“Las Meninas”: un cuadro para recordar

Uno de los cuadros sobre los que más se ha escrito de todos los tiempos
Por JANI ALLAN
13 de Marzo de 2021
Actualizado: 13 de Marzo de 2021

Hay tres recuerdos que tengo de la primera vez que visité Madrid: la elegancia implacable de las mujeres en las zonas de moda, el suntuoso gazpacho en el Ritz Madrid y ver “Las Meninas” en el Prado.

Pídale a un artista o filósofo que nombre la pintura más grande del mundo y lo más probable es que diga Las Meninas (Las damas de honor) de Diego Velásquez.

Como estudiante de historia del arte, miraba las reproducciones en mis libros de arte de Thames y Hudson. No estaba seguro de por qué esto era lo más escrito sobre pintura en la civilización occidental.

La pintura suprema de Velázquez cuelga en la alta sala octagonal en el corazón del Museo del Prado. Es reconocida como una obra maestra del Siglo de Oro español, uno de los ejes sobre los que gira la historia del arte.

Jadeé de puro asombro al verlo por primera vez.

“Las Meninas”, entre 1656 y 1657, de Diego Velázquez. Óleo sobre lienzo; 10 pies, 5 pulgadas por 9 pies, 1 pulgada. Museo del Prado. (Dominio publico)

Velázquez: entra en mi pintura

La pintura al óleo es enorme (10 pies y 5 pulgadas por 9 pies 1 pulgada) por lo que compite con la vida real. Exige convivir contigo, en un espacio tridimensional, y lo hace creando una ilusión de continuidad entre la habitación en la que estás y la del cuadro. Es como si estuvieras mirando por un agujero de gusano en el tiempo hacia la sala alta del Alcázar de Madrid donde Velázquez, que te mira, ha colocado su caballete.

Velázquez, sin embargo, no solo te invita a entrar en la pintura. Te presenta como un personaje específico en su obra.

Inicialmente llama la atención la figura de una niña, la infanta Margarita Teresa, hija del rey Felipe IV de España. La niña de cabello rubio como el algodón de azúcar lleva un vestido formal, su pequeño torso atado con un corsé y una falda con pantalones que se extiende a su alrededor como una caja de dulces. Ella es increíblemente bonita. Está orbitada por un séquito de sirvientes de la corte, incluidos enanos y un guardaespaldas.

Seis de las nueve personas en esta pintura aparentemente te están mirando.

Hay muchos  puntos de especial interés. A la izquierda está el propio Velásquez en un raro autorretrato. En la parte posterior del cuadro, el chambelán de la reina aparece en silueta a la luz de una puerta abierta. Esto proporciona un punto de fuga, pero también atrae nuestra mirada hacia la profundidad que existe más allá. 

A la izquierda del artista, a lo lejos, hay un espejo en el que se reflejan el Rey y su esposa Mariana de Austria.  

“The Story of Art” de EH Gombrich, sugiere que en esta obra maestra “Velásquez ha detenido un momento real mucho antes de la invención de la cámara”. “Las Meninas” se describe como un diálogo entre el artista y el espectador.  

De alguna manera, es la mejor selfie.  

En alto estilo

Además de los matices intelectuales, Velázquez pinta en el estilo teatral del alto barroco. La iluminación y el uso del espacio pasando de un fondo oscuro a un primer plano claro, los lujosos trajes, el destello de encaje, todo está pintado con pinceladas extravagantes y sueltas que sirvieron a su propósito principal: la animación de la vida, no solo su representación. El pincel de Velázquez es capaz de crear un brillo resplandeciente, reluciente y destellante.

La pintura ha sido debatida por filósofos, historiadores y críticos de tres siglos y medio. Ha inspirado a artistas de Goya Dali y Picasso. El bigote de Dalí fue un homenaje a Velázquez. Picasso pintó  algunas no menos de 58 versiones de “Las  Meninas”. 

Velázquez (1599-1660) tenía la habilidad de representar un rostro de tal manera que se volvía no solo inmortal sino metafísico. Cuando pintaba reyes o inadaptados, les mostraba el mismo respeto.

Algunos lo han llamado el Shakespeare de los pintores porque retrató el mundo con profunda honestidad.

Al igual que Shakespeare, también se borró a sí mismo: un crítico de arte afirmó: “Ni siquiera puedes decidir si Velázquez era un artista de la corte cristiana leal o un ironista astuto que vio a través de toda la farsa”.

En Las Meninas, el pintor crea uno de los encantamientos más cautivadores del arte. Cuando miras a la infanta de cabellos dorados flanqueada por sus inquietas damas de honor, las meninas, acompañadas de una enana y un enano que da un codazo a un perro mastín dormido, aceptas que la pintura te devuelva el interés. Es como si Las Meninas no fuera una obra de arte sino otra persona mirando hacia atrás. Esta es la perfecta ilusión de la vida. Es un argumento a favor de la virtud de la pintura. Es una pintura sobre pintura.

El profesor Roger Scruton, en su documental “Why Beauty Matters”, sostiene que la belleza es una necesidad humana universal que nos eleva y da sentido a la vida.

Las Meninas es de hecho una hermosa pintura. Nos enriquece y nos recuerda que el hombre puede aspirar a objetivos nobles.

Jani Allan es periodista, columnista, escritora y locutora.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS