Las mascarillas no tienen que dividirnos

Nuestra naturaleza esencial es la misma, y la tolerancia es un estado natural del ser
Por BARRY BROWNSTEIN
08 de Noviembre de 2020
Actualizado: 08 de Noviembre de 2020

Recientemente, un técnico médico observó que algunos pacientes están tan asustados de COVID-19, que perdieron su capacidad de respetar a la humanidad.

“Todo lo que importa”, dijo, “es lo bien que esté cumpliendo con sus requisitos de seguridad. Me tratan como un objeto, no como un ser humano”.

“¿Por qué la gente no se puede respetar los unos a los otros?”, se lamentó. “Somos estadounidenses; se supone que debemos ser tolerantes”.

Tal vez la manifestación más visible de intolerancia durante la COVID-19 es el tema de la mascarilla.

Hemos escuchado historias. Un comprador con mascarilla “mal puesta” se aproxima a un comprador que usa la mascarilla “apropiadamente”, este último se acerca, exigiendo que se ajuste la mascarilla. Si el comprador que tiene la mascarilla mal puesta es una amenaza, ¿por qué se acercaría tanto el comprador que tiene la mascarilla bien puesta para ponerse en peligro?

Involucre a los defensores del uso de mascarillas y notará que están sinceramente (y a menudo con enojo) desconcertados por cualquiera que objete el simple hecho de usar una mascarilla; una acción que ellos piensan que salva vidas.

Para ambas partes de la división de la mascarilla, el otro lado parece merecer una represión, incluso desprecio. Si no es malo, los del otro lado no están informados.

Con aquellos enfermos por la división, ¿qué podemos hacer?

Podemos empezar por ser mejores observadores de nuestra experiencia cotidiana. El psiquiatra Robert Rosenthal en su libro “From Loving One to One Love“, nos dice que podemos ver qué tan profundos son los conflictos en nuestras vidas.

“A menos que nazca como un santo, es imposible ir por la vida sin tener quejas en algún momento. Pueden ser sobre casi cualquier cosa: el frasco con la tapa apretada que se niega a abrir, el semáforo que se pone rojo cuando uno se acerca, el equipo deportivo que humilla al favorito de la ciudad natal en los playoffs, el tráfico atascado en la autopista, el aparato que se rompe en el peor momento posible”, escribe Rosenthal.

“Los conflictos que más nos acompañan se centran en otras personas. No hay dos personas que vean las cosas exactamente de la misma forma”.

Si no se siente cómodo con ese hecho básico de la vida, está en el camino de la continua hacia la irritación, incluso a la indignación. COVID-19 ha agudizado, no causado, una mentalidad previa de indignación por las diferencias.

Mi esposa y yo estuvimos recientemente de excursión en un camino de carruajes; los excursionistas que pasaban tenían al menos una plataforma de 15 pies de ancho. Sin embargo, muchos excursionistas se pusieron mascarilla al pasar. En mi mente entraron pensamientos de irritación por la nueva norma social de usar mascarilla en los encuentros momentáneos al aire libre.

Antes de COVID-19, la mayoría de la gente hacía contacto visual y saludaba a otros senderistas que pasaban. A veces un senderista necesitaba información sobre el camino o motivación para continuar. A veces comenzaba una breve pero enriquecedora conversación. Hoy en día, menos senderistas se saludan entre sí; la mayoría sigue avanzando como si fuera un potencial atracador en una acera urbana. Echo de menos la camaradería de los senderistas.

Me guardé mis quejas mentales para mí mismo, pero me convertí en parte del problema; ese día vi mi mundo como enmascarado contra desenmascarado. Me había involucrado en el pensamiento tribal que a menudo condeno. Mi elección de dar relevancia a las elecciones de enmascarar a los demás no fue culpa de nadie más que mía.

Resumiendo una enseñanza budista, Rosenthal muestra que el costo de mantener quejas es la pérdida de la paz mental:

“Mantener un conflicto es como clavar una espada en su abdomen para herir al delincuente que está detrás suyo. Puede tener éxito, pero las consecuencias serán más mortales para usted que para los otros.

“Otra buena analogía es que un conflicto es como un carbón caliente que lanza a la persona que le ha hecho daño. Para lanzarlo, primero debes agarrarlo con su propia mano”.

Una cuestión es que surjan quejas, pero Rosenthal se pregunta por qué preferimos aferrarnos a nuestro resentimiento y “hurgarlo regularmente, dándole vueltas en nuestra mente” una y otra vez, dañándonos repetidamente. Rosenthal escribe, “Las quejas son realmente espadas de doble filo, y el filo que se enfrenta a contra usted resulta ser el más afilado”.

Invierta la situación. ¿Cuál es nuestra respuesta cuando alguien tiene una queja hacia nosotros? En sus “Meditaciones“, Marco Aurelio proporciona el antídoto:

“Alguien me desprecia. Ese es su problema. El mío: no hacer o decir nada despreciable. Alguien me odia. Es su problema. El mío: ser paciente y alegre con todos, incluidos ellos. Listo para mostrarles su error. No con rencor, ni para mostrar mi propio autocontrol, sino de forma honesta y recta”.

Aurelio creía que estar en un estado de conflicto era actuar en contra de nuestra verdadera naturaleza: “Nacimos para trabajar juntos como los pies, las manos y los ojos, como las dos filas de dientes, superior e inferior. Obstaculizarse mutuamente es antinatural. Sentir ira hacia alguien, darle la espalda: son obstáculos”.

Nos falta la verdad fundamental de que todos estamos relacionados. Una mentalidad hostil no es una forma de vivir en paz con los demás. Significativamente, sin paz en nuestro corazón, no encontraremos un terreno común o cambiaremos de opinión.

La salida es darse cuenta que nuestra mano está agarrando con fuerza los carbones calientes. Fíjese cómo lo queman, perturbando su paz mental. Fíjese en cómo no quieres soltar los carbones porque su queja es justa.

En un posible futuro, podrían implementar una orden nacional de usar mascarilla y otras políticas de la COVID-19 a las que se opongan. Muchos de sus vecinos y familiares se alegrarán. Podemos oponernos a las políticas con vigor sin demonizar a los demás.

Aurelio tenía claro que nuestra naturaleza esencial es la misma, “He visto la belleza del bien y la fealdad del mal, y he comprendido que el malo tiene una naturaleza relacionada con la mía, no de la misma sangre o nacimiento, sino de la misma mente, y que posee una parte de lo divino”.

Si nos damos cuenta que nuestra naturaleza esencial es la misma, ser tolerantes con nuestras diferencias se hace más fácil. A medida que liberamos los carbones calientes que tanto agarramos, nuestra voz se escuchará mejor, las mentes cambiarán, y se restablecerá el respeto por nuestra humanidad común.

Barry Brownstein es profesor emérito de economía y liderazgo en la Universidad de Baltimore. Es el autor de “El trabajo interno del liderazgo”. Para recibir los ensayos de Barry suscríbase a Mindset Shifts. Este artículo fue publicado originalmente en Intellectual Takeout.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

El encubrimiento del siglo – La verdad que el PCCh ocultó al mundo

TE RECOMENDAMOS