Las predicciones sobre el regreso de la viruela no son nada nuevo

Las recientes declaraciones de Bill Gates han avivado viejos temores, pero ¿hasta qué punto es real el riesgo?
Por Conan Milner
26 de Noviembre de 2021
Actualizado: 26 de Noviembre de 2021

La COVID-19 sigue siendo el virus del momento, pero se dice que la aparición de un virus mucho más antiguo y mortal acecha en el horizonte.

Esta premonición proviene del fundador de Microsoft convertido en filántropo centrado en las vacunas, Bill Gates. En una reciente entrevista con Policy Exchange, Gates advirtió a los gobiernos que se prepararan para ataques bioterroristas con viruela. Instó a Estados Unidos, al Reino Unido y a otras naciones a comenzar inmediatamente a invertir miles de millones en investigación y desarrollo para contrarrestar la inminente amenaza.

“Diga usted, bien, ¿qué pasaría si un bioterrorista llevara la viruela a 10 aeropuertos? ¿Cómo respondería el mundo a eso? Hay epidemias causadas por la naturaleza y epidemias causadas por el bioterrorismo que podrían ser incluso mucho peores que lo que hemos experimentado hoy”, dijo Gates.

El plan de preparación de Gates prevé que los gobiernos inviertan dinero en un nuevo Grupo de Trabajo sobre Pandemias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para hacer frente a este escenario mortal que se prevé que asedie a la humanidad en un futuro próximo. Apenas unos días después del anuncio de Gates, se encontraron viales con la etiqueta “viruela” en un laboratorio de Merck en los suburbios de Filadelfia.

El mundo sigue luchando por recuperarse de la devastación económica y del número de muertos que trajo la COVID-19. Entonces, ¿por qué la viruela y por qué ahora?

La viruela es una enfermedad contagiosa causada por el virus variola, con la reputación de ser una de las enfermedades más devastadoras conocidas por la humanidad. Los síntomas incluyen fiebre, fatiga severa, dolor y a veces ceguera. Pero el signo más característico son las manchas rojas que brotan por todo el cuerpo. Las manchas se convierten en ampollas llenas de líquido, que más tarde se convierten en cicatrices profundas y picadas o marcas de viruela. La enfermedad tiene un historial de infecciones que se remonta al menos a 3000 años. Y aunque la mayoría sobrevivió a la viruela, también se cobró numerosas vidas.

Sin embargo, en términos de amenazas sanitarias modernas, la viruela es prácticamente una reliquia olvidada. Aunque se dice que la enfermedad mató a 300 millones de personas solo en el siglo XX, a finales de siglo prácticamente desapareció.

Es posible que las generaciones más antiguas aún lleven una pequeña cicatriz en el hombro (la firma única de la vacuna contra la viruela), pero los programas de inmunización contra esta enfermedad se desvanecieron en la década de 1970. En 1979, los estados miembros de la Asamblea Mundial de la Salud declararon erradicada la enfermedad, y los expertos sanitarios concluyeron que las graves complicaciones que se sabe que provoca la vacuna superaban los beneficios en ausencia de un brote real.

Según la OMS, la viruela es la única enfermedad que ha sido declarada erradicada, citando el logro “entre los éxitos de salud pública más notables y profundos de la historia”.

Pero desde que la enfermedad hizo su salida, varios expertos han temido que algún día vuelva, no como una fuerza de la naturaleza, sino como un arma. Aunque el virus de la viruela parece haber desaparecido en la naturaleza, se conservan muestras en dos laboratorios, uno en el Centro Estatal de Investigación de Virología y Biotecnología de Koltsovo (Rusia) y otro en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Atlanta. Las muestras se conservan para su estudio, pero la preocupación es que puedan caer en las manos equivocadas.

Invierno oscuro

Veinte años antes de que Gates hiciera su predicción, el Center for Strategic and International Studies y el Centro de Estudios de Biodefensa Civil de Johns Hopkins organizaron un ejercicio conocido como Operación Invierno Oscuro. El ejercicio tenía como objetivo examinar cómo los funcionarios podrían hacer frente a los desafíos planteados por un ataque de viruela armada en Estados Unidos.

Las preocupantes conclusiones extraídas del ejercicio Invierno Oscuro provocaron un renovado interés por un programa de vacunación contra la viruela, al menos durante un tiempo. Dado que hacía décadas que esta vacuna no se administraba al público, es de suponer que dejaba a millones de estadounidenses vulnerables a un ataque. Y algunos expertos argumentaron que la reactivación de la vacuna podría proteger eficazmente a la población.

Un informe del Centro Johns Hopkins para la Seguridad Sanitaria expone las conclusiones del ejercicio Invierno Oscuro. Explora las cuestiones relacionadas con cualquier ataque biológico (la amenaza a los intereses de la seguridad nacional, las víctimas civiles masivas, el desmoronamiento de las instituciones esenciales, el trastorno civil, la pérdida de confianza en el gobierno y la reducción de la flexibilidad estratégica de EE. UU. en el extranjero), pero también cubre las preocupaciones específicas de un brote de viruela.

“La viruela, debido a sus elevadas tasas de letalidad y transmisibilidad, representa una de las más graves amenazas de guerra biológica para la población civil”, afirma el informe. “La liberación en aerosol del virus de la viruela diseminado entre una población relativamente pequeña podría dar lugar a una epidemia importante. Las pruebas sugieren que la dosis infecciosa es muy pequeña”.

