¿Las personas de la antigüedad vivían realmente más de 200 años?

Moisés, los maestros taoístas y muchos otros podrían haberlo hecho
Por Tara MacIsaac
28 de Octubre de 2022 2:58 PM Actualizado: 28 de Octubre de 2022 2:58 PM

No son solo los personajes bíblicos los que se dice que vivieron hasta la avanzada edad de 900 años o más. Los textos antiguos de muchas culturas atestiguan vidas que la mayoría de la gente moderna consideraría imposibles de entender. Algunos afirman que se trata de una traducción errónea o que las cifras son alegóricas, pero, en contra de los detractores, algunos historiadores se han preguntado si la duración de la vida de las personas podía superar la de los seres humanos actuales.

Una de las críticas sostiene que la medida de un año en el antiguo Oriente Próximo podría ser diferente de nuestro concepto actual de año. Tal vez su año significaba una órbita de la Luna (30 días), por ejemplo, en lugar de una órbita terrestre alrededor del sol.

Si nos ajustamos a ello, la edad de la figura bíblica de Adán se reduce de 930 a 77 años cuando murió; pero eso significa que habría engendrado a su hijo Set a la edad de 11. Enoc, otra figura bíblica, habría tenido 5 años cuando engendró a Matusalén, según este cálculo. ¿Tiene sentido?

Izquierda: Una ilustración del “Shahnama”, un poema persa del siglo X que enumera la duración de la vida de los reyes de cientos de años e incluso de más de 1.000. (Wikimedia Commons) Derecha: Un cuadro de la figura bíblica de Abraham, pintado por Rembrandt; se dice que Abraham superó con creces la esperanza de vida esperada en los humanos modernos. (Wikimedia Commons)

Incongruencias similares surgen cuando ajustamos un año para representar las estaciones en lugar de las órbitas solares, escribió Carol A. Hill en su artículo “Haciendo sentido de los números del Génesis“, publicado en la revista Perspectivas de la Ciencia y la Fe Cristiana en diciembre de 2003. Del mismo modo, han surgido problemas al ajustar las edades en los textos antiguos con la suposición de que los autores utilizaron ciertos patrones para sesgar las edades reales, como multiplicarlas por un número determinado.

Según Hill, en el Génesis podría haber un significado tanto en la edad numérica (real) como en el significado numerológico (sagrado o simbólico) de esa edad.

¿Patrones matemáticos?

Tanto en el Génesis como en la Lista de Reyes Sumerios de 4000 años de antigüedad —que enumera los reinados de los distintos reyes de Sumer (antiguo sur de Iraq), que en algunos casos superan los 30,000 años— los analistas han observado el uso de números cuadrados.

Al igual que la Biblia, la Lista de Reyes muestra una disminución constante de la duración de la vida. La lista distingue entre los reinados anteriores y posteriores al diluvio. Los reinados anteriores al diluvio son significativamente más largos que los posteriores, aunque incluso la duración de la vida posterior al diluvio se muestra de varios cientos de años o más de 1000 años. En la Biblia, vemos un declive progresivo a lo largo de las generaciones, desde los 930 años de vida de Adán hasta los 500 de Noé, pasando por los 175 de Abraham.

Dwight Young, de la Universidad de Brandeis, escribió sobre la duración de la vida después del diluvio en la lista de reyes sumerios: “No es solo por su amplitud que algunas de estas cifras parecen artificiales. Los 1560 años de Etana, por citar el más largo, no son más que la suma de los dos reinados anteriores. … Ciertos periodos parecen haber surgido simplemente como múltiplos de 60. Otros números grandes pueden ser reconocidos como cuadrados: 900, el cuadrado de 30; 625, el cuadrado de 25; 400, el cuadrado de 20 … incluso entre las cifras más pequeñas, el cuadrado de seis aparece con más frecuencia de lo que cabría esperar”. El artículo de Young, titulado “Un enfoque matemático de ciertos periodos dinásticos en la lista de reyes sumerios“, se publicó en la Revista de Estudios del Cercano Oriente en 1988. Paul Y. Hoskisson, director del Centro Laura F. Willes de Estudios del Libro de Mormón, escribió algo parecido sobre las edades de los patriarcas en la Biblia en un breve artículo para el Instituto Neal A. Maxwell de Estudios Religiosos.

Por otro lado, observando los patrones, el cofundador de la Iglesia de Dios en el Sur de Texas, Arthur Méndez, piensa que la tasa de disminución de la longevidad desde los tiempos anteriores al diluvio, tal como se registra en los textos antiguos, hasta la actualidad, coincide con la tasa de decaimiento observada en los organismos cuando se exponen a la radiación o a las toxinas.

