Lecciones que hay que aprender del circo mediático

Por Diane Dimond
15 de Noviembre de 2021 4:12 PM Actualizado: 15 de Noviembre de 2021 4:12 PM

Opinión

Últimamente he pensado mucho en la frase “circo mediático”. La he oído aplicada a todo tipo de historias relacionadas con el crimen que he cubierto durante mis décadas como reportera.

Últimamente, la expresión surgió durante la cobertura casi total del caso de desaparición/homicidio de Gabby Petito. También la oí aplicar recientemente al amplio reportaje sobre la lucha que la estrella del pop Britney Spears ha emprendido contra el control que ejerce su padre sobre su vida, sancionado por los tribunales.

Cuando se pronuncian, esas dos palabras —”circo mediático”— suelen ir acompañadas de un dramático giro de ojos y una sarcástica mueca. Ponerle esa etiqueta a una historia es como darle al público permiso para ignorar la importancia fundamental del caso en cuestión.

Es una pena.

Tomemos el caso de Petito, cuyo cuerpo fue encontrado finalmente en un bosque nacional de Wyoming, donde había estado viajando con su novio, Brian Laundrie. El médico forense determinó que la causa de la muerte de Gabby fue el estrangulamiento, y como todo detective le dirá, ese es un denominador común en los casos de abuso doméstico violento.

Hay una lección que aprender ahí. Piénselo. Cualquier persona —hombre o mujer— a la que se le agarra firmemente por el cuello queda inmediatamente incapacitada. Es la forma definitiva de ejercer el poder y el control sobre alguien. Las investigaciones sobre el maltrato doméstico han descubierto que la asfixia furiosa pero no letal suele practicarse en primer lugar; la estrangulación mortal le sigue con frecuencia. De hecho, los estudios muestran que las víctimas de intentos de estrangulamiento tienen siete veces más probabilidades de convertirse luego en una estadística de homicidio por estrangulamiento.

¿Había sido Gabby amenazada así anteriormente? Probablemente nunca lo sabremos, ya que Brian Laundrie fue encontrado muerto tras un presunto suicidio el mes pasado.

La causa de la muerte de Gabby es un detalle muy importante que hay que entender para todos los que están atrapados en una relación propensa a la violencia. Sin embargo, dentro del enorme número de historias impresas y emitidas sobre el caso de Petito, no se mencionó casi nada sobre los indicadores de alerta de violencia doméstica a los que las víctimas deben prestar atención.

En la saga que rodea a Britney Spears, el público escuchó o leyó un montón de información sobre su batalla específica por la tutela (llamada custodia en la mayoría de los estados) que se centró en la pregunta: Si estaba tan incapacitada mentalmente, ¿cómo pudo ganar millones y financiar a tantos empleados y abogados durante 13 años? Nos enteramos del aislamiento forzoso de Britney y del control que ejercía su padre sobre casi todos los aspectos de su vida profesional y personal, incluyendo si podía casarse o tener más hijos.

¿Se podría calificar con exactitud la cobertura de los Spears como un “circo mediático”? Supongo que sí, pero eso no viene al caso. Fue, en su mayor parte, un reportaje superficial que pasó por alto el panorama general.

Hay al menos 1.3 millones de estadounidenses atrapados actualmente en acuerdos de tutela o curatela ordenados por los tribunales. Los jueces despojan sumariamente a estos ciudadanos de sus derechos civiles protegidos por la Constitución y someten a un número considerable de ellos a la victimización por parte de designaciones judiciales deshonestas. Miles de millones de dólares son desviados de estos supuestos tutelados cada año. Esa es la historia más grande, a menudo no contada.

La industria de los medios de comunicación es una empresa defectuosa, pero sigue siendo la mejor apuesta que tenemos para conocer el elemento delictivo y otros rincones ocultos de nuestra sociedad que de otro modo no conoceríamos. La cobertura a veces carnavalesca de ciertas historias no debe impedirnos hacer preguntas importantes y cuestionar nuestras propias suposiciones.

Si cree que el maltrato doméstico se da sobre todo en los hogares de bajos ingresos o en los que tienen problemas con las drogas o el alcohol, el caso de Petito debe abrirle los ojos. Se trataba de dos chicos aparentemente normales y con apariencia juvenil que acabaron muertos y solos en zonas remotas de nuestra nación.

Si cree que sus derechos civiles son permanentes y absolutos, piénselo de nuevo. El caso Spears fue un toque de atención si se lee entre líneas. Para muchos, fue un primer indicio de que existe un área corrupta y descaradamente negligente dentro del sistema judicial estadounidense que puede literalmente encarcelar a alguien y quitarle sus libertades, su dinero y su dignidad.

Se puede decir que muchos titulares han llegado hasta usted a través de un “circo mediático”, pero eso no significa que carezcan de elementos valiosos a los que debamos prestar atención. Lo mejor es ponerse la gorra de pensamiento crítico y mirar más allá del bombo, cuando vayamos a digerir lo que los medios de comunicación nos transmiten.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.