Parlamento Europeo recomienda sanciones contra violadores de derechos humanos en China

Por Nick Gutteridge - La Gran Época
20 de Abril de 2019 Actualizado: 21 de Abril de 2019

BRUSELAS – Legisladores europeos han aprobado una resolución para que se impongan sanciones a las autoridades chinas responsables de violaciones de derechos humanos y que se ponga fin a las exportaciones de tecnología cibernética a China.

Un grupo de parlamentarios de la Unión Europea (UE) presentó un propuesta de resolución que se aprobó el 18 de abril, instando a Beijing a poner fin a la persecución de los uigures y las minorías kazajas, los practicantes de Falun Dafa, los tibetanos y los cristianos.

También pide el cese de la detención arbitraria de miembros de los grupos perseguidos, el cierre inmediato de los “campos de reeducación” en la región de Xinjiang, y que se permita la entrada de observadores internacionales a Xinjiang y el Tíbet.

La nueva resolución, que fue presentada por 57 diputados del Parlamento Europeo de cinco grupos políticos, pide a las capitales de la UE “considerar la adopción de sanciones selectivas contra funcionarios responsables de la represión en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang”.

También insta a la UE y a sus socios mundiales “a suspender todas las exportaciones y transferencias de tecnología de bienes y servicios que China está utilizando para ampliar y mejorar sus equipos de cibervigilancia y su aparato predictivo de elaboración de perfiles”.

Hasta un millón de uigures musulmanes en la provincia de Xinjiang están siendo forzados a someterse a una “reeducación” en  campos de prisioneros, según estimaciones citadas por el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial de la ONU.

Los parlamentarios europeos también plantearon la “creciente represión” de los cristianos en China, con 7000 cruces derribadas de las iglesias en el último año y muchos lugares de culto destrozados hasta los cimientos.

Los eurodiputados también pidieron “la liberación inmediata de las personas detenidas arbitrariamente, de los prisioneros de conciencia, incluidos los practicantes de Falun Gong, y el fin de las desapariciones forzadas”. Y agregaron que todas esas personas deben poder escoger a su representante legal, tener acceso a su familia y a asistencia médica, y que se investiguen sus casos.

La resolución señala que “la libertad religiosa y la libertad de conciencia han llegado a un nuevo fondo” desde las reformas económicas de China de los años 70 y  que “China alberga a una de las poblaciones más grandes de prisioneros religiosos” en el mundo.

La directora de Asuntos Exteriores de la UE, Federica Mogherini, advirtió que “la situación general de los derechos humanos sigue deteriorándose, sobre todo en lo que se refiere a los derechos civiles y políticos y a los derechos humanos”.

“Hemos estado ante los principales líderes de las autoridades chinas en materia de derechos humanos y hemos transmitido el claro mensaje de que para los europeos los derechos humanos no son menos importantes que los intereses económicos”, dijo Mogherini. “Ninguna otra potencia mundial está haciendo esto en el mundo de hoy (…) Seguiremos abogando por el respeto a los derechos humanos en China de una manera muy clara”.

Jo Leinen, eurodiputado alemán, se refirió a una declaración al final de la 21ª cumbre UE-China de la semana pasada en la que se afirma que los derechos humanos son “universales e indivisibles”, y dijo que el bloque europeo “tiene que exigir que así sea”.

“Hay muy pocas zonas del mundo que realmente tendrían el valor de decir eso, pero debido al poder económico de la UE, tenemos que ser un abanderado de los derechos humanos y subrayar eso en las discusiones”, dijo Leinen.

Reinhard Bütikofer, otro eurodiputado alemán, dijo que deseaba que todos los líderes de la UE “se pronunciaran” contra las violaciones de los derechos humanos en China. Algunos gobiernos europeos, como Italia y Grecia, fueron acusados de estar demasiado cerca de Beijing.

“Todos sabemos que en las relaciones entre el Parlamento Europeo y China, los derechos humanos nunca pueden ser relegados a un segundo plano, nunca pueden ser olvidados”, dijo.

El eurodiputado británico Charles Tannock añadió: “La UE debe seguir actuando con firmeza para promover el respeto del Estado de derecho y de los derechos humanos en China”.

En una declaración conjunta tras la cumbre UE-China de la semana pasada, Beijing y Bruselas acordaron “defender la Carta de la ONU y el derecho internacional, y los tres pilares del sistema de la ONU, a saber, la paz y la seguridad, el desarrollo y los derechos humanos”.

También se comprometieron a promover los “intercambios sobre derechos humanos a nivel bilateral e internacional sobre la base de la igualdad y el respeto mutuo, incluso en los mecanismos de derechos humanos de la ONU”.

Sin embargo, en la resolución, los eurodiputados dijeron que la declaración no avanzó lo suficientemente y que en el futuro, si China bloqueaba un lenguaje más comprometido con los derechos humanos, la UE debería negarse a firmar una declaración conjunta y emitir sus propias conclusiones al respecto.

***

Te puede interesar

Cómo el comunismo en China hace casi 20 años intenta eliminar a 100 millones de chinos

TE RECOMENDAMOS