Relatos en muchas culturas, incluidas la china y la persa

En la antigua China, los supercentenarios también eran habituales, según muchos textos. El acupunturista Joseph P. Hou, Ph.D., escribió en su libro “Técnicas de Longevidad Saludable”: “Según los registros médicos chinos, un médico llamado Cuie Wenze de la dinastía Qin vivió hasta los 300 años. Gee Yule, de la posterior dinastía Han, vivió 280 años. Un maestro monje taoísta de alto rango, Hui Zhao, vivió hasta los 290 años y Lo Zichange vivió hasta los 180 años. Según la Enciclopedia China de Materia Médica, He Nengci, de la dinastía Tang, vivió 168 años. Un maestro taoísta, Li Qingyuan, vivió 250 años. En los tiempos modernos, un médico de medicina tradicional china, Lo Mingshan, de la provincia de Sichuan, vivió hasta los 124 años”.

El Dr. Hou dijo que la clave oriental de la longevidad es “alimentar la vida”, incluyendo no solo la alimentación física sino también la mental y la espiritual.

El Shahnameh o Shahnama (Libro de los Reyes) es un poema épico persa escrito por Ferdowsi hacia finales del siglo X d.C. En él se habla de reyes que reinan durante 1000 años, varios cientos de años, hasta 150 años, y así sucesivamente.

Afirmaciones modernas sobre la longevidad

Incluso hoy en día, la gente afirma haber vivido unos 150 años o más. Sin embargo, estos informes suelen proceder de zonas rurales, donde la documentación es escasa. Probablemente, la documentación era aún menos valorada en las comunidades rurales de hace más de un siglo, lo que hace más difícil probar tales afirmaciones.

Un ejemplo es el de Bir Narayan Chaudhary en Nepal.

En 1996, Vijay Jung Thapa visitó a Chaudhary en el pueblo Tharu de Aamjhoki, en la región del Tarai. Chaudhary le dijo que tenía 141 años, escribió Thapa en un artículo para India Today. Si esta afirmación era cierta, Chaudhary superaba en casi 20 años al poseedor del récord mundial Guinness de mayor longevidad jamás registrado.

Pero Chaudhary no tenía los papeles para demostrarlo. Sin embargo, sí tenía la memoria colectiva del pueblo.

“Casi todos los ancianos de los alrededores recuerdan su juventud cuando Chaudhary (que ya era un anciano) hablaba de su trabajo en la primera encuesta de Nepal de 1888”, escribió Thapa. “La lógica de la aldea dice que entonces debía tener más de 21 años, ya que la encuesta era un trabajo de responsabilidad. Chaudhary afirma que tenía 33 años y seguía siendo un solterón”.

Muchos habitantes de la región rusa del Cáucaso afirman de forma similar edades que llegan incluso a superar los 170 años, sin que exista documentación que respalde sus afirmaciones.

El Dr. Hou escribió: “Estas personas excepcionalmente longevas han llevado invariablemente una vida humilde, realizando un duro trabajo físico o ejercicio, a menudo al aire libre, desde la juventud hasta la vejez. Su dieta es sencilla, al igual que su vida social, que incluye a las familias. Un ejemplo es Shisali Mislinlow, que vivió hasta los 170 años y se dedicó a la jardinería en la región de Azerbaiyán, en Rusia. La vida de Mislinlow nunca fue apresurada. Decía: “Nunca tengo prisa, así que no tengas prisa por vivir, esta es la idea principal. Llevo 150 años de trabajo físico”.

¿Una cuestión de fe?

La cuestión de la longevidad en la antigüedad se ha relacionado durante mucho tiempo con las prácticas taoístas de alquimia interna, o cultivo de la mente y el cuerpo, en China. En este caso, la longevidad estaba relacionada con la virtud. Del mismo modo, está entrelazada con las creencias espirituales occidentales como parte de la Biblia.

Méndez citó al historiador romano-judío del siglo I Tito Flavio Josefo: “Cuando Noé vivió trescientos cincuenta años después del diluvio… Pero que nadie, al comparar la vida de los antiguos con la nuestra, y con los pocos años que ahora vivimos, piense que lo que hemos dicho de ellos es falso; o haga de la brevedad de nuestra vida actual un argumento, de que tampoco ellos alcanzaron tan larga duración de vida, pues aquellos antiguos eran amados por Dios, y [últimamente] hechos por Dios mismo; y como su alimento era entonces más adecuado para la prolongación de la vida, bien podían vivir tan gran número de años: y además, Dios les concedió un mayor tiempo de vida a causa de su virtud, y del buen uso que hacían de ella”.

Por ahora, a los científicos modernos no les queda más que aceptar lo que los registros antiguos y la memoria de los pueblos nos dicen sobre duraciones de vida aparentemente imposibles, o bien considerarlo una exageración, un simbolismo o alguna otra forma de convolución o interpretación errónea. Para muchos, sin embargo, es y será siempre una cuestión de fe.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.