Las ‘órdenes judiciales por palabras clave’ violan los derechos constitucionales: Expertos

Por Zachary Stieber
12 de Octubre de 2021
Actualizado: 12 de Octubre de 2021

Un tipo relativamente nuevo de orden de registro, que intenta obligar a los motores de búsqueda a entregar información sobre cualquier persona (en un área determinada) que haya buscado un conjunto de palabras, es una violación a la Constitución de Estados Unidos, dicen los expertos.

“Las órdenes de búsqueda por palabras clave son una forma descaradamente inconstitucional de transformar cada búsqueda de Google en una herramienta de seguimiento del gobierno”, dijo Albert Fox Cahn, director ejecutivo del Proyecto de Supervisión de la Tecnología de Vigilancia, a The Epoch Times en un correo electrónico.

Las fuerzas del orden, en las llamadas órdenes de búsqueda por palabras clave, buscarían registros relacionados con las búsquedas por Internet de los implicados para hacer avances en sus respectivas investigaciones.

La mayoría de las órdenes judiciales, que son similares a las de geofuerza, han buscado información en Google.

En uno de los primeros ejemplos conocidos, un agente de policía del condado de Hennepin pidió en 2017 a Google que entregara detalles de cualquier usuario de la población de Edina que hubiera buscado cuatro términos, todos ellos con el nombre “Douglas”, entre el 1 de diciembre de 2016 y el 7 de enero de 2017.

Los detalles buscados incluían nombres, direcciones, números de teléfono, fechas de nacimiento, números de seguro social e información de pago.

La población de Edina tienen aproximadamente 53,000 habitantes.

La orden judicial fue aprobada por un juez, pero no estaba claro si Google cumplió con ella. Los registros judiciales del caso no estaban disponibles.

Al año siguiente, un juez federal aprobó cinco órdenes judiciales para una investigación sobre atentados en Austin (Texas). Las órdenes judiciales buscaban información de Google, Microsoft y Yahoo. Los investigadores del FBI querían datos de todos los usuarios que buscaran las direcciones en las que estallaron las bombas. Según los registros judiciales, las órdenes se ejecutaron.

Otra orden de búsqueda de palabras clave fue autorizada por un juez federal en junio de 2020. Los investigadores querían información sobre cualquier usuario de Google que buscara la dirección de una residencia en Kissimmee, Florida, que albergaba a un testigo del gobierno en el caso contra el cantante R. Kelly. Alguien prendió fuego a un vehículo frente a la residencia, lo que provocó una investigación.

Según los registros judiciales, Google entregó registros relacionados con Michael Williams de Valdosta, Georgia. Eso finalmente llevó a que Williams fuera arrestado. Williams, un asociado de Kelly, se declaró culpable de incendio provocado en abril. Kelly fue declarado culpable el mes pasado de varios cargos que incluyen extorsión, explotación sexual de un niño, soborno, secuestro y tráfico sexual.

La existencia de estas extrañas órdenes judiciales fue destacada recientemente por Forbes, que descubrió que los investigadores federales de Wisconsin en 2019 habían pedido a Google que entregara información sobre cualquier usuario que buscara a un menor que supuestamente fue secuestrado y abusado sexualmente.

Forbes abrió accidentalmente la orden y la revisó antes de volver a sellarla.

En la corte federal de California se encontró otra orden judicial de búsqueda de palabras clave que no había sido reportada previamente. Se relacionaba con Google y buscaba información sobre los usuarios que buscaban seis términos.

El FBI y el Departamento de Policía de Edina no respondieron a las solicitudes de comentarios al respecto.

Aaron Mackey, un abogado senior de la Electronic Frontier Foundation, dijo que las órdenes judiciales no parecen ser legales según la Constitución.

“¿Debería emitirse una orden judicial para esto? Creo que la respuesta es bastante sencilla: no. Porque los policías están utilizando la orden para atrapar al sospechoso, para encontrarlo. No están estableciendo una causa probable para identificar al sospechoso o localizar a esa persona o lugar o cosa en particular y registrarla”, le dijo a The Epoch Times. “Es más o menos lo contrario de cómo debería funcionar todo, y por lo tanto es una violación bastante significativa de la Cuarta Enmienda”.

“Las órdenes judiciales con palabras clave pervierten la promesa de la 4ª Enmienda. Según nuestra constitución, se supone que las órdenes judiciales se limitan a un individuo en particular, basándose en la demostración de una causa probable. Las órdenes de detención por palabras clave proporcionan información sobre personas abrumadoramente inocentes, potencialmente decenas de miles de personas a la vez”, añadió Cahn.

Debido a que muchos de los registros relacionados con las búsquedas están sellados, no está claro si Google u otras empresas, que han sido blanco de las órdenes de judiciales, las han impugnado en los tribunales.

Mackey recomienda a los ciudadanos que presionen y exijan a Google que deje de cumplir con las órdenes judiciales y que también trabajen para presionar a las agencias de aplicación de la ley que las utilizan.

Google no respondió a una solicitud de comentarios. Microsoft se negó a comentar. No se pudo contactar a Yahoo.

Una portavoz de DuckDuckGo le dijo a The Epoch Times por correo electrónico que la forma en que está configurado su motor impide que sea blanco de órdenes judiciales de palabras clave.

“DuckDuckGo no tiene ningún historial de búsqueda por diseño”, dijo. “Y debido a que no tenemos historiales de búsqueda, nunca se nos ha entregado una orden judicial u otra demanda policial de historiales de búsqueda de ningún tipo, órdenes judiciales de palabras clave o de otro tipo”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS