Legislador presentará proyecto de ley para ayudar a fabricantes estadounidenses a salir de China

Por Cathy He
05 de Mayo de 2020
Actualizado: 05 de Mayo de 2020

El representante Mark Green (R-Tenn.) está por presentar un proyecto de ley para ayudar a las empresas a trasladar su producción de China a Estados Unidos, a medida que aumenta el impulso para que el país se “desvincule” del régimen chino como resultado de la pandemia.

Green dijo a The Epoch Times que su próximo proyecto de ley permitiría a las empresas deducir todo el costo de los gastos de capital asociados con la reubicación de China–conocidos como “gasto inmediato”–para motivarlas a trasladarse a Estados Unidos. Green propuso que el proyecto de ley pagara por esto con el dinero recaudado de los aranceles de Estados Unidos sobre las importaciones chinas.

La idea de cubrir el 100 por ciento de los costos de traslado también fue aprobada recientemente por el economista de la Casa Blanca, Larry Kudlow, quien dijo que sería “algo muy bueno para las empresas estadounidenses”.

La medida se produce cuando el gobierno de Trump está presionando para reducir su dependencia de la cadena de suministro de China. La interrupción de las cadenas de suministros mundiales a causa de la pandemia, junto con la mala gestión del brote por parte del régimen chino, ha impulsado a Estados Unidos y a otros países a encontrar bases de fabricación alternativas.

“Cualquier esfuerzo para desacoplar es (… ) sabio para nosotros, tanto desde el punto de vista económico como desde el punto de vista de la seguridad nacional”, dijo Green.

El proyecto de ley está programado para ser presentado a fines de la semana, añadió.

Apoyando a EE.UU.

Recientemente Green presentó otro proyecto de ley destinado a impedir que China adquiera empresas estadounidenses vitales para la seguridad nacional, a medida que los precios de los activos caen debido a la pandemia.

“En este momento están comprando en todo el mundo empresas con una importante implicación en la seguridad nacional”, dijo.

El congresista citó como ejemplo la reciente venta y arrendamiento de 22 aviones de United Airlines al Banco de Aviación de China, la unidad del Banco de China que cotiza en la bolsa de Hong Kong.

“Ahora China tiene 22 grandes aviones que podrían sacar del mercado si quisieran hacer daño a Estados Unidos”, dijo el representante.

El jefe de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) también advirtió tales acontecimientos.

“Algunos pueden tratar de utilizar la recesión económica como una apertura para invertir en nuestras industrias e infraestructuras críticas”, comentó el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, el 15 de abril.

Según Green, su proyecto de ley, SOS ACT (Secure Our Systems Against China’s Tactics), incentivaría a los estadounidenses a invertir en compañías críticas para la seguridad nacional al tener el retorno de un 50 por ciento de la inversión de parte del Tesoro. De esta manera, si la inversión fracasa, el inversor puede recuperar la mitad de sus costos iniciales. Para pagar esta iniciativa, se apartarían USD 10,000 millones de la Ley CARES, el paquete de ayuda relacionado con el virus.

Hacer que Beijing pague

El congresista criticó los esfuerzos por culpar al presidente Donald Trump por su manejo de la pandemia, cuando la atención debía centrarse en el encubrimiento del régimen chino, que causó la propagación mundial de la enfermedad.

“Creo que este es un esfuerzo estratégico de los medios de comunicación para inculpar a Trump de algo que no es su culpa”, dijo Green. “China claramente podría haber detenido esto”.

El hecho de que el régimen no revelara lo que sabía sobre el virus, incluido su contagio y gravedad, en las primeras etapas, según Green, significa que Estados Unidos ha estado tomando decisiones basadas en información incompleta.

Green aplaudió la decisión de Trump de prohibir los viajes a China, una medida que fue criticada en su momento por Beijing y la Organización Mundial de la Salud.

El gobierno de Trump ha informado que está considerando una serie de otras medidas para castigar al régimen por causar la pandemia, entre ellas sanciones, restricciones comerciales y la eliminación de la protección jurídica de la inmunidad soberana, que permitiría a los estadounidenses demandar a Beijing en los tribunales de Estados Unidos.

Green apoya la cancelación de las obligaciones de la deuda de Estados Unidos con el régimen como una forma de recuperar los costos de los daños causados por la pandemia a Estados Unidos. Trump recientemente rechazó la idea, calificándola como un “juego rudo”, al tiempo que sugirió que las sanciones podrían implicar aranceles para China.

“Estados Unidos básicamente ha tenido que aplastar su economía. Por lo tanto, esperamos que ellos cubran esa pérdida”, dijo Green.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

La cronología del encubrimiento del COVID-19 hecho por el régimen chino

TE RECOMENDAMOS