Las investigaciones a Antifa tomarán tiempo para ser efectivas, dice exagente del FBI

Por Petr Svab
10 de Junio de 2020
Actualizado: 10 de Junio de 2020

Si bien el Fiscal General William Barr reveló que hay varias investigaciones en curso sobre el grupo anarcocomunista Antifa, eso no significa necesariamente que los arrestos sean inminentes. Este tipo de investigaciones, si se hace bien, generalmente lleva mucho tiempo, de acuerdo con un exagente especial del FBI.

Barr y el director del FBI, Christopher Wray, señalaron a Antifa como uno de los culpables de la instigación de la violencia durante las recientes protestas provocadas por la muerte de George Floyd durante un arresto en Minneapolis.

De acuerdo con Marc Ruskin, un veterano del FBI de 27 años y colaborador de The Epoch Times, no es cuestión del FBI el ir de ciudad en ciudad arrestando a personas por provocar incendios o saqueos, esos son asuntos locales. Cuando se trata de Antifa y grupos similares, es probable que el FBI lleve a cabo una investigación por crimen organizado o, si se designa al grupo de esa manera, una investigación por terrorismo interno.

Sin embargo, para tal investigación, “para que sea efectiva, tiene que ser a largo plazo”, dijo Ruskin a The Epoch Times.

Barr le dijo a Fox News el 8 de junio que las autoridades federales están llevando a cabo investigaciones sobre ciertas personas vinculadas a Antifa.

“Tenemos algunas investigaciones en curso e investigaciones muy centradas en ciertas personas que se relacionan con Antifa”, dijo Barr. No está claro cuándo comenzaron esas investigaciones.

La ventaja de una “investigación exhaustiva a largo plazo” es que “la organización puede ser esencialmente desmantelada”, dijo Ruskin.

“Si hay una investigación de dos años o una investigación de un año y resulta en el arresto de 30 miembros o miembros de alto nivel, entonces puede (…) ser realmente muy efectivo”, dijo.

Un enfoque particular que se planteó, dijo Ruskin, fue acusar a los miembros de Antifa en virtud de la Ley de Chantaje Civil, Influencia y Organizaciones Corruptas (RICO), que permite penas más largas para las personas involucradas en una organización criminal.

“Las sanciones de RICO son significativas. La gente va a la cárcel durante décadas por violaciones de la ley RICO”, dijo Ruskin.

Poner a los miembros importantes tras las rejas por décadas no solo paraliza a la organización, sino que también disuade a otros que puedan haber pensado que “fue muy divertido destruir el sistema”, pero que podrían reconsiderarlo cuando ven que sus “amigos ahora están cumpliendo una pena de prisión de 28 años”.

Barr reconoció que Antifa está “muy poco organizada”, pero dijo que “hay personas que pueden caracterizarse como líderes en cualquier situación”.

Al menos algunas partes del grupo están altamente organizadas, incluidos los procedimientos de iniciación, los protocolos de seguridad y las “conferencias” sobre acciones violentas, de acuerdo a un periodista encubierto que se infiltró en la célula de Antifa en Portland, Oregón, a nombre del Proyecto Veritas, una organización de periodismo de investigación sin fines de lucro.

El periodista dijo que la célula de Portland, llamada Rose City Antifa, “parece mucho más estructurada, casi como una empresa o como un negocio, por lo que siento que se está utilizando algún tipo de financiamiento influencia o recursos externos”.

“Parece que hay fuentes de financiación, y estamos investigando las fuentes de financiación”, dijo Barr. “Claramente hay un alto grado de organización involucrado en algunos de estos eventos y tácticas coordinadas que estamos viendo, y estamos investigando eso también”.

El FBI probablemente seguirá las pistas del dinero, dijo Ruskin.

“Tienen que obtener fondos de algún lado. (…) Si está llegando a la célula, entonces tiene que haber una manera de rastrearlo en alguna parte”, dijo.

Es probable que el FBI envíe agentes encubiertos e informantes para infiltrarse en Antifa o hacerse amigo de sus miembros, dijo Ruskin. Incluso se podría autorizar a los infiltrados a cometer delitos “para ganar credibilidad con los miembros”, dijo.

Otras herramientas importantes incluirían intercepciones electrónicas y vigilancia física.

El hecho de que el FBI siga a alguien “no es como en las películas”, dijo Ruskin.

El equipo de vigilancia tendría varios miembros, y cada uno solo se encargaría de una parte de la tarea, por lo que el sujeto no podría saber si está siendo vigilado y por quién.

La técnica es “muy sofisticada” y “casi imposible de detectar”, dijo.

“Se vuelven como fantasmas”.

Al modo de ver de Ruskin, la naturaleza descentralizada de Antifa no sería suficiente para descarrilar tal investigación.

“Ellos podrían hacerlo más difícil, pero al final del día, los recursos del FBI son bastante impresionantes”, dijo.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Mira a continuación

¿Cuál es el origen del grupo de extrema izquierda Antifa?

TE RECOMENDAMOS