Las Islas Salomón están usando la animosidad entre EE.UU. y China: Experto en diplomacia

Por Daniel Y. Teng
02 de Mayo de 2022 11:03 AM Actualizado: 02 de Mayo de 2022 11:03 AM

El polémico acuerdo de seguridad entre las Islas Salomón y Beijing es una señal de que la nación del Pacífico se está aprovechando de la competencia de “grandes potencias” entre China y los aliados democráticos de la región, según un experto en diplomacia.

Joseph Siracusa, profesor adjunto de diplomacia internacional en la Universidad de Curtin, dijo que las naciones más pequeñas juegan a la “política del pequeño poder” cuando se encuentran entre países más grandes que intentan ganar influencia en una región.

Al mismo tiempo, el Partido Comunista Chino (PCCh) ha estado aprovechando su Iniciativa de la Franja y la Ruta para hacerse con una participación en el Pacífico Sur al ofrecer acuerdos de infraestructura a muchos países en desarrollo.

“Lo que están haciendo los chinos es la diplomacia británica clásica del siglo XIX y la de Estados Unidos a principios del siglo XX entre Gran Bretaña y Francia”, le dijo a The Epoch Times. “Se trata de aprovechar el dinero y las finanzas para conseguir un punto de apoyo”.

Uno de los ejemplos más famosos de la competencia entre las Grandes Potencias fue el “Gran Juego”, que tuvo lugar en Afganistán y Asia Central durante el siglo XIX entre los imperios británico y ruso: Ambos países maniobraron diplomática y políticamente durante más de un siglo para defenderse de una posible invasión del otro.

Según Siracusa, el mismo escenario se está desarrollando en las Islas Salomón.

“Todo esto cambió cuando el liderazgo en Honiara retiró su apoyo a Taipei a favor de Beijing, esa es la constante aquí”, dijo. “Si no hubiera cambiado de líderes o lealtades, estoy seguro de que Beijing no habría venido a llamar con su talonario de cheques”.

El asediado primer ministro de las Islas Salomón, Manasseh Sogavare, ha sido desafiante en su decisión de firmar el acuerdo de seguridad y al mismo tiempo aseguró a las delegaciones australiana y estadounidense que el acuerdo de seguridad no resultará en el establecimiento de una base militar en la región.

“Cuando Australia firmó el AUKUS, no hicimos teatro ni nos pusimos histéricos sobre las implicaciones que esto tendría para nosotros”, dijo en un encendido discurso ante el Parlamento de las Islas Salomón el 29 de abril. “Respetamos la decisión de Australia”.

Según un borrador filtrado de la “Cooperación de seguridad entre las Islas Salomón y la República Popular China (RPC)”, Beijing podría enviar policías, tropas, armas e incluso barcos de guerra, con el consentimiento de las Islas Salomón para “proteger la seguridad del personal chino y los principales proyectos en las Islas Salomón”.

Los expertos han advertido que un acuerdo de seguridad completamente implementado conduciría a tensiones geopolíticas similares a las del Mar de China Meridional.

Las Islas Salomón fueron escenario de intensos combates durante la Segunda Guerra Mundial, que provocaron más de 7000 bajas entre las fuerzas aliadas, debido a su posición crítica y su influencia sobre rutas marítimas vitales.

Mientras tanto, el primer ministro australiano, Scott Morrison, advirtió sobre los desafíos de competir con Beijing por la influencia en la región.

“Hay 20 naciones extranjeras de las islas del Pacífico… hay 20 áreas que buscamos para asegurarnos de contrarrestar esa influencia (del PCCh)”, le dijo a Radio 2GB el 26 de abril.

“Somos el único país del mundo que tiene una embajada en cada una de esas naciones insulares del Pacífico”, agregó. “Así que es un área muy disputada, y siempre nos hemos inclinado en avanzar en ese sentido. Pero estamos lidiando con el gobierno chino que no sigue las mismas reglas”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.