Normalmente pensamos en la guerra biológica como un desarrollo relativamente reciente, pero la viruela fue imaginada como un arma en el pasado. Por ejemplo, durante la Guerra Francesa e India (1754-1763), el general británico Lord Jeffrey Amherst escribió cartas en las que proponía acabar con los enemigos indígenas norteamericanos ofreciéndoles mantas infectadas de viruela.

Varios historiadores discuten si el plan llegó a ponerse en práctica y, en caso de que lo hiciera, cuestionan si incluso funcionó. Lo que está claro es que muchos indígenas murieron de viruela cuando los europeos llegaron al Nuevo Mundo. Sin inmunidad a las enfermedades del Viejo Mundo, varias tribus fueron diezmadas con la exposición.

La búsqueda de una inmunidad sin riesgos

Durante siglos, la gente observó que los que sobrevivían a la viruela eran recompensados con una habilidad especial: la inmunidad. Esto significaba que si uno enfermaba de ella una vez y se recuperaba, la enfermedad no podía volver a tocarle. En el pasado, se emplearon varios métodos para aprovechar esta capacidad, minimizando al mismo tiempo la amenaza. En toda Asia y África, la gente descubrió un procedimiento que consistía en untar un poco de pus de viruela o costras en polvo en una raspadura fresca de la piel. En el mejor de los casos, el proceso producía síntomas leves e inmunidad a la viruela, pero también podía ser fatal y causar brotes.

En Inglaterra, una notable variación de este procedimiento condujo a la invención de la primera vacuna. Según la leyenda, un niño huérfano escuchó a una lechera proclamar que su cutis nunca se vería manchado por las marcas de la viruela debido a su exposición a la variedad bovina de la enfermedad, conocida como viruela de las vacas. Aquel huérfano creció y se convirtió en un cirujano rural llamado Edward Jenner que estaba ansioso por poner a prueba la afirmación de la lechera. En 1796, Jenner expuso a un joven a una lesión de viruela vacuna con la esperanza de estimular la inmunidad a la viruela y su experimento resultó un éxito. Jenner bautizó su nuevo invento como vacuna en honor a la palabra latina para vaca: vacca.

A menudo se atribuye a este invento la erradicación de la viruela, pero algunos sugieren que las mejoras en la higiene y la nutrición pueden haber desempeñado un papel aún mayor en el fin de la plaga. Sea como fuere, incluso los más acérrimos defensores de la vacuna contra la viruela admiten que el tratamiento conlleva un riesgo importante. Una de las grandes razones por las que el mundo no adoptó un programa de vacunación renovado tras el ejercicio del Invierno Oscuro fueron todas las complicaciones asociadas al tratamiento, incluidas infecciones graves del cerebro y el corazón.

Estos problemas se detallan en un artículo publicado en 2003 en la revista Clinical Medicine and Research, titulado “Smallpox Vaccine: The Good, The Bad, and The Ugly“.

“Las pruebas actuales sugieren que se produciría un daño neto si la vacuna contra la viruela se pusiera a disposición del público en general de forma voluntaria. Tal política supondría un riesgo tanto para los vacunados como para sus contactos cercanos (que presumiblemente no han consentido la exposición a la vacuna) con poco o ningún beneficio en muchos escenarios de ataque. Si esta compleja decisión de salud pública se delega en los ciudadanos individuales, algunos individuos serán incapaces de sopesar los riesgos y los beneficios a la hora de dar un verdadero consentimiento informado”, afirma el artículo.

Tratamientos antiguos y nuevos

¿Y si realmente se produce un ataque de viruela en los próximos años? Otro punto débil en nuestra protección contra un ataque es que no ha habido un tratamiento reconocido para ello.

Los fabricantes de medicamentos, sin embargo, ya se están preparando para llenar el vacío por si acaso.

En 2018, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA) aprobó el primer medicamento para tratar la viruela, denominado tecovirimat. En junio de 2021, la FDA aprobó otro medicamento para tratar la enfermedad llamado brincidofovir. Ambos fármacos fueron aprobados bajo la regla de la FDA para animales. Debido a las cuestiones éticas relacionadas con la infección de sujetos humanos con viruela para probar los medicamentos, solo se utilizaron ensayos con animales para evaluar la seguridad y la eficacia.

Otro remedio contra la viruela no aprobado por la FDA procede de la medicina estadounidense del siglo XIX. En concreto, la tribu Micmac de Nueva Escocia trataba las infecciones de viruela con una planta carnívora de jarra conocida como Sarracenia pupurea. Herbert Miles, un cirujano asistente de la Artillería Real, informó que durante un brote, una anciana india trató a la tribu con Sarracenia y “tuvo tanto éxito que curó todos los casos”.

En 1892, el botánico estadounidense Charles Millspaugh describió la Sarracenia como “el mejor remedio conocido para el espantoso azote”.

El remedio cayó en el olvido durante el siglo siguiente. Pero en 2012, varios investigadores de la Universidad Estatal de Arizona echaron un nuevo vistazo al viejo remedio y realizaron experimentos in vitro con un extracto de Sarracenia. Descubrieron que inhibía la replicación del virus de la viruela.

El estudio, publicado en la revista PLOS ONE, concluyó que la Sarracenia era “el primer inhibidor eficaz de la replicación del poxvirus a nivel de la transcripción viral temprana”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS