Las nuevas tarifas chinas de importación violan las normas de la Organización Mundial del Comercio

18 de Abril de 2016 Actualizado: 18 de Abril de 2016

Comprar en el extranjero productos más seguros y más baratos se volvió común para un gran número de chinos. Ahora el régimen quiere frenar ese flujo transfronterizo de mercancías al elevar las tasas de aduana e impuestos de importación. Esto no sólo hará daño a los compradores chinos sino que también va en contra de los compromisos de China cuando se unió a la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Las autoridades chinas implementaron una nueva política de tarifas el 8 de abril, que se aplicaría a los productos importados a través del comercio electrónico, y también a mercancías traídas físicamente por la frontera. A la vez que el límite de 5.000 yuanes a la importación de productos libres de impuestos comprados en puertos del extranjero se aumentó a 8.000 yuanes, cualquier cosa por encima de esa cantidad se le pondrá una tasa de impuesto adicional que varía en función del tipo de producto.

Por ejemplo, la tasa de impuesto para alimentos y bebidas, ciertos productos electrónicos, el oro, la plata, y a los muebles, se les incrementó de su nivel anterior del 10 por ciento al 15 por ciento. La ropa y accesorios aumentaron de 20 a 30 por ciento. Algunos alcoholes, tabacos y cosméticos incrementaron de un 50 a un 60 por ciento.

Las promesas a la OMC

Hace una década, China intentó por todos los medios de unirse a la OMC, haciendo una cantidad de promesas para lograrlo. La más importante fue reducir sus altos aranceles con el fin de que los chinos pudieran permitirse más bienes importados.

China fue, sin duda, el mayor ganador cuando se unió a la OMC, con sus exportaciones alcanzando niveles récord y las reservas de divisas estando por las nubes. Sin embargo, en tanto los países occidentales abrieron sus puertas, China continuó elevando las barreras arancelarias para bloquear a los productos extranjeros que entraran en el país. Los consumidores chinos sólo pueden comprar bienes extranjeros a través de los viajes transfronterizos. Esto es contrario a la política de la OMC y menoscaba seriamente la reputación de China.

Los compradores chinos

Desde que China tiene dichas tarifas extremadamente altas, los precios de los bienes importados están significativamente más altos en China que en sus países de origen. En los últimos años, muchos chinos han ido al extranjero para ir de compras.

De acuerdo con datos incompletos del Ministerio de Comercio de China, el gasto en el exterior de los chinos fue de 2 billones de yuanes (308 mil millones de dólares) en 2014 y 2015.

El número de chinos que viajan al extranjero ha crecido en un 20 por ciento cada año en cinco años consecutivos, alcanzando 180 millones, o un consumo per cápita de US$ 652, ocupando el primer lugar en el mundo, según lo informado por Fortune Character Institute’s China Luxury Report.

Cuando los chinos regresan del extranjero, sus bolsos están llenos con sus artículos favoritos, y con frecuencia los de sus amigos. Estos van desde relojes de lujo a ollas, además de ollas arroceras, ropa de marca, lujosos artículos de cuero, leche en polvo para bebé, perfumes, e incluso cobertores para asientos de inodoro.

Hecho en China

Ya que los productos fabricados en China son vendidos en todo el mundo, los chinos no deberían tener que viajar al extranjero para hacer compras. Pero lo que está disponible en China maneja un precio excesivo o es una imitación de muy mala calidad. Es por eso que los consumidores chinos perdieron la confianza en los productos fabricados allí y se convirtieron en un ejército de compradores en el extranjero.

Además de la marca y la calidad, el precio es otra consideración importante. Los puntos de venta en los suburbios de Estados Unidos son los lugares favoritos de los turistas chinos. Allí encuentran todo tipo de atractivos productos de marca conocidos, incluyendo ropa de gran renombre y artículos de cuero que, incluso sin descuentos son sólo alrededor de un tercio de lo que cuestan en China.

Incluso la ropa “Made in China” (hecho en China) se vende en EE.UU. a un precio mucho más bajo que en China. Es un poco extraño, ya que éstas fueron enviadas desde China que está lejos y EE.UU. es un país con un ingreso per cápita más alto y con mayores costos laborales. Sin embargo, los estadounidenses pueden disfrutar de productos de calidad, a bajo costo procedentes de China, mientras que los chinos no pueden!

Los turistas chinos, entre ellos muchos ciudadanos de Shenzhen, les encanta comprar productos de marca en Hong Kong, justo al lado de Shenzhen. La leche en polvo para bebés se agota inmediatamente después de llegar a los estantes. Algunos países occidentales, incluso tuvieron que establecer cuotas específicas con la leche para bebés debido a la afluencia de clientes chinos.

Comprar en el extranjero no necesariamente significa que los chinos adoran ciegamente las marcas hechas en el extranjero o que malgastan su dinero sin cuidado. China acostumbraba apoyar los productos nacionales y a las empresas locales. Pero en los últimos años, y especialmente después del escándalo de la leche en polvo contaminada con melamina, se volvieron desconfiados con los productos nacionales.

La nueva tarifa de “protección” del gobierno en realidad podría tener consecuencias negativas inesperadas. Al aumentar los impuestos sobre las importaciones transfronterizas, disminuye la motivación de las empresas chinas para que innoven y mejoren la calidad del producto. En otras palabras, protege las prácticas de producción obsoleta, así como la propagación de productos falsos y de baja calidad.

Ayudar a los consumidores chinos a que obtengan productos de calidad a un precio asequible, sin que tengan que ir al extranjero y que causen desequilibrios comerciales, debería ser la prioridad del régimen chino. En cambio, éste aumenta los aranceles, un ataque abierto a los compradores transfronterizos chinos.

Esta es una traducción abreviada del artículo chino de Cai Shenkun, publicado en el blog personal del autor. Cai Shenkun es un economista chino muy conocido y blogger. Él escribe columnas para un número de sitios web de negocios prominentes y está entre los 10 principales escritores de blogs en el sitio web Phoenix Televisión durante tres años consecutivos.

TE RECOMENDAMOS