Las verdaderas lecciones del experimento monetario japonés

Por Daniel Lacalle
05 de Diciembre de 2019 Actualizado: 05 de Diciembre de 2019

Opinión

Un artículo reciente en el Financial Times, “Abenomics provides a lesson for the rich world“, mencionó que el experimento iniciado por el primer ministro Shinzo Abe a principios de la década de 2010 debería servir como una advertencia importante para los países ricos.

Desafortunadamente, las “lecciones” del artículo fueron bastante decepcionantes. Estas fueron principalmente que el banco central puede hacer mucho más de lo que el Banco Central Europeo (BCE) y la Reserva Federal están haciendo, y que Japón no lo está haciendo tan mal. No estoy de acuerdo.

El fracaso de Abenomics ha sido espectacular. El balance del Banco Central de Japón se ha disparado a más del 100 por ciento del PIB del país. El banco central posee casi el 70 por ciento de los fondos cotizados del país y es uno de los 10 principales accionistas de la mayoría de las empresas más grandes del índice nikkei.

La deuda pública respecto al PIB ha aumentado hasta el 236 por ciento, y a pesar del costo récord de la deuda, el gobierno gasta casi el 22 por ciento del presupuesto en gastos de intereses. ¿Todo esto para lograr qué?

Ninguno de los resultados que se esperaban del experimento monetario masivo, llamado ingeniosamente QQE (quantitative and qualitative easing), se han logrado, ni siquiera remotamente. Se espera que el crecimiento sea uno de los más débiles del mundo en 2020, según el Fondo Monetario Internacional, y el país ha incumplido sistemáticamente sus objetivos de inflación y crecimiento económico, mientras que el balance de los bancos centrales y la deuda del país se han disparado.

Los salarios reales han estado estancados durante años, y la actividad económica sigue siendo tan pobre como en las dos décadas anteriores de estímulo constante.

Las principales lecciones que las economías globales deberían aprender de Japón son las siguientes:

Ningún país puede compensar el problema de la demografía y la productividad con un aumento de la deuda y de la impresión de dinero. Simplemente da patadas a la lata, pero deja a la economía más débil y en permanente estancamiento.

Los desafíos tecnológicos y de productividad no pueden resolverse incentivando las malas inversiones y el gasto público. Es una transferencia masiva y constante de riqueza de lo productivo a lo improductivo, lo que hace que los sectores de alta productividad se estanquen y los obsoletos sectores de amiguitos permanezcan zombificados.

Hacer lo mismo con nombres diferentes no generará un resultado diferente. Llamar a la misma política algo diferente no hará que los ciudadanos se entusiasmen con la economía.

Un diagnóstico erróneo llevará a un empeoramiento de los resultados. Cuando el gobierno está rodeado de economistas que les dicen que el problema con la economía es que hay demasiados ahorros, el gobierno decidirá aumentar los impuestos y crear un problema mayor atacando el consumo.

Con una deuda privada del 221% del PIB, Japón tiene muchos problemas, ninguno de los cuales es un “exceso de ahorro”.

Si se abandonan las reformas estructurales, los resultados serán peores. El programa QQE se basaba en tres “flechas”: la política monetaria, el gasto público y las reformas estructurales. ¿Adivina qué flecha se les olvidó poner en práctica? Exactamente. Las reformas estructurales nunca se llevaron a cabo, y cuando lo hicieron, se tradujeron en un aumento de los impuestos y un mayor intervencionismo, lo contrario de lo que la economía necesitaba.

La mayor lección de Japón no es que el banco central pueda comprar acciones y seguir dando patadas a la lata. La mayor lección de Japón es que la política monetaria y fiscal no está diseñada para reactivar la economía y mejorar el crecimiento o la productividad, sino para perpetuar los desequilibrios creados por la excesiva intervención del gobierno y para transferir riqueza de los salarios y ahorros al gobierno y a los sectores más endeudados.

La lección de Japón es que ningún gobierno puede hacer que dos más dos sean iguales, pero pueden prolongar los desequilibrios presupuestarios por mucho más tiempo del que la lógica dictaría.

La verdadera lección de Japón es que los planificadores centrales seguirán prefiriendo nacionalizar gradualmente la economía antes incluso de considerar una reducción moderada del tamaño del gobierno y del control de la economía. El resultado será un crecimiento casi nulo, una baja productividad y un creciente descontento, pero la maquinaria burocrática estará a salvo.

Daniel Lacalle es economista jefe del fondo de inversión libre Tressis y autor de “Escape from the Central Bank Trap”, publicado por BEP.

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS