Las mejores plantas medicinales para combatir la arritmia cardiaca

18 de Febrero de 2016 Actualizado: 22 de Marzo de 2019

Se calcula que el 12,5 por ciento de los decesos que se producen de forma natural son muertes súbitas. A su vez, el 88 por ciento de estas son de origen cardiaco, informa la página especializada DMedicina.

Las arritmias son problemas de la frecuencia cardiaca o del ritmo de los latidos del corazón. Se producen cuando este late demasiado rápido, demasiado despacio o de manera irregular.

Las causas de las arritmias cardiacas son múltiples. Según el Texas Heart Institute, estas pueden ser de tipo congénito, es decir que se nace con este problema; también pueden presentarse debido a algunas enfermedades cardiacas como la presión arterial alta o por  hemocromatosis o acumulación de hierro en el organismo.

Asimismo, son muchas las personas que desarrollan hábitos de vida perjudiciales para el organismo. Además del sedentarismo, de hecho, el estrés, la cafeína, el tabaco, el alcohol y algunos medicamentos de venta libre (como antivertiginosos, antihistamínicos o descongestionantes, anticatarrales e inhaladores) “pueden afectar al ritmo natural de los latidos del corazón”, señala este instituto.

Como un caso destacado y a modo de ejemplo, el doctor Kenneth J. Murkamal, internista del Beth Israel Deaconess Medical Center, explicó al periódico El Mundo que el “síndrome cardiaco vacacional” provoca arritmias cardiacas en personas que están de vacaciones o temporalmente alejadas del trabajo a causa del consumo excesivo de alcohol durante esos periodos.

Los doctores Cesar Emilio Barrera Avellaneda y Guillermo Mora, respectivamente, Jefe de la Sección de Cardiología y Cardiólogo Electrofisiólogo del Hospital Universitario de la Fundación Santa Fe de Bogotá, recomiendan llevar una dieta alimenticia equilibrada, baja en grasas y rica en antioxidantes, carbohidratos y ácidos grasos poliinsaturados, evitar los alimentos muy fríos o muy calientes, y mantenerse bien hidratado. Este último punto es importante ya que la deshidratación y la exposición a cambios bruscos de temperatura pueden ser causas también de arritmias.

Volver a lo natural para combatir la arritmia

El viejo Dioscórides, el “padre  griego de la fitoterapia”, prescribía semillas de madreselva para los trastornos del bazo, el cansancio y la respiración entrecortada, afirma la página ECO agricultor. Menciona además que los médicos herbolarios del Myddfai elaboraban jarabes para los resfriados, la tos, el asma, el  reuma y los trastornos hepáticos con las flores de la madreselva, que no afectaban el corazón.

De hecho, además de los tratamientos médicos, efectivamente hay hierbas curativas y frutos que ayudan a lograr una mejoría.

Plantas como la guayaba, el espino, el trigo sarraceno, pitahaya, marrubio, ginkgo, melisa, astrágalo, madre selva y agripalma, son recomendadas para el tratamiento natural en caso de padecer arritmia cardiaca.

Por ejemplo, la guayaba contiene un tónico cardiaco con propiedades antioxidantes, llamado ácido arjunólico, presente en muy pocas plantas en la naturaleza; la pitahaya posee una sustancia conocida como captina, un componente natural con elementos cardiotónicos y estimulantes suaves del sistema nervioso, que lo hacen un fruto adecuado para el tratamiento de la hipertensión, las arritmias y el nerviosismo, señala Botanical-Online.

Además este sitio especializado agrega que el astrágalo se usa como tónico cardiaco que mejora la circulación y disminuye las arritmias. Recomienda prepararla en infusión de una cucharada de raíz desmenuzada por taza de agua; dos o tres tazas diarias.

Por su parte, el ginkgo biloba, un árbol milenario originario de China, es catalogado como un “excelente vasoregulador que mejora el flujo sanguíneo, ya que posee acción vaso dilatadora arterial y el extracto de sus hojas es muy efectivo para  mejorar la circulación de la sangre, por su alto contenido de flavonoides”, afirman desde el blog Sano y Ecologico, perteneciente a la revista Vida Natural.

Para combatir el estrés, el toronjil de la pena o melisa, ayuda a mejorar las funciones psíquicas, es tónico del corazón y estómago (mejora su funcionamiento), permite eliminar gases y funciona como sedante. Solo tiene que poner tres hojas en una taza, verter el agua recién hervida, dejar reposar por 5 minutos, ¡y listo! Se recomienda beber 3 tazas por día.

Finalmente, cabe resaltar que  aunque no hay certeza sobre el inicio del uso de remedios de origen vegetal, estos antecedieron a los fabricados por las grandes multinacionales de las medicinas en el mundo de hoy. Se remonta su origen a la época de la prehistoria y han sido valorados por una diversidad de culturas.

TE RECOMENDAMOS