Las necesidades económicas de China colisionan con las de seguridad de Rusia en Asia Central

Por Chriss Street
16 de Noviembre de 2019 Actualizado: 16 de Noviembre de 2019

Análisis de noticias

El objetivo de China de controlar económicamente a Asia Central se topa con el objetivo de Rusia de mantener a Asia Central como un amortiguador de seguridad nacional contra el terrorismo islámico de Oriente Medio.

El nuevo informe de Geopolitical Futures titulado “En Asia Central, ¿puede China realmente competir con Rusia?”, sugiere que con el coeficiente entre las exportaciones de bienes y servicios y el PIB de China cayendo del 36 por ciento en 2006 al 20 por ciento el año pasado -el coeficiente más bajo desde que Bill Clinton fue presidente de Estados Unidos- Beijing está tratando de exportar su exceso de producción manufacturera y de asegurar los recursos naturales necesarios en Asia Central.

Pero la expansión de China está compitiendo con la necesidad crítica de Rusia de mantener su influencia en los estados postsoviéticos de Asia Central de Tayikistán, Kazajstán, Uzbekistán, Kirguistán y Turkmenistán como una zona de amortiguación fundamental para separar a la nación del inestable Oriente Medio y de los elementos terroristas que se desplazan hacia el norte a través de Asia Central.

Rusia tiene vínculos históricos con la región y proporciona asistencia financiera para satisfacer sus necesidades estratégicas, más que para obtener beneficios económicos. Durante casi tres décadas, Rusia y los países de Asia Central han participado en la Unión Económica Euroasiática de libre comercio.

A pesar de que su producto interno bruto (PIB) se redujo de 2,3 billones de dólares en 2013 a 1,3 billones de dólares en 2016 debido a la caída de los precios del petróleo y a las sanciones occidentales relacionadas con la anexión de Crimea en 2014, Rusia le canceló 900 millones de dólares de deuda a Uzbekistán en 2016 y 240 millones de dólares de deuda a Kirguistán en 2017.

Con Rusia limitada financieramente, Asia Central se convirtió en uno de los principales receptores de fondos para el desarrollo de mercados a partir de la iniciativa china “La Franja y la Ruta” (OBOR, por sus siglas en inglés). Las empresas chinas producen actualmente alrededor del 20 por ciento del petróleo de Kazajstán. Más del 80 por ciento de los yacimientos de oro de Tayikistán son explotados por empresas que pertenecen en parte a los chinos. Y más de 700 empresas uzbekas están siendo financiadas a través de préstamos bancarios chinos.

La mayor inversión de China en la región es de 8000 millones de dólares en el desarrollo del yacimiento de gas Galkynysh de Turkmenistán y de un gasoducto hacia China que pasa por Uzbekistán, Tayikistán y Kirguistán. China representa actualmente alrededor del 55 por ciento de todo el comercio de Asia Central, en comparación con el menos del 10 por ciento en 2008.

Futuros Geopolíticos advierte que “los países de Asia Central podrían quedar atrapados en las llamadas “trampas de la deuda” debido al sobreendeudamiento. A China le deben 3400 millones de dólares (21% de la deuda externa del Estado) de Uzbekistán; 2900 millones de dólares (48% de su deuda externa) de Tayikistán; y 1700 millones de dólares (42,5% de la deuda externa) de Kazajstán. La carga económica es tan alta que Tayikistán aceptó arrendar el 1 por ciento de su territorio a China en 2011, y Turkmenistán vende gas natural a China a un tercio de las tarifas del mercado.

Los Estados de Asia Central entraron en la “Organización del Tratado de Seguridad Colectiva” con Rusia en 1992, lo que convirtió a Rusia en su principal garante de seguridad. Aunque Uzbekistán se retiró posteriormente, el ejército ruso tiene bases e instalaciones en Tayikistán y una base aérea en Kirguistán; además donó vehículos blindados de reconocimiento y patrullaje BRDM-2M por valor de 5 millones de dólares, una estación de radar y el sistema de misiles antiaéreos Favorit S-300. Uzbekistán acaba de ordenar vehículos rusos Tifón, vehículos blindados de transporte de tropas BTR-82A, vehículos blindados Tigre, estación de radar Sopka-2, y planea recibir 12 helicópteros de transporte y combate Mi-35M.

La importancia de la zona de amortiguación para Rusia y su relación de seguridad con los países de Asia Central quedó demostrada la semana pasada cuando militantes del ISIS en la frontera entre Tayikistán y Uzbekistán atacaron un puesto fronterizo a 48 km al sudoeste de Dushanbé, la capital de Tayikistán. El Comité de Seguridad Nacional de Tayikistán dijo que 15 militantes fueron asesinados, mientras que los medios de comunicación de ISIS Amaq afirmaron que diez miembros de las fuerzas de seguridad tayikas fueron asesinados.

Futuros Geopolíticos destaca que tras las sanciones occidentales, “China se convirtió en la única gran potencia que estaba dispuesta a aumentar el comercio bilateral y los lazos económicos con Rusia”. Esto hace poco probable que Rusia se enfrente a la creciente presencia de China en Asia Central. Pero si se eliminan las sanciones occidentales, Rusia podría volverse más agresiva con China al afirmar su dominio histórico en la región.

Chriss Street es un experto en macroeconomía, tecnología y seguridad nacional. Se ha desempeñado como CEO de varias empresas y es un escritor activo con más de 1500 publicaciones. También ofrece regularmente conferencias de estrategia a estudiantes de postgrado en las mejores universidades del sur de California.

A continuación

El objetivo del comunismo

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

TE RECOMENDAMOS