Las “gafas de las relaciones” determinan cómo vemos a nuestras parejas sentimentales

Nuestra percepción de lo bueno, lo malo y lo feo de nuestra pareja puede cambiar con el tinte de una noción
Por JESSE LEE WILDE Y DAVID J. A. DOZOIS
12 de Marzo de 2021
Actualizado: 12 de Marzo de 2021

Para algunos, la pandemia de COVID-19 ha ofrecido la oportunidad de pasar más tiempo y volver a relacionarse con sus parejas. Para otros, el amor en el cierre ha magnificado la dificultad en la relación que las parejas estaban experimentando antes de la pandemia, conduciendo a un mayor estrés e insatisfacción.

Las rupturas, los divorcios e incluso la violencia doméstica han aumentado desde que comenzó la pandemia.

Considerando que las relaciones estables y satisfactorias son fundamentales para la salud mental y física, es necesario comprender qué contribuye al malestar en las relaciones, y cómo solucionarlo. Este es uno de los objetivos del laboratorio “Breaking Sad” de la Universidad de Western. Nuestro laboratorio se enfoca en cómo el pensamiento negativo contribuye a la depresión y cómo estas creencias impactan las relaciones.

Recientes investigaciones de nuestro laboratorio sugieren que las creencias que tenemos sobre nuestras parejas románticas pueden ser especialmente importantes para entender los patrones de las relaciones disfuncionales.

La importancia de las creencias sobre la pareja

En un estudio reciente, descubrimos que los individuos que mantienen relaciones crean sofisticadas representaciones psicológicas de sus parejas románticas. Es más, estas representaciones se almacenan en nuestra memoria y se cree que influyen en la forma en que entendemos, interpretamos y respondemos a las cosas que dicen y hacen nuestras parejas. En cierto sentido, actúan como un par de gafas teñidas que colorean nuestra experiencia de la pareja.

Si uno tiene en la mente una representación generalmente positiva de su pareja (por ejemplo, “es una persona cariñosa, atenta y con buenas intenciones”), es como llevar unas gafas de color rosa. Puede que se sienta más inclinado a interpretar algunas cosas que hace su pareja de forma más positiva o benigna, como por ejemplo: “No ha contestado mi mensaje porque estaba ocupado en una reunión, sé que no me está ignorando simplemente y que me contestará en cuanto tenga la oportunidad”.

Por otro lado, si en su mente tiene una representación generalmente negativa de su pareja (“Es egoísta y no se preocupa por mis necesidades”), puede que tienda a ver las acciones de su pareja a través de unas gafas mucho menos coloridas. Puedes pensar: “No ha respondido a mi mensaje porque me ignora y no le importa lo que le tengo que decir”.

Mientras más sigamos viendo las acciones de la pareja bajo una luz menos indulgente, más se consolidan nuestras representaciones negativas sobre ella y más oscuras se vuelven nuestras “gafas teñidas”.

De este modo, las creencias negativas sobre nuestra pareja pueden llevarnos a sentirnos enfadados o deprimidos y hacer que reaccionemos de una manera menos útil, como por ejemplo, volviéndonos críticos o alejándonos de ella. El resultado final es que ambos integrantes de la pareja se sientan menos satisfechos y apoyados en la relación.

Desafortunadamente para muchos, las creencias positivas sobre la pareja que son prominentes en las primeras etapas de la relación tienden a volverse más negativas con el tiempo. Lo que antes nos atraía de nuestra pareja a menudo se convierte en lo que más nos molesta. La excitante espontaneidad se convierte en mala planificación y falta de fiabilidad.

Cómo cambiar los pensamientos negativos sobre la pareja

¿Qué puede hacer si tiene una representación demasiado negativa de su pareja? ¿Cómo puede ver a través de sus “gafas de la relación” un poco más claramente?

En primer lugar, puede hacer un esfuerzo activo para basar su pensamiento sobre su pareja en evidencias.

Investigaciones demuestran que el pensamiento con base en la evidencia es un factor importante para el bienestar psicológico. Para pensar con más fundamento en la pareja, recuerde verificar los hechos en lugar de confiar en las explicaciones negativas que pueden venir automáticamente a la mente.

En lugar de sacar conclusiones precipitadas y pensar que su pareja es egoísta y no se preocupa por usted porque no ha traído a casa la leche que usted pidió, haga una pausa y pregúntese: ¿Qué pruebas tengo que respalden la idea de que mi pareja es egoísta y no se preocupa por mí? ¿Qué pruebas tengo para no mantener esta idea?

Esto no solo puede ayudarlo a sentirse mejor en el momento, sino que le permitirá ver las cosas con un poco más de claridad y responder a su pareja de una manera más saludable.

Ofrecer un abrazo en lugar de una crítica puede cambiar la forma en que piensa en su pareja. (Pexels)

Además de cambiar la forma de pensar sobre su pareja, es importante cambiar las interacciones que tiene con ella.

Aunque no lo crea, cambiar la forma de responder a su pareja, como por ejemplo optar por un abrazo en lugar de ofrecerle una crítica cuando llega a casa sin su leche, puede realmente cambiar la forma en que siente y piensa sobre ella. Hacer un esfuerzo adicional para crear interacciones positivas con su pareja puede ayudarle a cambiar las representaciones negativas de la pareja con el tiempo o evitar que aparezcan en primer lugar.

Ahora más que nunca, con el estrés a flor de piel y las relaciones románticas bajo presión durante la pandemia, es importante hacer lo necesario para cuidar nuestras relaciones más cercanas.

Jesse Lee Wilde es estudiante de doctorado de psicología clínica en la Western University de Canadá, y David J. A. Dozois es profesor de psicología clínica en la Western University. Este artículo se publicó por primera vez en  The Conversation.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS