han incrementado significativamente, ya que se celebra el centenario de la fundación del partido en China y el comienzo de un nuevo plan quinquenal.

Los residentes en Beijing han notado el aumento de las medidas de seguridad en toda la ciudad, con más policías y puestos de control en el sistema de transporte.

Li Yanxiang, de la ciudad de Pingdu, en la provincia de Shandong, viajó a Beijing en 2015 porque las autoridades locales del PCCh demolieron un centro de reciclaje del que era propietaria y que gestionaba. Fue encarcelada durante dos años y medio a pesar de estar discapacitada.

El 25 de febrero, la policía del metro la detuvo en la estación Pinganli de Beijing cuando solicitó ayuda por su discapacidad.

La peticionaria declaró al periódico The Epoch Times en idioma chino que ahora es vigilada, con dos coches en la puerta de su casa, tras haber sido trasladada a la ciudad de Pingdu por la policía de Beijing y de la provincia de Shandong el 1 de marzo.

Las personas de Beijing que tienen un historial de peticiones sobre un asunto que implica un delito por parte de los funcionarios del PCCh son escoltadas de vuelta a su ciudad natal registrada, dijo un residente de Beijing de apellido Liu a Radio Free Asia (RFA).

“Funcionarios de la oficina de representación de Beijing del gobierno provincial han estado trabajando con la policía en Beijing para ir a varios pueblos y comunidades residenciales para comprobar las identificaciones de la gente y las fotos [de las personas que ya están aquí]”, dijo Liu.

Las autoridades suelen detener a los peticionarios y enviarlos a sus ciudades de origen, donde son golpeados, detenidos y sufren otros tratos injustos por parte de las autoridades locales del PCCh.

Anteriormente, otra peticionaria de la provincia del norte de China, Heilongjiang, Ma Bo, fue devuelta a su ciudad natal por las autoridades locales el 27 de febrero. Ma hizo una petición por su hijo, que murió en un suceso violento en un campus universitario hace 14 años. Dijo al diario Epoch Times en idioma chino que cuando se trata de periodos delicados, como las “dos sesiones” anuales, su “libertad personal se vería limitada”.

Restricciones a los disidentes

Zhang Yihe, la hija de Zhang Bojun que fue etiquetado como enemigo público y purgado del partido en 1957, fue puesta bajo vigilancia policial por primera vez este año.

La escritora, de 79 años, lo reveló en un posteo en la red social china WeChat, que Guo Yuhua, profesor de la Universidad de Tsinghua, tuiteó el 3 de marzo.

“Ayer [2 de marzo], la policía vino a ‘visitarme’, que es una precaución habitual antes de las ‘dos sesiones’. Nunca habían venido a verme, pero ahora me han puesto a mí, una mujer mayor, en la lista. Les dije —soy una disidente— ¿a qué temen?”.

Bao Tong, exasesor del primer ministro chino Zhao Ziyang, que fue destituido inmediatamente antes de la violenta represión de los estudiantes que se manifestaban en la plaza de Tiananmen en 1989, recibió la advertencia de no recibir entrevistas ni hacer comentarios en internet, según RFA.

“El departamento correspondiente se puso en contacto con Bao Tong hace unos días y le dijo que no escribiera nada y que no hablara con los medios de comunicación”, dijo una persona anónima a RFA, añadiendo “nada de artículos o tuits”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS