Las tres sinfonías desconocidas de Mozart

Por KENNETH LAFAVE
24 de Marzo de 2021
Actualizado: 24 de Marzo de 2021

En el verano de 1788, Wolfgang Amadeus Mozart compuso tres sinfonías de cuatro movimientos en el lapso de dos meses. Dada la situación del compositor en ese momento, una condición financiera que se describe mejor como endeudada, se podría suponer que se le había encargado generosamente que pasara preciadas semanas trabajando en partituras largas y complejas.

Esa suposición sería incorrecta. Nadie sabe con certeza por qué Mozart compuso las obras que conocemos como sus últimas sinfonías: núm. 39 en mi bemol, núm. 40 en sol menor y núm. 41 en do, este último apodado “Júpiter”. No hay registro de ningún pedido, y las sinfonías no se interpretaron durante su vida. Mozart murió en 1791.

Éxito y fortuna que se desvanece

A su llegada a Viena desde Salzburgo siete años antes, Mozart había sido agasajado y aclamado como un talento joven y fresco. Abundaron los encargos y los alumnos. Ahora con 32 años, ya no podía reclamar un estatus juvenil.

Otros dos factores también trabajaron en su contra: su estilo maduro se adelantó a sus contemporáneos y el público que no le seguía el ritmo. Como dijo el libretista de Mozart, Lorenzo da Ponte, el público de Viena necesitaba escuchar las piezas de Mozart “muchas, muchas veces” antes de entenderlas. Y en segundo lugar, en febrero de 1788, Austria había entrado en guerra contra el Imperio Otomano. La amenaza de la invasión turca envió a muchos miembros de la élite de Viena —la principal fuente de encargos y alumnos de Mozart— a huir hacia el oeste.

Si en algún momento de su vida Mozart necesitó centrarse únicamente en un esfuerzo que le produjera ingresos, ese fue el verano de 1788. Sin embargo, aquí estaba, dedicando dos meses a tres grandes partituras sin encargo y sin promesa de representación. ¿Por qué?

El cliché sobre los compositores occidentales anteriores al siglo XIX es que eran artesanos, preocupados únicamente por complacer a los mecenas, que generalmente eran la iglesia o la nobleza. Los críticos marxistas en particular se apresuran a clasificar las obras musicales —y todos los esfuerzos artísticos— como los “productos materiales” de su época y cultura particulares, como si las obras de arte no fueran más que mercancías en camino de convertirse en artefactos.

Algo que decir

La verdad es que el arte es un vehículo para la comprensión de la experiencia. La música, en particular, es capaz de transmitir estados psíquicos, no las “emociones” generalizadas que se sugieren en las clases de apreciación musical, ni las historias en sí, sino los estados de la experiencia.

Mozart, en aquel verano vienés de pobreza, tenía algo que decir, algo grande. Planteadas como una simple dialéctica, las tres últimas sinfonías reflejan la exuberancia juvenil (nº39), contrarrestada por la decepción y la tristeza (nº40), conquistada por la trascendencia espiritual (nº41). Aunque casi siempre se interpretan por separado, escuchar las sinfonías en sucesión deja claro que Mozart las escribió como un tríptico.

Esa fue la comprensión alcanzada por fin dentro de la comunidad musical hace siete años, cuando el director Nicholas Harnoncourt anunció su creencia de que si Mozart escribió los tres juntos, era porque tenía la intención de que fueran interpretados juntos.

Un dibujo en punta de plata de Wolfgang Amadeus Mozart de 1789. (Dominio público)

El razonamiento de Harnoncourt fue formal: los tres comparten un cierto grado de material, y el primero de ellos, el número 39, comienza con una introducción lenta que carece de una coda o pieza final. La coda, al parecer, se encuentra en los famosos últimos compases del número 41, que arrojan sin esfuerzo cinco motivos musicales en el aire a la vez en perfecto contrapunto.

Pero hay algo más que razones formales que apoyan la creencia de Harnoncourt. A continuación, una breve guía de las últimas expresiones sinfónicas de Mozart. (Los código “K” se refieren a un catálogo de obras de Mozart en orden cronológico aproximado).

Sinfonía núm. 39 en mi bemol, K.543

El primer movimiento se abre con un majestuoso adagio que presagia algo de gran importancia. Una disonancia punzante a unos pocos compases del final de esta introducción nos dice que el viaje que tenemos por delante no será fácil, pero cuando el trabajo finalice en su primer allegro, solo hay sol. Aquí y allá a lo largo del resto de la obra, estallará la disonancia, pero en todos los casos, será tratada como una detracción momentánea. El segundo movimiento tiene varias de estas erupciones, pero el optimismo las hace a un lado. El final es una de las piezas más alegres jamás imaginadas.

Sinfonía núm.40 en sol menor, K.550

Es un tanto irónico que la sinfonía más popular de Mozart sea ​​también la más implacablemente pesimista. El número 40 encuentra a nuestro oyente incapaz de superar el tirón de la oscura atracción de sol menor. Incluso el segundo movimiento lírico en mi bemol, la clave de la sinfonía núm. 39 brillantemente iluminada, no puede superar una sensación de derrota.

Sinfonía núm. 41 en C, K.551

De principio a fin, la sinfonía documenta la alegría superior de aceptar el sufrimiento (véase la nº40) como un camino hacia la comprensión. La disonancia ya no se descarta ni se niega (como en la nº39), sino que se incorpora a una vista de pájaro del conjunto, que culmina en esa coda de cinco motivos diferentes que hacen malabares en el aire de una libertad recién descubierta.

Nada mal, por dos meses de trabajo.

Kenneth LaFave, ex crítico musical de Arizona Republic y The Kansas City Star, obtuvo recientemente un doctorado en filosofía, arte y pensamiento crítico de la European Graduate School. Es autor de tres libros, incluido “Experience Film Music” (2017, Rowman & Littlefield). 


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS