Lecciones aprendidas de dos altos funcionarios de la dinastía Tang

Por The Epoch Times
15 de Marzo de 2021
Actualizado: 15 de Marzo de 2021

El emperador Taizong de la dinastía Tang es uno de los emperadores más famosos de la historia china. Guardaba retratos de sus 24 funcionarios más destacados en el Pabellón de Lingyan para honrar sus contribuciones, tanto en estrategia política como en sus éxitos obtenidos en el campo de batalla.

Li Jing y Hou Junji eran dos generales de renombre. Li, un general consumado, fue designado para numerosos cargos, incluyendo el de canciller. Su virtud y sabiduría fueron muy elogiadas por el emperador Taizong.

Hou, por otro lado, también alcanzó grandes logros en el campo de batalla y fue nombrado ministro militar. Sin embargo, como participó en una rebelión con el príncipe Li Chengqian, Hou fue ejecutado para que sirviera como lección a las generaciones posteriores.

Ambos hicieron grandes contribuciones, pero sus finales fueron diferentes. ¿Por qué fue así? Cuando miramos su historia con más detalle, vemos que esto se debe a que sus principios y valores morales eran diferentes.

Imagen Emperador Taizong (DominioPúblico / Wikimedia Commons)

Li Jing: exitoso, modesto y humilde

Li solía ser un funcionario en la corte de la dinastía Sui; más tarde también trabajó para la corte de la dinastía Tang. Como gran general, podía predecir los resultados de las batallas con gran precisión y, basándose en las circunstancias específicas y el estado del enemigo, ganar las guerras bajo cualquier condición. Al principio de la dinastía Tang, las hazañas militares de Li solo fueron superadas por las del emperador Taizong. Por eso, el emperador Gaozu de la dinastía Tang lo consideraba mejor general que muchos otros renombrados del pasado, tales como Han Xin, Bai Qi, Wei Qing, y Huo Qubing. Basado en sus experiencias, Li también escribió varios libros militares y era conocido como el “dios de la milicia”.

Además de estas contribuciones, Li también era muy respetado por su carácter. A lo largo de su vida, fue leal al emperador y se preocupó por el pueblo. Su objetivo era traer la paz al país y no tenía ningún interés por la fortuna o el poder. En comparación con muchos otros renombrados generales o altos funcionarios, Li era especial porque siempre era modesto y humilde. Al discutir asuntos de estado con el emperador y otros funcionarios, era cortés y no disputaba. Después de haber sido canciller durante cuatro años, renunció, haciendo referencia a una enfermedad en sus pies. Movido por la sincera carta, el emperador Taizong lo elogió como modelo para todos los funcionarios. Aunque Li ya no era un oficial de alto rango, el emperador Taizong apreciaba su personalidad y experiencia. Como resultado, continuó incluyendo a Li en las mesas de toma de decisiones clave y le pidió que asesorara a otros generales.

Li era especial porque al ser agraviado no argumentaba ni justificaba, sino que simplemente se mantenía leal. A continuación se presentan dos incidentes en los que justo después de que él hizo grandes contribuciones, alguien lo incriminó y lo acusó de haber hecho algo malo. En ambas ocasiones, Li no se defendió y al final se ganó la confianza del emperador Taizong.

La primera vez ocurrió en enero del cuarto año del período de Zhenguan (año 630). Liderando una tropa especial de 3000 hombres, Li dejó Mayi (en la actual provincia de Shanxi) en un invierno helado y derrotó a los Tujue del Este (turcos de oriente) en Dingxiang, poniendo en retirada hacia Qikou a su jefe Illig Qaghan. Al mes siguiente, Li seleccionó 10,000 soldados de caballería bien entrenados y derrotó de nuevo a Tujue del Este en Yinshan, quitando la vida a más de 10,000 enemigos y capturando a más de 100,000. Illig Qaghan también fue capturado y los Tujue del Este colapsaron.

Desde la dinastía Sui, Tujue había sido muy fuerte en el norte y a menudo acosaba al continente con su caballería. El éxito de Li no solo estabilizó la frontera, sino que también eliminó algunos acuerdos humillantes que el emperador Gaozu y el emperador Taizong firmaron con Tujue. También fue una gran victoria en la que un enemigo mucho mayor fue derrotado con una tropa relativamente pequeña, lo que hizo que la dinastía Tang fuera conocida y respetada por otras regiones, hasta el punto de que el emperador Taizong se ganó el apodo de Tian Khan (máximo gobernante del cielo). Cuando llegaron las noticias, toda la nación lo celebró. El emperador Taizong elogió mucho a Li por este éxito. Ese día, el emperador Taizong, su padre (el emperador Gaozu) y otros altos funcionarios se reunieron en el Pabellón de Lingyan para una celebración que duró toda la noche.

Sin embargo, a su regreso, Li fue acusado por el Consejero Imperial Xiao Yu de no gobernar bien el ejército. Xiao dijo que cuando los soldados atacaron el lugar de Illig Qaghan, se apoderaron de sus objetos de valor y se los llevaron. Por lo tanto, recomendó castigar a Li por eso. El emperador Taizong reprendió severamente a Li por esto, pero Li no discutió ni se defendió, simplemente se arrodilló en disculpa. Después de que los resultados de la investigación salieron a la luz y Li fue declarado inocente, el emperador Taizong lo consoló, lo premió y lo ascendió a canciller.

Li Jing era especial porque siempre era modesto y humilde. Imagen ilustrativa (Dominio Público / WikimediaCommons)

Otro incidente ocurrió en el noveno año del período de Zhenguan (año 635), cuando Tuyuhun invadió la China continental. A pesar de su avanzada edad y de su dolencia en las piernas, Li se ofreció como voluntario y, tras superar varias dificultades, derrotó a Tuyuhun, convirtiéndolo en un estado vasallo de la dinastía Tang.

Durante la guerra, el oficial Gao Zengsheng no llegó a tiempo y demoró una batalla. Cuando Li lo regañó, Gao estaba insatisfecho. Cuando terminó la guerra, se confabuló con otro oficial, Tang Fengyi, para acusar falsamente a Li de conspiración contra el Estado. Una vez más, Li fue investigado después de regresar de la exitosa guerra y no se defendió. Después de que el emperador Taizong descubrió los hechos, exilió a Gao a las regiones remotas por su falsa acusación.

A través de estos incidentes, el emperador Taizong reconoció aún más la lealtad y el buen carácter de Li. Cuando Li estaba enfermo, el emperador Taizong lo visitaba a menudo, a pesar de sus propias dolencias, y estaba muy preocupado por él. Cuando Li falleció a los 79 años en el año 23 del período de Zhenguan (649), el emperador Taizong estaba profundamente apenado y ordenó que Li fuera enterrado en el mausoleo de Zhao (el cementerio elegido para el emperador Taizong) como un honor.

Li también ha sido muy elogiado y respetado durante las últimas generaciones. Durante el mandato del emperador Xuanzong de la dinastía Tang, era considerado uno de los 10 mejores generales de la historia china.

Hou Junji: orgulloso, despreciativo e indulgente

Hou Junji fue también un importante funcionario que ayudó al emperador Taizong en los primeros años. Aportaba ideas en la corte imperial y era muy capaz en el campo de batalla. Debido a sus logros, se le concedieron altos cargos, tales como ministro militar. Sin embargo, con el paso del tiempo, se volvió más codicioso por el poder y el dinero.

En el decimocuarto año del período Zhenguan (640), Hou venció al país de Gaochang. Sin permiso, exilió a algunos oficiales inocentes. Además, tomó el tesoro de Gaochang como suyo. Siguiendo su ejemplo, otros generales y soldados también se apropiaron de objetos de valor. Para evitar que sus propias fechorías fueran expuestas, Hou tampoco castigó a estas otras personas. Después de que el ejército regresó, alguien informó de esto y, una vez verificado, el emperador Taizong encarceló a Hou basándose en las leyes.

Aunque el emperador Taizong decidió liberar a Hou, Hou no le quedó agradecido. En vez de eso, se consideraba un gran triunfador y pensaba que el incidente del tesoro era insignificante. En lugar de reconocer sus propias faltas, se volvió resentido y se quejaba a menudo. Más tarde, pensó en organizar una rebelión y lo discutió con otro general, Zhang Liang. Al oír esto de Zhang, el emperador Taizong no tomó ninguna acción y le dijo a Zhang: “Ambos son generales consumados y él solo habló de esto con ustedes. Si lo interrogamos y él no lo admite, no hay nada que podamos hacer”. Por lo tanto, a pesar de las palabras inapropiadas de Hou, el Emperador Taizong aún lo trataba igual. En el decimoséptimo año del período Zhenguan, ordenó al renombrado artista Yan Liben que dibujara retratos de 24 de sus funcionarios más destacados para exhibirlos en el Pabellón de Lingyan. Entre ellos, Hou fue clasificado como el 17º.

En lugar de aprovechar estas oportunidades para corregirse, Hou fue cada vez más lejos. A medida que aumentaba su resentimiento y odio, planeaba rebelarse.

Hou Junji. Imagen ilustrativa (DominioPúblico/WikimediaCommons)

En ese momento, el emperador Taizong estaba a punto de quitarle el título de príncipe heredero a Li Chengqian por mala conducta. Hou aprovechó esta oportunidad y se confabuló con el príncipe para rebelarse. En el año 17 del período Zhenguan (643 d.C.), este complot fue expuesto y el título de príncipe heredero de Li le fue retirado. Hou fue puesto en prisión, aunque el emperador Taizong planeaba liberarlo por sus muchas contribuciones.

Sin embargo, los funcionarios de la corte imperial no estuvieron de acuerdo. Ellos consideraban la conspiración contra el estado como el peor crimen y recomendaron que el emperador lo ejecutara. Además, la arrogancia y la imprudencia de Hou también le provocaron muchos enemigos. El emperador Taizong no tuvo más remedio que ejecutar a Hou. Sin embargo, aprobó la petición de Hou de mantener a su esposa e hijos con vida, y los exilió a Lingnan en el sur de China.

Antes de la ejecución de Hou, el emperador Taizong le dijo con lágrimas: “Por tu culpa, no volveré a ir al pabellón de Lingyan”. Para entonces, Hou finalmente comprendió pero ya era demasiado tarde.

Cuando Hou era joven, no era muy hábil y aun así se consideraba muy capaz. Después de unirse al emperador Taizong, gradualmente consolidó su carrera y fue ascendido por sus logros en el campo de batalla. Más tarde, comenzó a mejorar sus habilidades en otras áreas y aprendió conocimientos militares de Li Jing. Sin embargo, como resultado de sus pobres valores morales, su desprecio y su codicia, se embarcó gradualmente en un viaje sin retorno.

Han pasado más de 1000 años desde la era de Li y Hou, pero la gente todavía puede aprender mucho de sus historias.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS