Las pruebas de ADN identificaron al asesino de una niña de 8 años 38 años después

Por Agencia de noticias
28 de Junio de 2020
Actualizado: 28 de Junio de 2020

Tras casi 38 agonizantes años el caso de Kelly Ann Prosser fue finalmente cerrado.

La policía de Columbus (Ohio) dijo el viernes que pudieron dar por cerrado el caso sin resolver sobre quién secuestró, asaltó sexualmente y mató a la niña de 8 años, todo gracias a las pruebas genealógicas y a un podcast que traza la historia del caso.

Los investigadores dicen que el 20 de septiembre de 1982, Kelly Ann fue secuestrada en el Distrito Universitario de Columbus mientras caminaba hacia su casa desde la Escuela Elemental de Indianola. Dos días después, su cuerpo fue descubierto en un campo de maíz en el cercano Condado de Madison, dijo el subjefe de Policía de Columbus Greg Bodker durante una conferencia de prensa el viernes.

Los detalles del caso de la Oficina del fiscal general de Ohio dicen que Prosser fue golpeada, asaltada sexualmente y estrangulada.

Lo que quedó atrás fue lo que, después de años, ayudó a los investigadores a resolver el caso.

“Este es un caso que a lo largo de los años todo el CPD quiso resolver, y fue un caso que afectó a todo el personal a nivel personal”, dijo Bodker. “Imaginen que en 1982 se recogiera algo que no sabían que algún día existiría: ADN”.

El sospechoso fue liberado meses antes del asesinato

Después de una de las “investigaciones más intensas” del departamento de policía, las pruebas conservadas en la escena del crimen resultaron ser la clave para resolver el caso décadas más tarde, dijo Bodker.

Bodker identificó al asesino de Prosser como “Harold Warren Jarrell”, un hombre ya fallecido que no se mencionaba en el expediente original del caso Prosser.

En 1977, Jarrell fue acusado y condenado por el secuestro de otra niña de 8 años de edad de Tamarack Circle, en la zona norte de Columbus. Fue liberado en enero de 1982, ocho meses antes del secuestro de Prosser, según dijo el sargento Terry McConnell.

Actualmente no es sospechoso de ningún otro crimen en Columbus, según Bodker.

En una declaración leída en voz alta por McConnell durante la conferencia de prensa del viernes, la familia de Prosser dio su agradecimiento a las fuerzas del orden.

“Cuando Kelly Ann se fue a la escuela, la mañana del 20 de septiembre de 1982, no esperábamos que nuestro tiempo con ella terminaría abruptamente o que nuestro futuro cambiaría de todas las maneras imaginables”.

“En su día tuvimos a esta deslumbrante y traviesa niña de 8 años, y de repente todo lo que nos quedaba eran recuerdos, fotografías que nunca envejecerán, un calendario que marcaba un nuevo y terrible día festivo, una tumba y pedazos de la vida de Kelly guardados en una caja”, decía la declaración.

Localizando a los parientes

Alrededor de 2014 o 2015, el ADN recolectado fue ingresado en el CODIS, una base de datos nacional de muestras de ADN utilizada por la policía, pero no hubo coincidencias en la base de datos, dijo McConnell.

En marzo, el departamento de policía se asoció con Advance DNA, una empresa de investigación de genealogía forense que utilizó la muestra de ADN para armar un árbol genealógico para el potencial sospechoso y proporcionar pistas adicionales para los detectives, dijo McConnell.

Jarrell trabajó para una estación de radio local en Columbus durante la mayor parte de los años 70 y 80, mientras mantenía otros trabajos ocasionales durante su estancia allí. Aunque ya había muerto en Las Vegas, la policía pudo confirmar el vínculo entre Jarrell y Prosser después de obtener muestras de ADN de los parientes vivos de Jarrell, dijo McConnell.

Después de seguir las nuevas pistas de Advance DNA, los detectives también se dieron cuenta de que una pista anónima de 2014 citaba un “nombre similar” al de Jarrell, aunque en ese momento no se verificó debido a la limitada información, dijo McConnell.

Advance DNA dijo en una declaración a CNN que su equipo “aprovechó las coincidencias de ADN con el perfil de ADN proporcionado por la División de Policía de Columbus”, y que las coincidencias de ADN procedían de usuarios de dos empresas de pruebas genéticas que se habían hecho la prueba a petición de la policía.

“En el caso de Kelly no hubo coincidencias cercanas, [pero] en su lugar se desarrollaron pistas a través de la conexión de una serie de primos terceros”, dijo la compañía.

The-CNN-Wire
™ & © 2020 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Un informe especial que expone cómo el PCCh está manipulando a Estados Unidos | The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS