Legislador propone proyecto de ley que exige a empresas que cotizan en bolsa revelar vínculos con China

Por Frank Fang
06 de Agosto de 2020
Actualizado: 06 de Agosto de 2020

El representante Andy Barr (R-Ky.) ha presentado un proyecto de ley que exige que las compañías que cotizan en las bolsas de valores de EE. UU. divulguen si tienen vínculos con el Partido Comunista Chino (PCCh).

“Esta legislación proporcionaría una transparencia sin precedentes para los inversores estadounidenses con respecto a las inversiones del PCCh en empresas que cotizan en bolsa”, dijo Barr en un comunicado de prensa del 5 de agosto.

“La inversión del PCCh en empresas estadounidenses frecuentemente conduce a la manipulación del PCCh de empresas e inversores estadounidenses, ya sea la transferencia forzada de tecnología o el robo directo de la propiedad intelectual estadounidense”.

Hay 172 empresas chinas que figuran en las principales bolsas de valores de EE. UU. hasta septiembre de 2019, según la Comisión Económica y de Seguridad entre Estados Unidos y China. Muchos de ellos son empresas estatales o reciben fondos del gobierno chino.

Las empresas chinas que cotizan en bolsa no están sujetas a las auditorías estadounidenses. Beijing no permite que la Comisión de Bolsa y Valores o los reguladores de EE. UU. examinen sus registros, alegando que sus libros son “secretos de estado” que no pueden compartirse con terceros.

El proyecto de ley, denominado la Ley de Transparencia en la Inversión del Gobierno de China de 2020 (H.R. 7924), enmendaría la Ley de Intercambio de Valores de 1934 para exigir que las empresas que cotizan en bolsa divulguen cualquier apoyo financiero que reciban del PCCh, como subsidios, subvenciones, préstamos, garantías de préstamos, exenciones fiscales, incentivos fiscales o cualquier trato preferencial relacionado con las políticas estatales de adquisición, según el comunicado de prensa.

Desde hace mucho tiempo, una de las demandas de EE. UU. durante las conversaciones comerciales en curso es que Beijing ponga fin a sus subsidios masivos del gobierno otorgados a compañías chinas, ya que las compañías estadounidenses dicen que les dificulta competir en el mercado chino en igualdad de condiciones.

Beijing subsidia a las compañías chinas, en particular a las que se consideran “campeones estatales”, para lograr sus objetivos económicos, como promover el desarrollo tecnológico del país o la competitividad industrial.

El proyecto de ley requiere que las compañías revelen si alguno de sus funcionarios o directores que ocupan o anteriormente ocuparon cargos son o fueron parte del PCCh, el gobierno chino o tienen otras “afiliaciones chinas”, según el comunicado de prensa.

Los altos ejecutivos de las principales empresas chinas a menudo son miembros del partido o tienen afiliaciones pasadas con el régimen chino. Por ejemplo, el gigante tecnológico chino Huawei, que ha sido prohibido de sus redes 5G por muchos países, incluido Estados Unidos, fue fundado por Ren Zhengfei, un exdirector de investigación de telecomunicaciones del Departamento de Estado Mayor del ejército chino.

Si se promulga el proyecto de ley, también requerirá que las compañías revelen cualquier conexión con las iniciativas estratégicas de China, como “Hecho en China 2025” o el “Plan de Desarrollo de Inteligencia Artificial de Nueva Generación”.

China lanzó el plan industrial “Hecho en China 2025” en 2015, con el objetivo de convertir a China en un competidor global en 10 sectores tecnológicos para 2025. Estos sectores incluyen tecnología de información avanzada, robótica y vehículos de nueva energía.

Beijing ha eliminado gradualmente cualquier mención de “Hecho en China 2025” debido al escrutinio de los funcionarios estadounidenses. En los últimos meses, Beijing ha tratado de lograr el dominio de la tecnología bajo un nuevo plan llamado “Estándares de China 2035“, que se centra en áreas como la inteligencia artificial (IA), el Internet de las cosas y el big data.

En 2017, China lanzó el “Desarrollo de Inteligencia Artificial de Nueva Generación”, una hoja de ruta que estableció objetivos estratégicos para el 2020, 2025 y 2030 para lograr avances importantes en las teorías de la IA como la inteligencia de big data y la inteligencia híbrida hombre-máquina. En última instancia, el plan es convertir a China en una potencia de innovación de inteligencia artificial para 2030.

El proyecto de ley expondría a “las compañías chinas que obtienen capital en los mercados de EE. UU. que forman parte de las iniciativas estratégicas más amplias del PCCh que socavan la seguridad nacional estadounidense y promueven algunas de las actividades más peligrosas del PCCh”, dijo Barr.

Actualmente, Barr es miembro del Grupo de Trabajo de China, lanzada por los republicanos de la Cámara a principios de mayo para abordar específicamente las amenazas planteadas por el PCCh.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Prensa china promete “combate mortal” tecnológico a EEUU | China al Descubierto

TE RECOMENDAMOS